¿Sa­bías que pue­des ex­traer cé­lu­las ma­dre de los dien­tes?

Para quie­nes no pu­die­ron rea­li­zar es­te pro­ce­di­mien­to du­ran­te el par­to, hoy exis­te nue­va tec­no­lo­gía ca­paz de ac­ce­der a es­te avan­ce cien­tí­fi­co, a tra­vés de la pul­pa den­tal.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Hoy exis­te otra fuen­te para ex­traer cé­lu­las ma­dre, más allá de la san­gre y el te­ji­do cor­dón um­bi­li­cal al na­cer. Gra­cias al avan­ce cien­tí­fi­co, exis­te la tec­no­lo­gía para ex­traer cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les des­de la pul­pa den­tal.

Es­te ti­po de cé­lu­las son ca­pa­ces de regenerar to­do ti­po de te­ji­dos, sien­do uti­li­za­das con gran po­ten­cia­li­dad en te­ra­pia regenerativa, cam­po don­de la me­di­ci­na ha lo­gra­do más avan­ces, ayu­dan­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas.

Si bien en el par­to –mo­men­to úni­co en la vi­da- es po­si­ble ob­te­ner es­te ti­po de cé­lu­las (me­sen­qui­ma- les) y ade­más las he­ma­to­po­yé­ti­cas, úti­les para tra­tar leu­ce­mia y otras pa­to­lo­gías a la san­gre, conservar las cé­lu­las ma­dre de los dien­tes es una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va.

Se­gún ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas (INE), la can­ti­dad de ni­ños en Chi­le re­pre­sen­tan apro­xi­ma­da­men­te el 20% de la po­bla­ción to­tal, unos 4 mi­llo­nes. Es­te seg­men­to tie­ne hoy la op­ción de apro­ve­char su eta­pa de den­ti­ción mix­ta -de los 6 a los 12 años- para guar­dar sus cé­lu­las ma­dre.

Mu­chos pa­dres no sa­ben que la pul­pa den­tal es ri­ca en cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les. Por ello, les de­ja­mos una se­rie de re­co­men­da­cio­nes y tips so­bre el te­ma que en­tre­ga Ale­jan­dro Gui­loff, Director Mé­di­co de Vi­da­cel, banco de cé­lu­las ma­dre:

¿Có­mo se ob­tie­nen las cé­lu­las ma­dre de los dien­tes?

Para ob­te­ner una pie­za den­tal, que per­mi­ta la ex­trac­ción de cé­lu­las ma­dre de su pul­pa, es ne­ce­sa­rio acu­dir a un mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en el área para que pue­da eva­luar y ex­traer de for­ma es­té­ril el dien­te. Des­pués, la mues­tra es tras­la­da­da a un banco de cé­lu­las ma­dre co­mo Vi­da­cel. Allí, es so­me­ti­da a es­tric­tos con­tro­les que cum­plen con las nor­mas in­ter­na­cio­na­les que per­mi­ten de­ter­mi­nar la ca­li­dad y can­ti­dad de la mues­tra ob­te­ni­da de cé­lu­las ma­dre de pul­pa den­tal. Lue­go de ser pro­ce­sa­da, la mues­tra es crio­pre­ser­va­da en ni­tró­geno lí­qui­do a -196°C, ase­gu­ran­do así su co­rrec­ta man­ten­ción y pro­tec­ción para su fu­tu­ro uso en tra­ta­mien­tos.

¿ Para qué sir­ven es­te ti­po de cé­lu­las de los dien­tes?

Son de uti­li­dad so­bre to­do para te­ra­pias en el área de la or­to­don­cia, ya que son ca­pa­ces de au­men­tar o regenerar rá­pi­da y efi­caz­men­te de te­ji­do óseo y la for­ma­ción de den­ti­na ( par­te in­ter­na del dien­te). Por ello, su uso es recomendado in­clu­so para ca­sos com­ple­jos don­de la au­sen­cia de hue­so di­fi­cul­ta la co­lo­ca­ción de im­plan­tes, en pa­cien­tes que su­fren de pe­riim­plan­ti­tis, en­fer­me­dad que pro­vo­ca la pér­di­da del hue­so, cuan­do es ne­ce­sa­rio regenerar el hue­so al­veo­lar o ele­var el seno ma­xi­lar.

¿ Sir­ven para tra­ta­mien­tos no li­ga­dos a pro­ble­mas den­ta­les?

Es­tas cé­lu­las han te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos en te­ra­pias de or­to­pe­dia y trau­ma­to­lo­gía, prin­ci­pal­men­te en el tra­ta­mien­to de le­sio­nes con­dra­les, le­sio­nes óseas, trau­ma ra­qui­me­du­lar en eta­pa crónica y pa­to­lo­gías ten­dí­neas. Ade­más, es­tá en investigación clí­ni­ca su uso en di­ver­sos tra­ta­mien- tos en me­di­ci­na regenerativa.

¿Qué ha­cer si ya se ca­ye­ron los dien­tes de le­che?

Si ya pa­só la eta­pa de den­ti­ción mix­ta de su hi­jo, aún es po­si­ble apro­ve­char es­ta fuen­te al mo­men­to de ex­traer las mue­las del jui­cio, que tam­bién con­tie­nen es­tas cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les ri­cas en pro­pie­da­des y be­ne­fi­cios. Al igual que en la eta­pa de caí­da de dien­tes, la ex­trac­ción de­be rea­li­zar­la un den­tis­ta y coor­di­nar con él el en­vío de la pie­za den­tal a un banco de cé­lu­las ma­dre.

¿ Cuál es la me­jor eta­pa de la vi­da para guar­dar cé­lu­las ma­dre?

Con el tiem­po, in­clu­so las cé­lu­las ma­dre su­fren por las agre­sio­nes am­bien­ta­les que en­ve­je­cen to­das nues­tras cé­lu­las. Al­ma­ce­nar las cé­lu­las ma­dre en un es­ta­do tem­prano per­mi­te con­ser­var­las en su me­jor ca­pa­ci­dad, por lo que mien­tras an­tes se ha­ga, me­jor.

PRO­FE­SIO­NA­LES DEL ÁREA su­gi­rie­ron ha­cer­lo lo más tem­pra­na­men­te po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.