Ejem­plo de vi­da, es­ta­do ano­dino

Hoy las AFP no es­tán dan­do cré­di­to a la dig­ni­dad de las per­so­nas que en­tre­ga­ron su vi­da al mun­do del tra­ba­jo y eso de­be so­lu­cio­nar­se. No pue­de ser que una mu­jer de 90 años ten­ga que es­tar re­co­rrien­do más de 30 ki­ló­me­tros al día para po­der tener sus­ten­to e

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Los úl­ti­mos días, ha da­do la vuel­ta al mun­do la his­to­ria de una mu­jer chi­le­na, Ele­na Gál­vez, quien a sus 89 años, de­be mo­vi­li­zar­se más de 30 ki­ló­me­tros en su bi­ci­cle­ta para ven­der hue­vos y ha­cer sus trá­mi­tes, ya que re­ci­be 65 mil pe­sos de pen­sión.

Sin du­da es­te ejem­plo de vi­da es digno de des­ta­car. Su en­te­re­za, fuer­za y ener­gía para sa­lir ade­lan­te no la lo­gra la ma­yo­ría.

Pe­ro, hay que ir al te­ma de fon­do. El úl­ti­mo tiem­po se ha ges­ta­do la po­lé­mi­ca fren­te a las ba­jas pen­sio­nes de los chi­le­nos. Un sis­te­ma que pro­me­tía im­por­tan­tes be­ne­fi­cios, fue mo­di­fi­ca­do, pro­vo­can­do un de­tri­men­to im­por­tan­te a las per­so­nas. Si a eso se le su­man los ba­jos suel­dos im­po­ni­bles, el pro­ble­ma es peor. Los ar­gu­men­tos só­li­dos exis­ten­tes y que us­ted fá­cil­men­te pue­de en­con­trar en in­ter­net, sos­tie­nen que el pre­si­den­te Eduar­do Frei, fue el primer pa­so al dra­ma ac­tual, ya que tras­pa­só el ries­go de pér­di­das de las AFP a las per­so­nas a tra­vés de la crea­ción de los mul­ti­fon­dos. En tan­to Ri­car­do La­gos, am­plió la mor­tan­dad de 85 a 110 años, ba­jan­do el mon­to de la pen­sión (di­vi­dien­do el mis­mo mon­to en más me­ses). Des­de Fe­li­ces y Fo­rra­dos, ase­gu­ran que só­lo ba­sán­do­se en las es­ta­dís­ti­cas de mor­tan­dad del INE, las pen­sio­nes su­birían por ejem­plo de 150 mil a 300 mil. En ter­cer lu­gar, du­ran­te el primer man­da­to de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, se de­ro­gó el in­ci­so fi­nal del ar­tícu­lo 37 y 38 que ha­brían eli­mi­na­do de­fi­ni­ti­va­men­te las ga­ran­tías mí­ni­mas de ren­ta­bi­li­dad que ofre­cía el sis­te­ma y los me­ca­nis­mos de com­pen­sa­ción por pér­di­das y ba­ja ren­ta­bi­li­dad. Por lo tan­to, sur­ge la du­da ¿ha si­do una ma­la ad­mi­nis­tra­ción o fun­cio­na­mien­to de las AFP las que han pro­vo­ca­do la pau­pé­rri­ma si­tua­ción de mi­les de chi­le­nos o han si­do las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les las que han des­trui­do un sis­te­ma que pro­me­tía ju­bi­lar­se in­clu­so con el 100% del suel­do el 2020? Es­ta pre­gun­ta sin lu­gar a du­das abre un am­plio de­ba­te fren­te al te­ma y pe­se a que la Pre­si­den­ta anun­ció en agos­to, tras una fuer­te mo­vi­li­za­ción na­cio­nal en con­tra de las Ad­mi­nis­tra­do­ras de Fon­dos de Pen­sio­nes, un se­rie de me­di­das que per­mi­ti­rían dar ma­yor dig­ni­dad a los pen­sio­na­dos, tam­bién es cier­to que es­te dis­cur­so ha ge­ne­ra­do aun ma­yo­res du­das en ma­te­ria eco­nó­mi­ca, que po­drían pro­du­cir una si­tua­ción aun más di­fí­cil en ma­te­ria de desa­rro­llo y em­pleo que las exis­ten­tes en la ac­tua­li­dad.

Hoy las AFP no es­tán dan­do cré­di­to a la dig­ni­dad de las per­so­nas que en­tre­ga­ron su vi­da al mun­do del tra­ba­jo y eso de­be so­lu­cio­nar­se. No pue­de ser que una mu­jer de 90 años ten­ga que es­tar re­co­rrien­do más de 30 ki­ló­me­tros al día para po­der tener sus­ten­to eco­nó­mi­co para vi­vir. Na­die me­re­ce esa vi­da. Un buen ejer­ci­cio se­ría pa­sar 65 mil pe­sos a las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas del país por un mes, para ver si lo­gran vi­vir dig­na­men­te de esa ma­ne­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.