Co­no­ce en qué de­bes fi­jar­te pa­ra con­fir­mar la au­ten­ti­ci­dad de un bi­lle­te

An­te el au­men­to de cir­cu­la­ción de di­ne­ro en el comercio por las Fies­tas Pa­trias, apa­re­cen los bi­lle­tes fal­sos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Es­ta­mos a me­nos de una se­ma­na de que co­mien­cen las ce­le­bra­cio­nes de Fies­tas Pa­trias y la can­ti­dad de cir­cu­la­ción de di­ne­ro au­men­ta en las ca­lles, por lo que re­apa­re­cen los te­mi­dos bi­lle­tes fal­sos, que mu­chas ve­ces lle­gan a nues­tras ma­nos sin que po­da­mos re­co­no­cer­los, ade­más de que no pue­den ser uti­li­za­dos pa­ra com­prar.

Si bien en los úl­ti­mos años se han desa­rro­lla­do di­ver­sas me­di­das de se­gu­ri­dad pa­ra ase­gu­rar la le­gi­ti­mi­dad de los bi­lle­tes que cir­cu­lan, to­da­vía hay per­so­nas de­di­ca­das a fa­bri­car su pro­pio di­ne­ro con al­gu­nas co­pias cu­ya de­tec­ción a sim­ple vis­ta es ca­si nu­la, pe­ro otras no de­jan nin­gu­na du­da so­bre el en­ga­ño.

Es por es­to que Dia­rio La Tri­bu­na reunió al­gu­nas téc­ni­cas pa­ra ayu­dar a sa­ber có­mo iden­ti­fi­car si un bi­lle­te es ver­da­de­ro o fal­so.

En pri­mer lu­gar, pa­ra des­car­tar que un bi­lle­te sea fal­so se de­ben en­con­trar to­dos los se­llos de se­gu­ri­dad. Por ejem- plo, en el ca­so del bi­lle­te de 10 mil pe­sos, se de­ben che­quear tres pun­tos. El pri­me­ro es in­cli­nar­lo don­de el An­tu im­pre­so de la fran­ja 3D se mue­ve.

Por otra par­te, fi­jar­se en su tex­tu­ra, que tie­ne una im­pre­sión en re­lie­ve, y fi­nal­men­te, de­tén­ga­se y mi­re la mar­ca de agua so­fis­ti­ca­da con re­tra­to y el nú­me­ro 10.000. En cuan­to al hi­lo de se­gu­ri­dad, al mi­rar­lo a con­tra­luz se ve una lí­nea con­ti­nua y el nú­me­ro 10.000 que se com­ple­ta a con­tra­luz.

Otro de los bi­lle­tes fal­sos que más apa­re­cen en es­tas épo­cas de fes­ti­vi­da­des son los de 20 mil pe­sos. Pa­ra po­der iden­ti­fi­car­lo, se de­ben rea­li­zar los mis­mos pa­sos de re­co­no­ci­mien­to de un bi­lle­te de 10 mil pe­sos.

QUÉ HA­CER SI TIE­NE UN BI­LLE­TE FAL­SO

En ca­so de en­fren­tar­se a una fal­si­fi­ca­ción, el pro­ce­di­mien­to, se­gún in­di­ca la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos e Ins­ti­tu­cio­nes Fi­nan­cie­ras, con­sis­te en en­tre­gar el cir­cu­lan­te en cual­quier ban­co jun­to con un for­mu­la­rio que se lle­na es­pe­cial­men­te pa­ra dar a co­no­cer es­ta si­tua­ción.

Si se de­ter­mi­na la fal­se­dad del bi­lle­te o exis­te una al­ta sos­pe­cha de ella, la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra lo re­tie­ne y le pro­por­cio­na un re­ci­bo a quien lo en­tre­gó y lue­go se re­mi­te al Ban­co Cen­tral pa­ra rea­li­zar las pe­ri­cias co­rres­pon­dien­tes.

En ca­so de que el di­ne­ro re­sul­te ver­da­de­ro, el Ban­co Cen­tral le re­po­ne la can­ti­dad a la per­so­na, pe­ro si es fal­so, quien lo pre­sen­tó no re­ci­be el re­em­bol­so del mon­to.

Al en­con­trar un bi­lle­te fal­so, las per­so­nas tam­bién pue­den pre­sen­tar­lo di­rec­ta­men­te en el Ban­co Cen­tral, re­mi­tir­lo jun­to con el for­mu­la­rio y sus da­tos a di­cha ins­ti­tu­ción o en­tre­gar­lo en la co­mi­sa­ría o en el re­cin­to de In­ves­ti­ga­cio­nes de Chi­le más cer­cano, jun­to con una de­nun­cia ver­bal o es­cri­ta so­bre el he­cho.

LAS FIES­TAS PA­TRIAS es una tem­po­ra­da en que la cir­cu­la­ción de bi­lle­tes fal­sos au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.