HA­CE 43 AÑOS PAR­TE 2

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: En la edi­ción del dia­rio del día 12 de sep­tiem­bre, el Sr. Ro­ber­to Mar­do­nes Sáez, ha­ce una de­fen­sa a ul­tran­za de lo que fue la dic­ta­du­ra cí­vi­co-mi­li­tar du­ran­te 17 años y jus­ti­fi­ca el ge­no­ci­dio que las FF.AA y ci­vi­les (cóm­pli­ces pa­si­vos co­mo los lla­mo el ex pre­si­den­te Se­bas­tián Pi­ñe­ra) ad­he­ren­te a la dic­ta­du­ra rea­li­za­ron su­pues­ta­men­te pa­ra sal­var al país de lo que ellos con mu­cho odio lla­ma­ban cán­cer mar­xis­ta. El Sr. Mar­do­nes Sáez, tie­ne to­do el de­re­cho a de­fen­der lo rea­li­za­do por la dic­ta­du­ra Cí­vi­co-mi­li­tar por­que él fue fun­cio­na­rio de go­bierno du­ran­te los años 1984 – 1987 co­mo Se­cre­ta­rio de Pren­sa de la dic­ta­du­ra, pe­ro no pue­de jus­ti­fi­car que nues­tro país ha avan­za­do gra­cias a la obra que de­jo la dic­ta­du­ra Cí­vi­co-mi­li­tar.

Si bien el país du­ran­te los años de go­bierno del ex Pre­si­den­te Salvador Allen­de se vi­vía una con­vul­sio­na­da con­vi­ven­cia po­lí­ti­ca no fue por­que los par­ti­dos po­lí­ti­cos ad­he­ren­te al ex Pre­si­den­te Allen­de ha­yan que­ri­do te­ner­la, sino por­que la de­re­cha po­lí­ti­ca – em­pre­sa­rial- y con la in­ter­ven­ción de la CIA y es­pe­cial­men­te el ex Se­cre­ta­rio de Es­ta­do nor­te­ame­ri­cano Henry Kis­sin­ger y su alia­do chi­leno Agus­tín Ed­wards East­man, mu­cho an­tes del Gol­pe Mi­li­tar sem­bra­ron el odio en la so­cie­dad chi­le­na tra­tan­do a sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos de ra­tas, hu­ma­noi­des, co­me gua­guas, cán­cer mar­xis­ta, un lla­ma­do Plan Z que ja­más exis­tió crea­do por el his­to­ria­dor Gon­za­lo Vial Co­rrea pa­ra jus­ti­fi­car el Gol­pe de Es­ta­do en­tre otras des­ca­li­fi­ca­cio­nes lo que con­lle­vo fi­nal­men­te al ge­no­ci­dio que to­dos co­no­ce­mos.

Le qui­sie­ra re­cor­dar al Sr. Mar­do­nes Sáez, que la he­ren­cia que de­jo la dic­ta­du­ra Cí­vi­co-mi­li­tar en­tre otras fue: más de 6 mi­llo­nes de com­pa­trio­tas en la ex­tre­ma po­bre­za; se pri­va­ti­za­ron más de 30 em­pre­sas que eran de to­dos los chi­le­nos y que­da­ron en ma­nos de al­gu­nos de sus ad­he­ren­tes y ami­gos del dic­ta­dor sin in­cluir or­ga­ni­za­cio­nes co­mo CEMA Chi­le que que­do en ma­nos de la fa­mi­lia del dic­ta­dor; una deu­da ex­ter­na que lle­go a más de 30.000 mi­llo­nes de dó­la­res, es de­cir, nos de­jó una he­ren­cia de más de 2.000 dó­la­res per cá­pi­ta; más de 1.000 com­pa­trio­tas he­chos des­apa­re­cer in­clu­yen­do me­no­res de edad que su­man 54 ca­sos, más de 2.200 com­pa­trio­tas eje­cu­ta­dos; más de 40.000 pri­sio­ne­ros po­lí­ti­cos y que la ma­yo­ría de ellos su­frió la tor­tu­ra, más de 200.000 exi­lia­dos.

En­ton­ces ca­be pre­gun­tar­se en qué país es­ta­ba vi­vien­do el Sr. Mar­do­nes Sáez, que ha­bla de la gran obra que de­jó la dic­ta­du­ra. Ca­be se­ña­lar tam­bién al Sr. Mar­do­nes, que su gran hé­roe era un en­te no que­ri­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y eso que­dó de­mos­tra­do por­que ja­más pu­do sa­lir del país. Mau­ri­cio Ae­do A. Agru­pa­ción Me­mo­ria Vi­va - Bio­bío www.me­mo­ria­vi­va.cl

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.