Pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas ma­yo­res

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Los úl­ti­mos años han te­ni­do cam­bios muy im­por­tan­tes en es­pe­cial a fa­vor de sec­to­res que ha­bi­tual­men­te ha­bían es­ta­do ol­vi­da­dos de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, uno de los cua­les ha si­do el seg­men­to del adul­to ma­yor, el cual ha te­ni­do un pro­gre­si­vo de­te- rio­ro en las úl­ti­mas dé­ca­das. Bá­si­ca­men­te, a con­tar del cam­bio de sis­te­ma pre­vi­sio­nal, que ha de­ja­do una pro­fun­da hue­lla en su ca­li­dad de vi­da, bas­tan­do pa­ra re­cor­dar só­lo el da­ño que es­tán so­por­tan­do mi­les de per­so­nas de es­te sec­tor que se han vis­to ex­pues­tas a ba­jí­si­mas pen­sio­nes co­mo re­tri­bu­ción a to­da una vi­da de tra­ba­jo.

Co­mo for­ma de pa­liar las di­fi­cul­ta­des a es­te im­por­tan­te fragmento de nues­tro cuer­po so­cial que por años ha es­ta­do apar­ta­do de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, es que se crea­ron por los pre­té­ri­tos Go­bier­nos de la Con­cer­ta­ción di­ver­sas le­yes y pro­gra­mas que han ido en su ayu­da, in­clui­da la crea­ción de un ór­gano que ha si­do pio­ne­ro en cen­tra­li­zar las po­lí­ti­cas de Es­ta­do, me re­fie­ro al Ser­vi­cio Na­cio­nal del Adul­to Ma­yor, el cual exis­te pa­ra dar­le uni­dad, cohe­ren­cia y con­sis­ten­cia al ac­tuar de nues­tras au­to­ri­da­des y fa­cul­ta­des a su res­pec­to en nues­tro país.

Los adul­tos ma­yo­res, de­ben ser una prio­ri­dad fun­da­men­tal pa­ra nues­tro pro­ce­der le­gis­la­ti­vo y ad­mi­nis­tra­ti­vo, pues ellos su­man hoy un gran por­cen­ta­je de nues­tra po­bla­ción, por­cen­ta­je que se­gui­rá au­men­tan­do con el tiem­po. ¿Có­mo no va­mos a ha­cer­nos car­go en­ton­ces, de una reali­dad tan pre­ca­ria de nues­tro país? Hoy pa­re­ce que ha­ga­mos lo que ha­ga­mos, to­do que­da cor­to, da la im­pre­sión que lo que pro­yec­te­mos, es­tá por de­ba­jo de la reali­dad y que por más po­lí­ti­cas que des­ple­gue­mos, la reali­dad nos an­te­ce­de y nos su­pera en lo re­fe­ren­te a nues­tros adul­tos ma­yo­res.

Por eso es ne­ce­sa­rio avan­zar en la di­rec­ción co­rrec­ta, de­be­mos asis­tir a los adul­tos ma­yo­res con más y me­jo­res pro­gra­mas en los que –sal­va­guar­dan­do siem­pre su dig­ni­dad– se le pro­mue­va co­mo ciu­da­dano y se le fa­ci­li­te la vi­da en con­tex­tos ac­tual­men­te hos­ti­les pa­ra ellos, co­mo pue­de ser el trans­por­te pú­bli­co, su sis­te­ma de pen­sio­nes, la es­pe­ra en los ser­vi­cios pú­bli­cos, y su vin­cu­la­ción con el sis­te­ma pú­bli­co de sa­lud.

Un mi­llón de per­so­nas vi­ven con pen­sio­nes igua­les o me­no­res a las pen­sio­nes mí­ni­mas que se es­ta­ble­cen, por lo que la lí­nea de la po­bre­za en el ca­so de los adul­tos ma­yo­res es es­pe­cial­men­te sen­si­ble y agu­da.

Por la “Con­ven­ción In­te­ra- me­ri­ca­na so­bre la pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas ma­yo­res”, adop­ta­da el 15 de ju­nio de 2015 por la asam­blea ge­ne­ral de la or­ga­ni­za­ción de los es­ta­dos ame­ri­ca­nos, Chi­le con­sien­te en el re­co­no­ci­mien­to ex­pre­so de los adul­tos ma­yo­res, dán­do­les igua­les ga­ran­tías, de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les que el res­to, no ha­ce sino co­men­zar a sal­dar una deu­da im­por­tan­te en ma­te­ria de de­re­cho in­ter­na­cio­nal.

El Es­ta­do de Chi­le, hoy por fin co­mien­za a con­cre­tar es­te re­co­no­ci­mien­to an­te sus pa­res, me­dian­te la apro­ba­ción de es­ta “Con­ven­ción In­te­ra­me­ri­ca­na so­bre la Pro­tec­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos de las Per­so­nas Ma­yo­res”, adop­ta­da el 15 de ju­nio de 2015 por la Asam­blea Ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción de los Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos

De­be­mos apo­yar y ce­le­brar es­ta opor­tu­ni­dad de me­jo­rar la vi­da de quie­nes hoy es­tán en un des­va­li­mien­to tan pro­pio de un sis­te­ma neo­li­be­ral, y pen­sa­mos que el re­co­no­ci­mien­to de es­te ins­tru­men­to in­ter­na­cio­nal nos obli­ga­rá en lo su­ce­si­vo a una am­plia­ción de los de­re­chos, al res­pe­to, y a la pro­mo­ción del bie­nes­tar de la ter­ce­ra edad, de­bien­do cum­plir­se es­te ins­tru­men­to a tra­vés de nue­va nor­ma­ti­va y de nue­vos be­ne­fi­cios, lo que en la prác­ti­ca im­pli­ca dar­les car­ta de ciu­da­da­nía nue­va­men­te.

Un me­jor Chi­le pa­ra la­ter­ce­ra edad es un Chi­le po­si­ble, y además es un Chi­le desea­ble pa­ra los que tar­de o tem­prano tran­si­ta­re­mos los ca­mi­nos de la se­nec­tud. Así es la vi­da, Sr. Pd­te. Hoy son nues­tros adul­tos ma­yo­res quie­nes de­ben ser el cen­tro de nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, y es­te al me­nos, es más que un buen co­mien­zo.

El Es­ta­do de Chi­le da un gran pa­so, pe­ro el que to­dos es­ta­mos es­pe­ran­do es la crea­ción de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que le de res­pal­do a to­das es­tas ac­cio­nes en for­ma de­fi­ni­ti­va. Que­re­mos la crea­ción del Mi­nis­te­rio del Adul­to Ma­yor. Aho­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.