HACE 43 AÑOS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­ber­to Mar­do­nes Sáez Ge­ren­te Fun­da­ción Pre­si­den­te Pi­no­chet

Se­ñor director:

Ade­más de ser el bra­zo ar­ma­do de la na­ción, las Fuer­zas Ar­ma­das son su co­lum­na ver­te­bral por­que ga­ran­ti­zan su con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca, cons­ti­tu­yén­do­se en el último re­duc­to de su so­be­ra­nía.

Exis­ten pa­ra sos­te­ner a la co­mu­ni­dad na­cio­nal en su tra­yec­to­ria, pa­ra ga­ran­ti­zar su per­ma­nen­cia en el tiem­po, pa­ra cau­te­lar su or­den de vi­da y em­pe­ñar­se de­ci­di­da­men­te en los mo­men­tos más di­fí­ci­les.

Por su al­tí­si­ma mi­sión, las FF. AA. son la sal­va­guar­da de lo per­ma­nen­te. No po­drán ser los en­car­ga­dos de ges­tio­nar lo cir­cuns­tan­cial, ni tam­po­co iden­ti­fi­car­se con fac­ción al­gu­na de la so­cie­dad. En el Es­ta­do po­seen cier­to gra­do de au­to­no­mía -el ne­ce­sa­rio pa­ra cum­plir sus fun­cio­nes- es­tan­do su­bor­di­na­das al or­de­na­mien­to ins­ti­tu­cio­nal.

El 11 de sep­tiem­bre de 1973, nues­tros ins­ti­tu­tos ar­ma­dos –en su con­di­ción de ser la gran re­ser­va de la na­ción- se vie­ron en la obli­ga­ción de in­ter­ve­nir, por cuan­to la po­bla­ción chi­le­na ha­bía per­di­do há­bi­tos y nor­mas que tra­di­cio­nal­men­te re­gu­la­ron su con­vi­ven­cia cí­vi­ca, de­ba­tién­do­se en la ma­yor cri­sis vi­tal de su historia: la po­si­bi­li­dad cier­ta de una gue­rra civil ins­ti­ga­da por sec­to­res mi­no­ri­ta­rios que as­pi­ra­ban a una “dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do”.

Ese es­ce­na­rio se vio agra­va­do por una re­for­ma agra­ria que de­bi­li­tó el de­re­cho de pro­pie­dad; ex­pro­pia­ción de in­dus­trias; des­co­no­ci­mien­to de los fa­llos ju­di­cia­les; una de­ba­cle en la eco­no­mía de la que no se tie­ne re­cuer­do; “mer­ca­do ne­gro”; el fo­men­to de la crea­ción de gru­pos ar­ma­dos, y la pre­sen­cia en el te­rri­to­rio de no me­nos de 15 mil ex­tre­mis­tas ar­ma­dos que se su­ma­ban al fer­vor re­vo­lu­cio­na­rio que pro­mo­vía la au­to­ri­dad de go­bierno.

Las FF. AA. re­ci­bie­ron un país des­trui­do, y tras una enor­me ta­rea de 16 años y me­dio -con­for­me a los com­pro­mi­sos sus­cri­tos desde el pri­mer día- en­tre­gó un país con una ins­ti­tu­cio­na­li­dad re­no­va­da, eco­nó­mi­ca­men­te só­li­do y con me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da de la po­bla­ción. Asi­mis­mo, res­tau­ró el or­den y la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, el res­pe­to a la fa­mi­lia pa­ra, fi­nal­men­te, res­ta­ble­cer el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.