El rol de Con­cep­ción en la In­de­pen­den­cia de Chi­le

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Car­los Iba­rra Re­bo­lle­do Aca­dé­mi­co de Pe­da­go­gía Me­dia en His­to­ria y Geo­gra­fía Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Cuan­do el 18 de sep­tiem­bre de 1810 se ins­ti­tu­yó la Pri­me­ra Jun­ta de Go­bierno en San­tia­go, la mis­ma que ju­ró leal­tad a Fer­nan­do VII, rey de Es­pa­ña que es­ta­ba de­te­ni­do en Va­le­nçay (Fran­cia) des­de 1808 por or­den de Na­po­león Bo­na­par­te (quien ha­bía in­va­di­do sue­lo his­pano), los pen­quis­tas, lea­les ser­vi­do­res del mo­nar­ca –has­ta en­ton­ces–, de­ci­die­ron apo­yar la mo­ción san­tia­gui­na: de­fen­de­rían los in­tere­ses del rey “has­ta con la úl­ti­ma go­ta de su san­gre” si fue­ra ne­ce­sa­rio. Lo que no mi­die­ron es que el eu­fe­mis­mo se vol­vió reali­dad po­co tiem­po des­pués.

Pe­ro hu­bo un gru­po de des­con­ten­tos que en­ca­be­zó la re­be­lión. La ins­tau­ra­ción del Pri­mer Con­gre­so en 1811 fue avi­so de ello: O’higgins, Mar­tí­nez de Ro­zas, fue­ron dos de los re­bel­des ( los más vi­si­bles) con­tra la Co­ro­na his­pa­na, a la que si­guió des­de San­tia­go el gol­pe de Es­ta­do de Jo­sé Mi­guel Ca­rre­ra y sus her­ma­nos. A 1813, la gue­rra ya se ha­bía ini­cia­do, y el nu­do Tal­cahuano- Con­cep­ción era un en­cla­ve vi­tal: aquí des­em­bar­ca­ron “los ser­vi­do­res del rey” (al de­cir de Fer­nan­do Cam­pos Ha­rriet), pro­ce­den­tes so­bre to­do de Chi­loé, Val­di­via, Li­ma y Es­pa­ña; y aquí tam­bién die­ron su vi­da los pre­cur­so­res de la Pa­tria.

La re­sis­ten­cia al nue­vo or­den y, en con­tra­par­te, la lu­cha por su ins­tau­ra­ción, fue­ron vi­sio­nes en­fren­ta­das, fi­nal­men­te, en el cam­po de ba­ta­lla.

De es­te mo­do, en­tre 1817 y 1818, ade­más de las in­fruc­tuo­sas ac­cio­nes de El Mo­rro de Tal­cahuano, co­mo una for­ma de in­su­flar áni­mo y con­so­li­dar el pro­ce­so que ya se avi­zo­ra­ba co­mo vic­to­rio­so, se or­de­nó en Mo­rri­llos de Pe­ra­les ( Tal­cahuano) y lue­go en la Pla­za de Ar­mas de Con­cep­ción de­cla­rar la In­de­pen­den­cia de Chi­le (1 de enero de 1818), pa­ra lue­go pro­cla­mar­la (es­to es, di­fun­dir pú­bli­ca­men­te su no­ti­cia) en Tal­ca y San­tia­go el 12 de fe­bre­ro de 1818 (fe­cha sim­bó­li­ca: con­me­mo­ra la fun­da­ción de San­tia­go. Aho­ra era la fun­da­ción de un nue­vo or­den).

La nue­va Re­pú­bli­ca de Chi­le, que se vio en pe­li­gro tras el desas­tre de Can­cha Ra­ya­da ( 1818), tu­vo una im­por­tan­te vic­to­ria en Mai­pú el 5 de abril de 1818, y Con­cep­ción se unió a esa ale­gría. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te pa­ra los pen­quis­tas la di­cha du­ra­ría po­co: la cruen­ta y lar­ga Gue­rra a Muer­te (1818-1832) ini­cia­ba su de­rro­te­ro de 18 años don­de los lea­les a la Co­ro­na bre­ga­rían por de­vol­ver es­tos te­rri­to­rios a Fer­nan­do VII. Por en­de, Con­cep­ción se vio li­bre só­lo tras la muer­te de lí­de­res rea­lis­tas co­mo Be­na­vi­des, Pi­có, Lan­ta­ño, Fe­rre­bú y los her­ma­nos Pin­chei­ra. Só­lo en­ton­ces lo he­cho por la Pa­tria co­bra­ba sen­ti­do en es­tas tie­rras de la an­ti­gua Ba­ja Fron­te­ra. Chi­le, aho­ra pa­ra los pen­quis­tas, ya era li­bre de ver­dad.

Con­cep­ción se vio li­bre só­lo tras la muer­te de lí­de­res rea­lis­tas co­mo Be­na­vi­des, Pi­có, Lan­ta­ño, Fe­rre­bú y los her­ma­nos Pin­chei­ra. Só­lo en­ton­ces lo he­cho por la Pa­tria co­bra­ba sen­ti­do en es­tas tie­rras de la an­ti­gua Ba­ja Fron­te­ra. Chi­le, aho­ra pa­ra los pen­quis­tas, ya era li­bre de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.