Ta­xi, uber o pi­lo­to de­sig­na­do, pe­ro no sea irres­pon­sa­ble

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Sea un ejem­plo pa­ra sus hi­jos, pa­ra sus her­ma­nos o pa­ra la so­cie­dad. Es­te 18 si se sir­ve un va­so de al­cohol, sim­ple­men­te no ma­ne­je. Si lo ha­ce, sim­ple­men­te su ac­ti­tud per­so­nal no sir­ve pa­ra na­die, lo trans­for­ma en una ver­güen­za pa­ra to­dos y hay una al­ta po­si­bi­li­dad que ma­te a al­guien o mue­ra us­ted mis­mo ¿cuán­to ama su vi­da y a los su­yos?

Los ac­ci­den­tes es­tán a la or­den del día. Ayer, sin ir más le­jos y sin pre­sen­cia de al­cohol, una mo­to­ris­ta fue co­li­sio­na­da a pa­sos del cen­tro, hu­bo dos ac­ci­den­tes vehi­cu­la­res, dos ca­mio­nes im­pac­ta­ron por al­can­ce en la ave­ni­da las In­dus­trias y un bus se in­cen­dió por com­ple­to. Ese es un día nor­mal. Aho­ra bien, ima­gí­ne­se esa mis­ma si­tua­ción, con una ma­sa de con­duc­to­res ba­jo la in­fluen­cia del al­cohol. Cla­ra­men­te, el ni­vel de ries­go au­men­ta con­si­de­ra­ble­men­te.

Aun­que las au­to­ri­da­des, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, Bom­be­ros, Ca­ra­bi­ne­ros o quien sea que sal­ga a lla­mar a la pre­ven­ción, siem­pre ha­brá irres­pon­sa­bles, dis­pues­tos a arries­gar su vi­da, la de sus fa­mi­lias o per­so­nas inocen­tes, por cul­pa de ma­ne­jar en es­ta­do de ebrie­dad. Se han en­du­re­ci­do con­si­de­ra­ble­men­te las pe­nas a tra­vés de la Ley Emi­lia, pe­ro so­mos una so­cie­dad in­ca­paz de dis­cer­nir y se­gui­mos fa­llan­do en lo mis­mo.

Na­die le es­tá pi­dien­do que no be­ba. Es 18 y la tra­di­ción prác­ti­ca­men­te es te­ner la li­cen­cia de in­clu­so pa­sar­se de co­pas, pe­ro el lla­ma­do es a no co­me­ter la san­dez de creer­se su­per­hom­bre y ju­gar con lo más va­lio­so que tie­ne la exis­ten­cia so­bre la tie­rra: la vi­da.

El año pa­sa­do a ni­vel na­cio­nal, 32 per­so­nas per­die­ron la vi­da a cau­sa de ac­ci­den­tes de trán­si­to du­ran­te la ce­le­bra­ción de Fies­tas Pa­trias. Do­ce de ellos, eran pea­to­nes. El to­tal de la ci­fra es el do­ble a los muer­tos du­ran­te el te­rre­mo­to en el nor­te del país en sep­tiem­bre de 2015.

Asi­mis­mo, si­guien­do con las ma­gras ci­fras, más de mil al­co­test die­ron po­si­ti­vo.

Pa­ra ser un país desa­rro­lla­do, no só­lo bas­ta te­ner un es­ta­do de de­re­cho só­li­do eco­nó­mi­ca­men­te, con un in­gre­so per cá­pi­ta que en­tre­gue dig­ni­dad a to­dos sus ha­bi­tan­tes, que ten­ga me­jor ac­ce­so a la edu­ca­ción, la sa­lud o la vi­vien­da, tam­bién pa­sa por que su po­bla­ción sea ca­paz de cum­plir con los de­be­res que la ley y la éti­ca ne­ce­si­tan. Qué es peor, un po­lí­ti­co co­rrup­to o un ciu­da­dano irres­pon­sa­ble que le qui­ta la vi­da a otro. Pón­ga­lo en la ba­lan­za. Mu­chos hoy se que­jan del sis­te­ma y el com­por­ta­mien­to ne­fas­to de mu­chos ho­no­ra­bles y au­to­ri­da­des fren­te a las irre­gu­la­ri­da­des, pe­ro a la ho­ra que us­ted de­be cum­plir con sus de­be­res por vi­vir en es­te te­rri­to­rio, ¿es ca­paz de obe­de­cer es­ta nor­ma­ti­va?

Sea un ejem­plo pa­ra sus hi­jos, pa­ra sus her­ma­nos o pa­ra la so­cie­dad. Es­te 18 si se sir­ve un va­so de al­cohol, sim­ple­men­te no ma­ne­je. Si lo ha­ce, sim­ple­men­te su ac­ti­tud per­so­nal no sir­ve pa­ra na­die, lo trans­for­ma en una ver­güen­za pa­ra to­dos y hay una al­ta po­si­bi­li­dad que ma­te a al­guien o mue­ra us­ted mis­mo ¿cuán­to ama su vi­da y a los su­yos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.