Ca­rre­ra pre­si­den­cial con re­le­vo re­gio­nal

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

El ma­ni­fies­to in­te­rés de la au­dien­cia por pre­sen­ciar la prue­ba olím­pi­ca de los 200 me­tros pla­nos, es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la pre­sen­cia de Usain Bolt y las ex­pec­ta­ti­vas que se ge­ne­ran en torno a su ca­pa­ci­dad pa­ra rom­per su pro­pia mar­ca olím­pi­ca y mun­dial.

En la ca­rre­ra pre­si­den­cial del 2017, en Chi­le, ocu­rre al­go si­mi­lar, con la di­fe­ren­cia que exis­ten es­ca­sas ex­pec­ta­ti­vas en que, los po­ten­cia­les can­di­da­tos vi­si­bles pa­ra la so­cie­dad, pue­dan de­cons­truir la es­truc­tu­ra del sis­te­ma so­cial y eco­nó­mi­co chi­leno, pa­ra dar pa­so a una so­cie­dad de opor­tu­ni­da­des, más jus­ta, pe­ro ba­sa­da en los prin­ci­pios bá­si­cos de la li­bre ini­cia­ti­va in­di­vi­dual y la li­bre com­pe­ten­cia.

El go­bierno de ex­ce­len­cia, im­pul­sa­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, co­me­tió el error his­tó­ri­co de sus­ten­tar el cam­bio de es­ti­lo de go­bierno en una ló­gi­ca ex­clu­si­va (“con los me­jo­res…”), en lu­gar de su­mar vo­lun­ta­des y ca­pa­ci­da­des pa­ra li­de­rar un pro­ce­so de cam­bio en una ló­gi­ca in­clu­si­va (“con to­dos y ca­da uno…”)

El go­bierno ciu­da­dano de la ac­tual coa­li­ción de go­bierno, co­me­tió el error his­tó­ri­co de sus­ten­tar las re­for­mas en una ló­gi­ca ex­clu­si­va (“en con­tra de…”), en lu­gar de su­mar vo­lun­ta­des y ca­pa­ci­da­des pa­ra li­de­rar un pro­ce­so de cam­bio en una ló­gi­ca in­clu­si­va (“su­man­do vo­lun­ta­des pa­ra…”).

A la luz de la pró­xi­ma elec­ción pre­si­den­cial, ¿im­por­ta el per­fil del can­di­da­to pa­ra di­ri­gir los des­ti­nos del país y de sus re­gio­nes? Las en­cues­tas mues­tran que, pa­ra la ma­yo­ría de la po­bla­ción, la es­truc­tu­ra ac­tual del sis­te­ma so­cial y eco­nó­mi­co tie­ne una iner­cia, de una mag­ni­tud tal, que se ha­ce in­via­ble el tra­tar de mo­di­fi­car­la y, el que ose in­ten­tar­lo, ten­drá co­mo re­sul­ta­do la mul­ti­pli­ca­ción de la po­bre­za (i.e. el uso de la re­tro­ex­ca­va­do­ra). Es por ello que, ba­jo di­cha ló­gi­ca, es irre­le­van­te quien con­duz­ca los des­ti­nos del país. La so­cie­dad de opor­tu­ni­da­des y la jus­ta dis­tri­bu­ción del in­gre­so, es un es­pe­jis­mo so­cial. En es­te es­ce­na­rio, no exis­te in­cen­ti­vo elec­to­ral en la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na vo­lun­ta­ria y, la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na obli­ga­to­ria, só­lo con­tri­bu­ye al agru­pa­mien­to de las vi­sio­nes po­lí­ti­cas en gran­des blo­ques.

Sin em­bar­go, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, la his­to­ria de Chi­le ha de­mos­tra­do que, en la al­ter­nan­cia del per­fil des­cen­tra­li­za­dor del can­di­da­to, es­tá el ca­mino ha­cia el de­sa­rro­llo. Es de­cir, he­mos fra­ca­sa­do en los 200 me­tros pla­nos, pe­ro te­ne­mos una his­to­ria de lo­gros y avan­ces en la pos­ta de 4x200, don­de los go­bier­nos con ses­go des­cen­tra­li­za­dor han mar­ca­do la di­fe­ren­cia. ¿Es­ta­rán los tiem­pos pa­ra que el “tes­ti­go” lo re­co­ja un can­di­da­to pro­ve­nien­te de al­gu­na de las re­gio­nes del país?

El go­bierno de ex­ce­len­cia, im­pul­sa­do por la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior, co­me­tió el error his­tó­ri­co de sus­ten­tar el cam­bio de es­ti­lo de go­bierno en una ló­gi­ca ex­clu­si­va (“con los me­jo­res…”), en lu­gar de su­mar vo­lun­ta­des y ca­pa­ci­da­des pa­ra li­de­rar un pro­ce­so de cam­bio en una ló­gi­ca in­clu­si­va (“con to­dos y ca­da uno…”)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.