Ca­ba­llos y ca­ba­lle­ros: en bus­ca de la iden­ti­dad ecues­tre de Los Án­ge­les

A tra­vés de la ins­ta­la­ción de si­lue­tas de equi­nos, la Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral quie­re dar­le un nue­vo ai­re a la ca­pi­tal de la pro­vin­cia de Bío Bío.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

La Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral de Los Án­ge­les ha ve­ni­do rea­li­zan­do -des­de su crea­ción-, ha­ce va­rios años, di­ver­sos even­tos cul­tu­ra­les re­la­cio­na­dos con el ar­te. Sin em­bar­go, con­si­de­ran que otras vi­sio­nes cul­tu­ra­les de la co­mar­ca que­da­ban fue­ra de una vi­sión an­tro­po­ló­gi­ca/cul­tu­ral, por lo que vol­vie­ron su mi­ra­da al mun­do re­la­cio­na­do con el ca­ba­llo, en cuan­to es­ta zo­na es ri­ca en ex­pre­sio­nes equi­nas co­mo por ejem­plo los co­rra­le­ros, cul­to­res de po­lo, en­du­ro, cria­do­res, equi­ta­ción, en­tre otros.

Por es­ta ra­zón, or­ga­ni­za­ron tres ca­bal­ga­tas en años an­te­rio­res, jun­to a los re­pre­sen­tan­tes del mun­do ecues­tre. En ella se es­ta­ble­ció un pro­to­co­lo que de­cla­ra a Los Án­ge­les co­mo la “ciu­dad de ca­ba­llos y ca­ba­lle­ros”, con re­pre­sen­tan­tes de di­cho mun­do, au­to­ri­da­des, y ha­bi­tan­tes de nues­tra di­ver­si­dad cul­tu­ral.

En la úl­ti­ma par­ti­ci­pó don Sa­muel Can­dia Can­dia, co­no­ci­do co­mo el “Ji­ne­te Pe­re­grino”, por su via­je a Ro­ma en la dé­ca­da pa­sa­da pa­ra agra­de­cer­le al San­to Pa­dre su in­ter­me­dia­ción que evi­tó el con­flic­to bé­li­co con Ar­gen­ti­na, en la dé­ca­da de 1980.

HIS­TO­RIA ECUES­TRE CHI­LE­NA

Al es­tu­diar la his­to­ria, nos en­con­tra­mos que an­te­ce­den­tes real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vos que se­ña­la la re­vis­ta de la Fe­de­ra­ción de Cria­do­res de Ca­ba­llos Chi­le­nos, co­mo los que se re­la­tan a con­ti­nua­ción.

Los orí­ge­nes del ca­ba­llo chi­leno se re­mon­ta­rían a 1542, cuan­do el con­quis­ta­dor, don Pe­dro de Val­di­via, in­tro­du­jo en su ex­pe­di­ción des­de el Vi­rrei­na­to del Pe­rú los pri­me­ros ejem­pla­res pro­ve­nien­tes del Va­lle de Char­cas y otros pos­te­rior­men­te.

Fue en es­ta zo­na don­de el To­qui Lau­ta­ro, des­pués de seis años en cau­ti­ve­rio, se apo­de­ró de ca­ba­llos de don Pe­dro de Val­di­via y los lle­vó ha­cia Al­to Bío Bío, pa­ra en­se­ñar­les a sus her­ma­nos mapuches su ma­ne­jo y uti­li­dad, y con es­to cam­biar sus­tan­cial­men­te el de­sa­rro­llo de la Gue­rra de Arau­co, que se li­bra­ba por la con­quis­ta es­pa­ño­la de la zo­na sur de Chi­le.

De es­ta zo­na son per­so­na­jes co­mo el coronel Al­ber­to La­rra­gui­bel mon­tan­do su ca­ba­llo “Hua­so”, quien ha­ce más de cin­cuen­ta años rom­pió el ré­cord mun­dial de sal­to con una al­tu­ra de 2.47 me­tros, mar­ca que aún no ha si­do su­pe­ra­da; don Es­ta­nis­lao An­gui­ta, cria­dor de ca­ba­llos chi­le­nos en es­ta zo­na, con fuer­tes ex­po­nen­tes equi­nos de re­co­no­ci­da tra­yec­to­ria y pa­dre de una vas­ta es­tir­pe. Hoy día, di­ver­sos ex­po­nen­tes, con­ti­nua­do­res de la obra de don Es­ta­nis­lao, si­guen la sen­da de es­te “se­ñor de los ca­ba­llos”, de fa­ma na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

PRO­YEC­TO

Hoy, la Cor­po­ra­ción Cul­tu­ral de Los Án­ge­les cree ha­ber con­tri­bui­do a dar­le iden­ti­dad a la co­mu­na en torno a es­te man­da­to pa­ra así cum­plir en par­te con el man­da­to fun­da­cio­nal de nues­tra ciu­dad. Así co­mo exis­ten di­ver­sas ex­pre­sio­nes es­cul­tó­ri­cas de dis­tin­ta na­tu­ra­le­za en el país, co­mo por ejem­plo la del Ove­je­ro en Pun­ta Arenas, la del To­ro en Osorno y tan­tas otras en lo lar­go de nues­tra geo­gra­fía.

Por ello pos­tu­la­ron el año 2015 a un Pro­yec­to FNDR pa­ra ins­ta­lar en la ciu­dad si­lue­tas del ca­ba­llo chi­leno, que les fue ad­ju­di­ca­da y que ma­te­ria­li­za­ron el pre­sen­te año. Di­cho pro­yec­to con­sis­tió bá­si­ca­men­te en ins­ta­lar en cin­co pun­tos de la ciu­dad si­lue­tas do­bles del ca­ba­llo, que son las que el pú­bli­co an­ge­lino pue­de ob­ser­var en dis­tin­tos lu­ga­res: en Pai­llihue, en la ave­ni­da Fran­cis­co En­ci­na, ca­si en la in­ter­sec­ción con Las In­dus­trias; en Sor Vi­cen­ta, en la es­qui­na de Al­ma­gro con Vi­lla­grán; en Las Aza­leas al lle­gar a Orom­pe­llo; en Ri­car­do Vi­cu­ña, al lle­gar a la ave­ni­da Los Án­ge­les; y en Vi­cu­ña Mac­ken­na con Al­cá­zar.

Ello fue po­si­ble por el apo­yo de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes, a to­dos los cua­les les agradecen.

Por úl­ti­mo, creen que con es­tas si­lue­tas han avan­za­do no só­lo en ha­ber con­tri­bui­do a una ma­yor iden­ti­dad de la co­mar­ca, sino que tam­bién a su her­mo­sea­mien­to y sen­ti­do de per­te­nen­cia, que de­ben se­guir po­ten­cian­do, co­mo por ejem­plo de un mu­seo que re­fle­je lo que los dis­tin­tos cul­to­res de los di­ver­sos ám­bi­tos efec­túan con el queha­cer con los ca­ba­llos, que com­ple­men­te las dis­tin­tas mi­ra­das cul­tu­ra­les de la co­mu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.