Jo­sé San­tos Be­roí­za, la his­to­ria de un fu­si­la­do

III par­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

Jun­to con ha­ber lle­ga­do con vi­da y sin no­ve­dad con las ocho bal­sas que traía por el Bío Bío, una su­je­ta­da de la otra y bien aseguradas por fir­mes la­zos de cá­ña­mo. Hay que ver la ma­ña­na cu­bier­ta de es­car­cha; pa­ti­na­ban las rue­das de las ca­rre­tas con la ru­ma de me­tros de ma­de­ra pa­ra la es­ta­ción de tre­nes de San­ta Bár­ba­ra. En el atra­ca­de­ro del puen­te Qui­la­co, hu­bo que des­pe­dir la úl­ti­ma car­ga; pa­ra echár­se­las de a pie ha­cia el Al­to, ¡ Va­mos pier­nas que el cuer­po si­gue! Al bal­se­ro Jo­sé San­tos, se le vio pa­sar li­ge­ro, ca­si co­rrien­do por las an­gos­tas ve­re­das; lle­gan­do a la ca­lle Ro­sas, don­de de pa­so sa­lu­dó de ma­nos a don De­me­trio: “ói­ga­me us­te’ don San­to, (en voz ba­ja) hay que an­dar­se con cui­da­do ‘ñor, la co­sa se pu­so fea, la ca­mio­ne­ta de don Ju­dás an­da con unos pa­cos aca­rrean­do gen­te…”, la mi­ra­da dis­tan­te lo di­ce to­do; y des­vian­do el te­ma se des­pi­de. “Has­ta lue­go ca­ba­lle­ro, y re­cuer­de que mi pa­trón le quie­re com­prar esa ma­de­ra”; no se po­día ha­blar de cier­tas co­sas, el mie­do ya ha­bía tras­to­ca­do las ori­na­das ca­lle­jue­las, que dian­tre.

Una vez con­si­guie­ra le pa­ga­ran esas po­cas chau­chas por las tan­tas ca­rre­ta­das de ma­de­ra, uno de los afa­nes del bal­se­ro ha si­do siem­pre ir a pa­rar don­de do­ña Ma­ría Ber­me­jo; la com­pa­si­va ve­te­ra­na de la ca­lle Co­mer­cio, quien ofre­ce pen­sión y co­bi­jo al que via­ja y don­de no fal­ta el pla­to de co­mi­da ni la ca­ma don­de es­ti­rar los hue­sos. La puer­ta de la “Ca­pu­lli­to” co­mo lla­ma­ban a do­ña Ma­ría, ha­bía que to­car­la só­lo dos ve­ces, y así lo ha­cía cuan­do lle­ga­ba la Li­chi­ta; la ña­ña que aten­día la co­ci­na y que con tan­to ca­ri­ño y gra­cia re­ci­be a to­do aquel que pa­sa por es­te um­bral, más aun al pe­wen­che que pa­sa a sa­lu­dar; “Mar­ma­rri, lamn­gem San­to’, -Mar­ma­rri ña­ña Li­chi­ta, - ¿ Kme­le­kai­mi?, -May, ey­mi cay”; “-Bue­nas tar­des, her­mano, -Bue- nas tar­des her­ma­na ma­yor, - ¿ Có­mo es­tá? - Sí, tú có­mo es­tás, Ka­bey kme­le­kan. Yo es­toy bien…”. Y así con­ti­núa el an­ces­tral diá­lo­go por un pa­si­llo que cru­za una ga­le­ría de flo­res sil­ves­tres y do­més­ti­cas, más ade­lan­te la co­ci­na y a con­ti­nua­ción, las pie­zas. Dé­jen­me con­tar­le ami­go, no hay na­da co­mo la aten­ción de una mu­jer, y bien lo sa­bía don Jo­sé San­tos, quien ba­jo el bra­zo ce­lo­sa­men­te pro­te­gía al­gún en­ga­ñi­to pa­ra la due­ña de ca­sa, es­ta vez se tra­ta­ba de un car­tu­cho con pas­ti­llas del al­ma­cén de don Ga­jo, que en al­go en­dul­za­rían la vi­da a la do­ña.

La Ca­pu­lli­to, le sa­lu­da y de in­me­dia­to le po­ne al co­rrien­te de los acon­te­ci­mien­tos en el pue­blo; es­tá prohi­bi­do ha­blar de la Uni­dad Po­pu­lar, di­cen que los co­mu­nis­tas se an­dan co­mien­do las gua­guas, los mo­co­sos no se aso­man; hay ru­mo­res de que han pi­lla­do a unos fu­la­nos con ar­mas y to­do. Por ra­dio se dan los nom­bres de las per­so­nas que se de­ben pre­sen­tar an­te las au­to­ri­da­des, en­ton­ces, así era fá­cil sa­car­se a al­guien del ca­mino. Las fa­mi­lias pa­lo grue­so aplau­den el gol­pe, mien­tras la po­bla­ción co­rre tem­prano a abas­te­cer­se por­que han vuel­to las mer­ca­de­rías, pa­re­ce que en reali­dad nun­ca se ha­bían ido…; des­de ese en­ton­ces co­men­zó a im­pe­rar la ley de la acu­sa­ción; el mal­tra­to; el abu­so, co­mo si fue­ran unos con otros enemi­gos, cuan­do fue ayer na­da más que la gen­te se sa­lu­da­ba. - ¡Hay que ma­tar­los a to­dos es­tos sa­quea­do­res! - gri­ta­ban los tur­cos del ca­ra­jo des­de la otra es­qui­na. Eran las tres de la tar­de y en ca­sa de la Ca­pu­lli­to don Jo­sé San­tos era aten­di­do con un en­jun­dio­so cal­do de pa­tas de va­cuno, re­cien­ci­to se ha­bía sen­ta­do jun­to a la me­sa de co­ci­na pa­ra cu­cha­rear; cuan­do des­de la ca­lle, la es­tre­pi­to­sa fre­na­da de un vehícu­lo, un al­bo­ro­to de gri­tos, con fu­ria gol­pean la puer­ta y lue­go co­mo que la pa­tean; mien­tras un bo­rra­cho gri­ta­ba a to­do pul­món ¡Fi­del, Fi­del, aquí hay un co­mu­nis­ta es­con­di­do mi ca­bo! (con­ti­nua­rá)

Dé­jen­me con­tar­le ami­go, no hay na­da co­mo la aten­ción de una mu­jer, y bien lo sa­bía don Jo­sé San­tos, quien ba­jo el bra­zo ce­lo­sa­men­te pro­te­gía al­gún en­ga­ñi­to pa­ra la due­ña de ca­sa, es­ta vez se tra­ta­ba de un car­tu­cho con pas­ti­llas del al­ma­cén de don Ga­jo, que en al­go en­dul­za­rían la vi­da a la do­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.