Dul­ce pa­tria

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Se­bas­tian Drey­fus Vo­ce­ro Vo­ces Católicas

En es­te Mes de la Pa­tria nos vol­ve­mos a re­en­con­trar con nues­tras tra­di­cio­nes, nues­tros va­lo­res y nues­tra iden­ti­dad. Por al­gu­nos días to­dos nos sen­ti­mos más chi­le­nos que cual­quier otro ras­go que nos pue­da di­fe­ren­ciar. Nues­tro himno nacional re­sue­na en nues­tros oí­dos y co­ra­zo­nes más fuer­te que nun­ca con esa ma­ra­vi­llo­sa es­tro­fa que di­ce “Dul­ce Pa­tria, re­ci­be los vo­tos con que Chi­le en tus aras ju­ró. Que o la tum­ba se­rá de los li­bres o el asi­lo con­tra la opre­sión”.

Es­ta co­pia fe­liz del Edén, con sus ma­jes­tuo­sas mon­ta­ñas y ese mar que tran­qui­lo las ba­ña, es el te­so­ro que nos re­ga­ló el Se­ñor. Sin em­bar­go, hoy se ha ins­ta­la­do una sen­sa­ción cre­cien­te y ex­ten­di­da de in­cer­ti­dum­bre, ne­ga­ti­vi­dad y des­en­cuen­tro to­tal­men­te opues­ta al sa­bor de la dul­ce pa­tria.

De pron­to pa­re­cie­ra ser que to­do es­tá mal, que el del fren­te es­tá equi­vo­ca­do. Se per­ci­be una in­ca­pa­ci­dad pa­ra re­co­no­cer los apor­tes de otros, las bue­nas obras, los lo­gros, sim­ple­men­te por­que son de otro co­lor. Nos per­mi­ti­mos re­vi­sar de ma­ne­ra crí­ti­ca el dis­cer­nir y ac­tuar de nues­tras au­to­ri­da­des pre­té­ri­tas apli­can­do las ló­gi­cas ac­tua­les.

Pa­re­cie­ra que he­mos vuel­to a la ado­les­cen­cia co­mo na­ción, des­pre­cian­do la sa­bi­du­ría y la ex­pe­rien­cia de nues­tros an­cia­nos, in­ca­pa­ces de asu­mir nues­tra his­to­ria y dar un pa­so se­gu­ro a la ma­du­rez co­mo na­ción.

Cuan­do so­mos ado­les­cen­tes, mi­ra­mos a nues­tros pa­dres con un de­jo de re­bel­día. Ya no son in­ven­ci­bles, per­fec­tos y om­ni­pre­sen­tes. Tie­nen fa­llas, co­me­ten erro­res, fi­nal­men­te son igual que uno. Es más, cree­mos que no­so­tros so­mos me­jo­res que ellos por­que al me­nos so­mos au­tén­ti­cos. Y por lo tan­to, te­ne­mos derecho a exi­gir un lu­gar en nues­tra so­cie­dad pa­ra cum­plir nues­tros sue­ños.

Es­tá muy bien que ca­da uno quie­ra de­jar su mar­ca en la his­to­ria dán­do­le su im­pron­ta per­so­nal, pe­ro cons­truir la pa­tria es con­se­cuen­cia del es­fuer­zo de to­dos, de la in­clu­sión de to­dos. Aquí no hay es­pa­cio pa­ra los ca­pri­chos ado­les­cen­tes, pa­ra los ar­gu­men­tos fa­la­ces, pa­ra la im­po­si­ción de las sen­sa­cio­nes por so­bre las ver­da­des, pa­ra los de­re­chos sin de­be­res, pa­ra las li­ber­ta­des ab­so­lu­tas ne­gan­do o so­bre­pa­san­do las del pró­ji­mo.

De­cía un san­to sa­cer­do­te ale­mán: “quien tie­ne una mi­sión ha de cum­plir­la, aun­que con­duz­ca al abis­mo más pro­fun­do y os­cu­ro, aun­que un sal­to mor­tal si­ga a otro”.

Hoy nues­tra pa­tria ne­ce­si­ta de hom­bres, de gran­des hom­bres que es­tén a la al­tu­ra del desafío mo­ral y ma­te­rial que sig­ni­fi­ca re­co­no­cer, res­ca­tar y pre­ser­var to­do lo bueno que se ha al­can­za­do, y por otra par­te ver, juz­gar y ac­tuar res­pec­to a to­do lo que es ne­ce­sa­rio co­rre­gir e in­cor­po­rar pa­ra trans­for­mar a nues­tra pa­tria en el bi­cen­te­na­rio adul­to que de­be ser.

Pa­ra ter­mi­nar, es­co­jo al­gu­nas pa­la­bras que el pa­pa Fran­cis­co le ex­ten­dió al pre­si­den­te de Ar­gen­ti­na en la ce­le­bra­ción de su bi­cen­te­na­rio: “que Dios con­ce­da a to­dos los ar­gen­ti­nos co­pio­sos do­nes de su mi­se­ri­cor­dia que les ayu­den a avan­zar con­ti­nua­men­te en la bús­que­da del bien co­mún, la re­con­ci­lia­ción y la fra­ter­ni­dad”. Me pa­re­ce que es­tas tres ac­ti­tu­des son fun­da­men­ta­les pa­ra que avan­ce­mos de ma­ne­ra se­gu­ra, per­ma­nen­te y cohe­sio­na­da ha­cia el ideal de la dul­ce pa­tria.

Es­tá muy bien que ca­da uno quie­ra de­jar su mar­ca en la his­to­ria dán­do­le su im­pron­ta per­so­nal, pe­ro cons­truir la pa­tria es con­se­cuen­cia del es­fuer­zo de to­dos, de la in­clu­sión de to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.