Me­jo­ran­do la con­vi­ven­cia es­co­lar

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ser­gio Ca­mus Se­re­mi de Edu­ca­ción Re­gión del Bio­bío

Co­mo Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción te­ne­mos la mi­sión de orien­tar las ac­cio­nes edu­ca­ti­vas en fun­ción del desa­rro­llo in­te­gral de los y las es­tu­dian­tes, tan­to en su cre­ci­mien­to per­so­nal co­mo en su in­ser­ción ac­ti­va en la so­cie­dad.

En ese con­tex­to, la con­vi­ven­cia es­co­lar ad­quie­re es­pe­cial re­le­van­cia por­que con­tri­bu­ye a cons­truir un mo­do de re­la­ción en­tre las per­so­nas sus­ten­ta­do en el res­pe­to mu­tuo y en la solidaridad re­cí­pro­ca, que se ex­pre­sa en la in­ter­re­la­ción ar­mo­nio­sa y sin vio­len­cia en­tre los di­fe­ren­tes ac­to­res y es­ta­men­tos de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va.

Se­gún ex­pre­sa la Po­lí­ti­ca de Con­vi­ven­cia Es­co­lar im­pul­sa­da por el Mi­ne­duc, es­te es­fuer­zo “cons­ti­tu­ye un ho­ri­zon­te éti­co ha­cia el cual que­re­mos avan­zar, en un ca­mino que no se re­co­rre só­lo con una re­vi­sión de ta­reas por cum­plir, sino sus­ten­ta­dos en la fir­me creen­cia de la po­ten­cia­li­dad que tie­ne ca­da co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va pa­ra con­for­mar­se en una ver­da­de­ra co­mu­ni­dad de apren­di­za­je, con ca­pa­ci­dad pa­ra mi­rar sus pro­ce­sos, pa­ra pen­sar la escuela/ li­ceo que quie­ren, pa­ra lle­gar a con­sen­sos y tra­ba­jar en for­ma con­jun­ta por las me­tas y ob­je­ti­vos co­mu­nes, trans­for­man­do la cul­tu­ra es­co­lar”.

Es­te en­fo­que es emi­nen­te­men­te for­ma­ti­vo. Se de­be en­se­ñar y apren­der una su­ma de co­no­ci­mien­tos, ha­bi­li­da­des y va­lo­res que per­mi­ten po­ner en prác­ti­ca el vi­vir en paz y ar­mo­nía con otros, por­que eso es la ba­se pa­ra el ejer­ci­cio de la ciu­da­da­nía.

Pa­ra al­can­zar una me­jor con­vi­ven­cia es­co­lar se re­quie­re un cam­bio en las con­cep­cio­nes que tie­nen los equi­pos do­cen­tes di­rec­ti­vos, de au­la y asis­ten­tes de la edu­ca­ción, co­mo tam­bién en las de los es­tu­dian­tes.

El equi­po di­rec­ti­vo tie­ne una gran res­pon­sa­bi­li­dad por­que es la di­rec­ción de la escuela la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de ge­ne­rar y fa­ci­li­tar las trans­for­ma­cio­nes. Si es­to no ocu­rre, los in­ten­tos de me­jo­ra­mien­to se di­lu­yen.

¿Có­mo se im­ple­men­ta la Po­lí­ti­ca Na­cio­nal de Con­vi­ven­cia en nues­tros es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les? Se lo­gra por me­dio de los dis­tin­tos ins­tru­men­tos de ges­tión, in­ten­cio­nan­do pe­da­gó­gi­ca­men­te la ge­ne­ra­ción de apren­di­za­jes en con­vi­ven­cia, pro­mo­cio­nan­do y res­guar­dan­do los de­re­chos de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes con una mi­ra­da in­clu­si­va; con la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de to­dos los ac­to­res de la co­mu­ni­dad edu­ca­ti­va y con­for­man­do equi­pos de tra­ba­jo que den sus­ten­to al queha­cer de la con­vi­ven­cia es­co­lar.

La con­vi­ven­cia es­co­lar con­si­de­ra al es­tu­dian­te co­mo su­je­to de de­re­chos y a la escuela o li­ceo co­mo ga­ran­te de ese de­re­cho. Por eso re­co­ge­mos las pa­la­bras de Hum­ber­to Ma­tu­ra­na, quien ha di­cho que “la for­ma có­mo nos re­la­cio­na­mos po­dría cam­biar si desde el pro­ce­so edu­ca­ti­vo se ge­ne­ra una for­ma­ción que dé res­pon­sa­bi­li­dad éti­ca desde la re­fle­xión y el res­pe­to por el in­di­vi­duo, a par­tir de una cons­pi­ra­ción par­ti­ci­pa­ti­va en un pro­yec­to co­mún, per­mi­tien­do así un Chi­le le­gí­ti­mo pa­ra to­dos.”

Es la di­rec­ción de la escuela la prin­ci­pal res­pon­sa­ble de ge­ne­rar y fa­ci­li­tar las trans­for­ma­cio­nes. Si es­to no ocu­rre, los in­ten­tos de me­jo­ra­mien­to se di­lu­yen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.