ECM, la opor­tu­ni­dad de vin­cu­lar­se con Los Án­ge­les de una vez por to­das

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Hoy más que nun­ca, ECM in­ge­nie­ría de­be cam­biar su pos­tu­ra em­pre­sa­rial, de­jar un po­co los nú­me­ros de la­do y vin­cu­lar­se con la so­cie­dad con la que com­par­ti­rá las pró­xi­mas dé­ca­das. No pue­den con­for­mar­se con el dis­gus­to so­cial. De­ben ge­ne­rar ins­tan­cias de acer­ca­mien­to, de lo con­tra­rio, su ima­gen cor­po­ra­ti­va se­gui­rá sien­do muy mal vis­ta. Tie­nen la op­ción, es ho­ra que la to­men.

La cons­truc­ción de los es­ta­cio­na­mien­tos sub­te­rrá­neos, los par­quí­me­tros y la re­mo­de­la­ción del pa­seo se­mi­pea­to­nal Co­lón, han si­do ca­pí­tu­los de una lar­ga te­le­se­rie que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a Los Án­ge­les y co­mo an­ta­go­nis­ta a la em­pre­sa ECM In­ge­nie­ría.

La ciu­da­da­nía ha cues­tio­na­do la for­ma en que se dis­pu­so un con­tra­to le­gal en que la com­pa­ñía to­ma­ba po­der so­bre los par­quí­me­tros por un pla­zo de 35 años y asi­mis­mo te­nía la au­to­ri­za­ción pa­ra la cons­truc­ción en el sub­sue­lo de la pla­za de ar­mas an­ge­li­na, la cual nun­ca se con­cre­tó an­te el he­cho lar­ga­men­te in­for­ma­do por la pren­sa.

Sin em­bar­go, el tiem­po pa­só y más allá de los mo­vi­mien­tos so­cia­les que se ges­ta­ron pa­ra pre­sio­nar al al­cal­de Es­te­ban Krau­se pa­ra que sa­ca­ra a la em­pre­sa de la ciu­dad, pe­se al cos­to in­dem­ni­za­to­rio que ten­dría, lo cier­to es que ECM se que­da irre­vo­ca­ble­men­te.

De es­ta ma­ne­ra, se ha sus­cri­to un acuer­do en­tre el mu­ni­ci­pio y la em­pre­sa, que pre­ten­de re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do y mer­mar los da­ños que se han oca­sio­na­do. Es por ello, que tal co­mo se in­di­ca­ra en La Tribuna, el ge­ren­te de la com­pa­ñía ha anun­cia­do que se in­ver­ti­rán más de 800 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra re­pa­rar nue­va­men­te y es­ta vez de bue­na for­ma, la prin­ci­pal vía de trán­si­to vehi­cu­lar y pea­to­nal de la pro­vin­cia de Bio­bío.

Sin em­bar­go, se ex­tra­ñan las pa­la­bras de vin­cu­la­ción con el me­dio que hoy es ca­rac­te­rís­ti­co de to­das las in­dus­trias que de­sa­rro­llan sus tra­ba­jos in­ser­tas en las co­mu­ni­da­des.

Fal­tan fra­ses co­mo “la­men­ta­mos las mo­les­tias que se han ge­ne­ra­do en nues­tros usua­rios, pe­ro es­ta­mos con­fia­dos en que a par­tir de aho­ra se es­tre­cha­rán los la­zos que nos han se­pa­ra­do en el pa­sa­do”. No hay na­da de eso. No hay mea cul­pas, lo úni­co que se ha evi­den­cia­do es cier­ta ac­ti­tud que se po­dría ca­ta­lo­gar de ame­na­zan­te, se­ña­lan­do que es­tán dis­pues­tos a se­guir en dispu­ta ju­di­cial si es ne­ce­sa­rio si no se avan­za co­mo la em­pre­sa ha acor­da­do.

Hoy más que nun­ca, ECM in­ge­nie­ría de­be cam­biar su pos­tu­ra em­pre­sa­rial, de­jar un po­co los nú­me­ros de la­do y vin­cu­lar­se con la so­cie­dad con la que com­par­ti­rá las pró­xi­mas dé­ca­das. No pue­den con­for­mar­se con el dis­gus­to so­cial. De­ben ge­ne­rar ins­tan­cias de acer­ca­mien­to, de lo con­tra­rio, su ima­gen cor­po­ra­ti­va se­gui­rá sien­do muy mal vis­ta. Tie­nen la op­ción, es ho­ra que la to­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.