Et­hos cris­tiano

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Se­bas­tián Drey­fus Vo­ce­ro de Vo­ces Ca­tó­li­cas

Hace al­gu­nos días, la res­pe­ta­da y es­pe­ra­da en­cues­ta CEP nos in­di­ca­ba que el 68% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ra­ba que la si­tua­ción po­lí­ti­ca del país era muy ma­la y que se man­ten­dría así en el fu­tu­ro. Ade­más, un 61% cree que el país es­tá es­tan­ca­do.

Por otra par­te, los en­cues­ta­dos ma­ni­fes­ta­ron que los tres prin­ci­pa­les desafíos del pró­xi­mo pre­si­den­te de­bie­ran ser: sa­lud, em­pleo y edu­ca­ción. En cuan­to a los ras­gos más im­por­tan­tes que de­be­ría te­ner es­te fu­tu­ro pre­si­den­te, men­cio­na­ron ho­nes­ti­dad, rea­lis­mo y li­de­raz­go. Sin em­bar­go, el 62% con­tes­ta que no sa­be quién le gus­ta­ría que fue­ra es­te fu­tu­ro pre­si­den­te.

El abogado uru­gua­yo Guz­mán Ca­rri­quiry, sub­se­cre­ta­rio del Con­se­jo Pon­ti­fi­cio pa­ra los Lai­cos, de­cía hace 10 años: “pa­ra avan­zar, Amé­ri­ca La­ti­na de­be mo­vi­li­zar su et­hos cris­tiano” en su li­bro Una apues­ta por Amé­ri­ca La­ti­na. Me­mo­ria y des­tino his­tó­ri­co de un con­ti­nen­te (2002). Pa­ra­fra­seán­do­lo, hoy afir­mo que Chi­le de­be re­des­cu­brir y re­en­con­trar­se con su identidad pro­fun­da­men­te cris­tia­na.

El et­hos es una pa­la­bra grie­ga de la cual de­ri­van dos con­cep­tos fun­da­men­ta­les. El pri­me­ro tie­ne que ver con el con­jun­to de ras­gos y mo­dos que de­ter­mi­nan la identidad de una per­so­na o co­mu­ni­dad. El se­gun­do se re­fie­re a la pre­dis­po­si­ción pa­ra ha­cer el bien, lo que ha­bi­tual­men­te co­no­ce­mos co­mo éti­ca.

Re­to­man­do la en­cues­ta, pa­re­cie­ra ser que el ciu­da­dano de a pie es­tá pro­fun­da­men­te dis­tan­cia­do con iz­quier­das y de­re­chas que se en­fras­can en lu­chas por ha­cer pre­va­le­cer la pla­ni­fi­ca­ción y om­ni­pre­sen­cia del Es­ta­do o la “mano in­vi­si­ble” del mer­ca­do pa­ra afron­tar los tre­men­dos desafíos que tie­ne el país pa­ra lo­grar un au­tén­ti­co desa­rro­llo.

Creo que los chi­le­nos co­mu­nes es­ta­mos es­pe­ran­do li­de­raz­gos ca­pa­ces de ar­ti­cu­lar gran­des con­sen­sos na­cio­na­les en torno a ob­je­ti­vos idea­les y es­tra­té­gi­cos que per­mi­tan una si­ner­gia de fuer­zas y re­cur­sos y no un de­san­gra­mien­to es­té­ril. Tam­bién es­ta­mos an­he­lan­tes de lí­de­res ca­pa­ces de to­car las fi­bras más pro­fun­das de nues­tro ser co­mo per­so­nas y na­ción. Ca­pa­ces de re­co­no­cer, cui­dar y po­ten­ciar su dig­ni­dad y li­ber­tad, la­bo­rio­si­dad y ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va, crea­ti­vi­dad y solidaridad, sa­cri­fi­cio

Pa­re­cie­ra ser que el ciu­da­dano de a pie es­tá pro­fun­da­men­te dis­tan­cia­do con iz­quier­das y de­re­chas que se en­fras­can en lu­chas por ha­cer pre­va­le­cer la pla­ni­fi­ca­ción y om­ni­pre­sen­cia del Es­ta­do o la “mano in­vi­si­ble” del mer­ca­do pa­ra afron­tar los tre­men­dos desafíos que tie­ne el país pa­ra lo­grar un au­tén­ti­co desa­rro­llo.

y es­pe­ran­za.

De­cía el pa­pa Fran­cis­co que es­ta­mos en un tiem­po en que la per­so­na es usa­da co­mo ob­je­to y ter­mi­na sien­do desecha­da co­mo ma­te­rial de des­car­te. Fren­te a es­to, Cris­to nos de­jó dos gran­des ras­gos a se­guir y en­car­nar: el amor al pró­ji­mo y la hu­mil­dad.

Por tan­to, los in­vi­to a que ele­ve­mos una ora­ción por Chi­le pa­ra for­ta­le­cer nues­tras fa­mi­lias, ya que es­te es el úni­co ca­mino que nos ase­gu­ra­rá que sur­jan hom­bres y mu­je­res ca­pa­ces de en­car­nar de ma­ne­ra pre­cla­ra los ras­gos de Cris­to y asu­mir la ta­rea de go­ber­nar nues­tros des­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.