Cri­sis en la CUT ¿una gran opor­tu­ni­dad re­fun­da­cio­nal?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­ría Es­ter Fe­res Aca­dé­mi­ca Fa­cul­tad de Eco­no­mía U. Cen­tral

Tam­bién a la CUT le lle­gó el mo­men­to. Sus cues­tio­na­bles prác­ti­cas elec­cio­na­rias y de ges­tión sa­len a la luz y son par­te del es­cru­ti­nio pú­bli­co, al igual que otras ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les y po­lí­ti­cas hoy se­ve­ra­men­te cues­tio­na­das por la ciu­da­da­nía. Su dis­cu­ti­ble ac­cio­nar de­mo­crá­ti­co, a me­nu­do con ca­ci­caz­gos ca­ren­tes de trans­pa­ren­cia y no­ci­vas in­je­ren­cias des­de el Go­bierno o los par­ti­dos, ha he­cho una cri­sis ma­yor que las an­te­rio­res, que ya preo­cu­pa­ban por el de­bi­li­ta­mien­to de su re­pre­sen­ta­ción.

Par­ti­cu­lar­men­te en so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas vi­vas y par­ti­ci­pa­ti­vas, siem­pre es di­fí­cil ar­ti­cu­lar co­rrec­ta­men­te la nor­mal y desea­ble mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca de las di­ri­gen­cias so­cia­les con la in­dis­pen­sa­ble au­to­no­mía de los par­ti­dos que de­ben tener en su fun­ción re­pre­sen­ta­ti­va de in­tere­ses co­lec­ti­vos que les son pro­pios; en es­te ca­so, uno tan am­plio e im­por­tan­te co­mo el mun­do del tra­ba­jo.

La ex­pe­rien­cia chi­le­na no ha si­do exi­to­sa pro­duc­to del sis­te­ma de re­la­cio­nes la­bo­ra­les que nos ri­ge his­tó­ri­ca­men­te agu­di­za­do con el plan la­bo­ral de la dic­ta­du­ra y que, con es­ca­sas ex­cep­cio­nes en el tiem­po, es­ta­tu­ye un sin­di­ca­lis­mo muy re­gu­la­do, ato­mi­za­do, con al­ta in­je­ren­cia es­ta­tal y pro­cli­ve a ser coop­ta­do po­lí­ti­ca­men­te. ¿De qué otra ma­ne­ra se en­tien­de el res­pal­do di­ri­gen­cial de la CUT a un pro­yec­to de re­for­ma la­bo­ral pre­sen­ta­do por el Go­bierno co­mo de cam­bios es­truc­tu­ra­les a di­cho plan, y que más bien lo le­gi­ti­ma­ba, a pe­sar del re­cha­zo cre­cien­te de mu­chas de sus or­ga­ni­za­cio­nes afi­lia­das?

Para re­pa­rar el da­ño, no bas­ta tran­si­tar con ur­gen­cia des­de el tra­di­cio­nal vo­to pon­de­ra­do a un in­elu­di­ble vo­to uni­ver­sal y di­rec­to, exi­gi­ble a to­das las or­ga­ni­za­cio­nes de re­pre­sen­ta­ción pú­bli­ca, más si es­tas son de ca­rác­ter na­cio­nal. Se re­quie­ren cam­bios más pro­fun­dos que le per­mi­tan re­pre­sen­tar a un mun­do del tra­ba­jo ca­da vez más com­ple­jo y pre­ca­ri­za­do, que as­pi­ra a re­for­mas sus­tan­ti­vas que apor­ten a ma­yor igual­dad, al res­pe­to in­te­gral de sus de­re­chos la­bo­ra­les, de se­gu­ri­dad so­cial y de ciu­da­da­nía.

Es­ta es qui­zás la opor­tu­ni­dad de re­fun­dar la CUT; de crear un gran re­fe­ren­te sin­di­cal na­cio­nal, uni­ta­rio, de am­plia re­pre­sen­ta­ción de los in­tere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Para un sin­di­ca­lis­mo his­tó­ri­ca­men­te de­pen­dien­te del Es­ta­do y de las le­yes, con la admirable ex­cep­ción de la ANEF, se re­quie­re in­sis­tir que di­chos ám­bi­tos son par­te de “la au­to­no­mía sin­di­cal”, se­gún la OIT; que es­tos cons­ti­tu­yen obli­ga­cio­nes in­elu­di­bles de res­guar­dar por las pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes; pro­ce­sos que, en ca­so de cues­tio­na­mien­to al ac­cio­nar de sus ór­ga­nos in­ter­nos, so­lo ca­ben ser im­pug­na­dos an­tes los tri­bu­na­les com­pe­ten­tes.

Es­pe­re­mos que los úl­ti­mos acon­te­ci­mien­tos no so­lo da­ñen a la CUT, la cen­tral sin­di­cal más re­pre­sen­ta­ti­va y por tan­to in­ter­lo­cu­to­ra pri­vi­le­gia­da an­te el Go­bierno y el em­pre­sa­ria­do, y que no per­ju­di­que sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la le­gi­ti­mi­dad del sin­di­ca­lis­mo co­mo ac­tor so­cio-po­lí­ti­co, irrem­pla­za­ble en sus fun­cio­nes de re­pre­sen­ta­ción de los in­tere­ses de las y los tra­ba­ja­do­res en nues­tra de­bi­li­ta­da de­mo­cra­cia.

Es­ta es qui­zás la opor­tu­ni­dad de re­fun­dar la CUT; de crear un gran re­fe­ren­te sin­di­cal na­cio­nal, uni­ta­rio, de am­plia re­pre­sen­ta­ción de los in­tere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.