Cer­ca de un 30% de ata­ques phis­hing bus­can ro­bar da­tos fi­nan­cie­ros

Es­te ti­po de frau­de con­ti­núa en cre­ci­mien­to da­do a que hac­kers no só­lo ma­ne­jan nue­vas y me­jo­res tec­no­lo­gías, sino que in­ves­ti­gan a los clien­tes y a las en­ti­da­des que pre­ten­den su­plan­tar.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

El phis­hing es una prác­ti­ca frau­du­len­ta que con­sis­te en en­ga­ñar a las per­so­nas pa­ra que en­tre­guen in­for­ma­ción per­so­nal o con­fi­den­cial, con el pro­pó­si­to de que ter­ce­ros puedan co­me­ter ac­tos ile­ga­les, bá­si­ca­men­te ro­ban­do tu iden­ti­dad. Es­te pue­de ocu­rrir me­dian­te con­ver­sa­cio­nes ( por ejem­plo, por vía te­le­fó­ni­ca) u on-li­ne, ya sea por fal­si­fi­ca­cio­nes de co­rreos elec­tró­ni­cos o por si­tios web fal­sos. La fal­si­fi­ca­ción de co­rreos im­pli­ca en­viar un co­rreo que pa­re­ce le­gí­ti­mo, in­clu­yen­do con­te­ni­do grá­fi­co y tex­tos que in­ten­tan imi­tar las co­mu­ni­ca­cio­nes de una com­pa­ñía, con el ob­je­ti­vo de cap­tu­rar tu in­for­ma­ción con­fi­den­cial.

A pe­sar de que es­te ti­po de es­ta­fa ci­ber­né­ti­ca se ins­ta­ló ha­ce un par de años, los usua­rios con­ti­núan ca­yen­do y en la ac­tua­li­dad con­ti­núa en au­men­to a tal pun­to que re­pre­sen­ta el ma­yor pro­ble­ma de ro­bo a tra­vés de co­rreo elec­tró­ni­co. De he­cho, es­tu­dios de­mues­tran que más del 90% del SPAM (co­rreo elec­tró­ni­co no desea­do) es un phis­hing, es de­cir con­tie­ne en­la­ces a con­te­ni­dos ma­li­cio­sos.

El abis­man­te cre­ci­mien­to de es­te ti­po de frau­de -en 2015 au­men­tó 250 pun­tos por­cen­tua­les res­pec­to al año an­te­rior­se ex­pli­ca ya que cer­ca del 97% de las per­so­nas aún no sa­be iden­ti­fi­car un co­rreo elec­tró­ni­co frau­du­len­to. Bas­ta con de­cir que en Chi­le, du­ran­te el año pa­sa­do, dos de ca­da diez per­so­nas fue víc­ti­ma de es­te ti­po de ata­que. Peor aún, en la ac­tua­li­dad el país man­tie­ne el oc­ta­vo pues­to en­tre aque­llos con ma­yor can­ti­dad de si­tios que se de­di­can a hos­pe­dar con­te­ni­dos pa­ra rea­li­zar phis­hing, sien­do Chi­le el úni­co país de la re­gión.

Des­de No­va­red, em­pre­sa es­pe­cia­lis­ta en so­lu­cio­nes de se­gu­ri­dad y tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, se­ña­lan que la ban­ca y el re­tail sue­len ser los fo­cos pa­ra rea­li­zar es­te ti­po de ata­que da­do a que son de gran atrac­ti­vo pa­ra los hac­kers por­que sus ser­vi­cios es­tán orien­ta­dos al mun­do tec­no­ló­gi­co y ma­ne­jan gran­des vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción en for­ma­to di­gi­tal. De he­cho, ca­si un 30% de los ata­ques de phis­hing bus­ca ro­bar da­tos fi­nan­cie­ros. En tan­to, un re­cien­te es­tu­dio de Kas­persky –part­ner de No­va­Red- arro­jó que los ata­ques fi­nan­cie­ros au­men­ta­ron en ca­si 16 pun­tos por­cen­tua­les du­ran­te el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año pro­pa­gán­do­se en la ma­yo­ría de los ca­sos a tra­vés de si­tios webs con­ta­mi­na­dos y co­rreos elec­tró­ni­cos ma­li­cio­sos.

Es por es­ta ra­zón que du­ran­te los úl­ti­mos años en Chi­le las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan- cie­ras, es­pe­cial­men­te los ban­cos, han efec­tua­do va­rias cam­pa­ñas edu­can­do a sus clien­tes pa­ra evi­tar ser víc­ti­mas de es­te ti­po de frau­de. Pe­ro pa­re­ce no ser su­fi­cien­te. Es ne­ce­sa­rio co­no­cer las me­di­das bá­si­cas de se­gu­ri­dad, por ejem­plo pres­tar aten­ción y com­pro­bar en la ba­rra de di­rec­cio­nes del na­ve­ga­dor si se es­tá uti­li­zan­do un ser­vi­dor se­gu­ro, ve­ri­fi­can­do que la URL co­mien­ce con

https:// y en al­gún lu­gar se vea la fi­gu­ra de un can­da­do. O bien, in­gre­sar a los si­tios, es­cri­bien­do uno mis­mo la di­rec­ción web en el na­ve­ga­dor y nun­ca in­gre­san­do a tra­vés de un link o un en­la­ce de du­do­sa pro­ce­den­cia, son al­gu­nas de las recomendaciones.

EN LA CIU­DAD de Los Án­ge­les si bien se han de­nun­cia­do ca­sos de frau­de, has­ta aho­ra no son de la ban­ca en lí­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.