Edu­ca­ción Su­pe­rior y cam­bios

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Hu­go La­va­dos Mon­tes Rec­tor Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes de la mi­nis­tra han plan­tea­do un nue­vo es­ce­na­rio para la tra­mi­ta­ción del Pro­yec­to de Ley que re­for­ma la Edu­ca­ción Su­pe­rior. La nue­va po­si­ción del go­bierno es que se ha­ría una in­di­ca­ción sus­ti­tu­ti­va al pro­yec­to, lo que cons­ti­tu­ye mo­di­fi­ca­cio­nes a di­ver­sos ar­tícu­los de la ley en cues­tión.

La mi­nis­tra no ha de­fi­ni­do el al­can­ce de esas in­di­ca­cio­nes, que pue­den lle­gar a sig­ni­fi­car un cam­bio prác­ti­ca­men­te com­ple­to del pro­yec­to o só­lo en al­gu­nos ar­tícu­los. De to­das ma­ne­ras, ha plan­tea­do te­mas re­la­cio­na­dos a las fun­cio­nes de la Sub­se­cre­ta­ría de Edu­ca­ción Su­pe­rior, a las am­plí­si­mas com­pe­ten­cias de la Su­pe­rin­ten­den­cia y la mo­di­fi­ca­ción del CAE.

Des­de el pun­to de vis­ta de las uni­ver­si­da­des pri­va­das, esos tres te­mas re­vis­ten gran im­por­tan­cia, lo que se su­ma a la mo­da­li­dad de acre­di­ta­ción que de­fi­ne el pro­yec­to ini­cial. Por una par­te, la sub­se­cre­ta­ría tie­ne fun­cio­nes muy am­plias, lle­gan­do in­clu­so a de­fi­nir es­tán­da­res de acre­di­ta­ción y cu­pos de ma­trí­cu­la; en la prác­ti­ca, ese con­jun­to de ta­reas se­ría ca­si im­po­si­ble de cum­plir con efi­ca­cia y me­nos aún fis­ca­li­zar. Lo mis­mo es vá­li­do para la Su­pe­rin­ten­den­cia, un ór­gano del Es­ta­do que re­quie­re ser in­de­pen­dien­te del go­bierno, lo que no se da en el pro­yec­to ac­tual.

La mo­di­fi­ca­ción del CAE es un te­ma muy sen­si­ble para los es­tu­dian­tes de las uni­ver­si­da­des pri­va­das. Es­te año, más de 174 mil alum­nos de uni­ver­si­da­des pri­va­das re­ci­bie­ron es­te be­ne­fi­cio, por lo que cual­quier mo­di­fi­ca­ción que dis­mi­nu­ya su co­ber­tu­ra sig­ni­fi­ca­rá que mu­chos jó­ve­nes no po­drán pro­se­guir sus es­tu­dios.

Por otra par­te, usar la de­no­mi­na­ción cré- di­to es con­si­de­ra­do inacep­ta­ble por al­gu­nos di­ri­gen­tes es­tu­dian­ti­les, los que pre­fie­ren trans­fe­ren­cia di­rec­ta de re­cur­sos a las ins­ti­tu­cio­nes o be­cas. Por su­pues­to es po­si­ble mo­di­fi­car los nom­bres, co­mo ocu­rre con el Fon­do So­li­da­rio al que so­lo pue­den ac­ce­der los alum­nos de las uni­ver­si­da­des del Cruch; és­te se pa­ga en cuo­tas y co­rres­pon­de a un por­cen­ta­je del suel­do que no pue­de su­pe­rar el 5% - en el ca­so del CAE es 10%-, lo que de­mues­tra que es­te mecanismo dis­cri­mi­na a fa­vor de al­gu­nos es­tu­dian­tes. En reali­dad, el cam­bio de de­no­mi­na­ción no mo­di­fi­ca el fon­do del ins­tru­men­to, que tie­ne to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas de un cré­di­to uni­ver­si­ta­rio con un im­por­tan­te sub­si­dio del Es­ta­do. Sin em­bar­go, tan­to el CAE co­mo el Fon­do So­li­da­rio re­quie­ren mu­chos me­nos re­cur­sos es­ta­ta­les que la gra­tui­dad o las be­cas.

He­mos se­ña­la­do que un buen diag­nós­ti­co so­bre la si­tua­ción exis­ten­te, es fun­da­men­tal para di­se­ñar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que lo­gren sus ob­je­ti­vos, en­tre lo cual, uno de los más im­por­tan­tes es un Pro­yec­to de Ley que pre­ten­de trans­for­mar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la edu­ca­ción su­pe­rior chi­le­na. En el ca­so del CAE, si ese prin­ci­pio de diag­nós­ti­co de bue­na ca­li­dad no es­tá pre­sen­te, se pue­den co­me­ter gra­ves erro­res, con per­jui­cios para quie­nes se di­ce va a fa­vo­re­cer.

La mo­di­fi­ca­ción del CAE es un te­ma muy sen­si­ble para los es­tu­dian­tes de las uni­ver­si­da­des pri­va­das. Es­te año, más de 174 mil alum­nos de uni­ver­si­da­des pri­va­das re­ci­bie­ron es­te be­ne­fi­cio, por lo que cual­quier mo­di­fi­ca­ción que dis­mi­nu­ya su co­ber­tu­ra sig­ni­fi­ca­rá que mu­chos jó­ve­nes no po­drán pro­se­guir sus es­tu­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.