Dipu­tados y los fon­dos de pen­sio­nes (par­te I)

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­dri­go Valenzuela Cer­da

Des­pués de leer en su dia­rio la co­lum­na de los se­ño­res dipu­tados por la pro­vin­cia y es­cu­char la dis­cu­sión acer­ca de las ju­bi­la­cio­nes y los fon­dos de pen­sio­nes, creo fun­da­men­tal ser pre­ci­sos y pro­po­si­ti­vos fren­te a un te­ma tan tras­cen­den­te y que afec­ta a to­da la co­mu­ni­dad.

No es mi pro­pó­si­to ha­cer una de­fen­sa del sis­te­ma, el que creo que sí re­quie­re im­por­tan­tes mo­di­fi­ca­cio­nes, sino plan­tear y ana­li­zar ob­je­ti- va­men­te, sin la de­ma­go­gia tan usa­da pa­ra ob­te­ner al­gún ti­po de be­ne­fi­cio par­ti­cu­lar, es­pe­cial­men­te en­tre el sec­tor po­lí­ti­co an­tes de las elec­cio­nes.

Só­lo pa­ra acla­rar con­cep­tos, las AFP, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, son ad­mi­nis­tra­do­ras de los re­cur­sos re­ci­bi­dos de los tra­ba­ja­do­res, los que son in­ver­ti­dos bus­can­do la me­jor ren­ta­bi­li­dad pa­ra esos aho­rros, los que pos­te­rior­men­te, bajo di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des, tam­bién re­vi­sa­bles y me­jo­ra­bles, asig­nan una pen­sión de por vi­da al tra­ba­ja­dor ju­bi­la­do.

Las in­ver­sio­nes pue­den ser en em­pre­sas na­cio­na­les o ex­tran­je­ras, de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes. Co­mo el mon­to aho­rra­do es muy al­to 180 mil mi­llo­nes de dó­la­res acu­mu­la­dos a la fe­cha, es ne­ce­sa­rio sa­lir del país aun­que no le gus­te a al­gu­nos par­la­men­ta­rios, o se pre­ten­de que los fon­dos de los tra­ba­ja­do­res pa­sen a fi­nan­ciar em­pre­sas del Es­ta­do, co­mo Co­del­co ( hoy sin un pu­to pe­so) o fi­nan­cie a Fe­rro­ca­rri­les del Es­ta­do, o se ha­gan car­go del Tran­san­tia­go (ab­so­lu­ta­men­te que­bra­do). Y por úl­ti­mo, con­cen­trar tal can­ti­dad de re­cur­sos en un mer­ca­do re­du­ci­do co­mo el in­terno re­dun­da­ría en me­no­res ren­ta­bi­li­da­des y con­cen­trar aún más la ri­que­za in­ter­na. Por eso de­ben sa­lir e in­ver­tir afue­ra.

En lo per­so­nal pre­fie­ro que es­tos re­cur­sos los ma­ne­jen em­pre­sas par- ti­cu­la­res, que es­tén bien re­gla­men­ta­das y re­gu­la­das por or­ga­nis­mos com­pe­ten­tes del Es­ta­do, a que los fon­dos sean ad­mi­nis­tra­dos di­rec­ta­men­te por la bu­ro­cra­cia es­ta­tal bajo la tu­te­la de los po­lí­ti­cos de turno. Se­ría in­tere­san­te sa­ber a qué mon­to as­cen­de­rían las co­mi­sio­nes de ad­mi­nis­tra­ción bajo la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.