Re­fle­xio­nes acer­ca de po­lí­ti­cas de in­fan­cia, educación cí­vi­ca y la al­ta ma­gis­tra­tu­ra chi­le­na

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA - Por: Jai­me Leigh­ton Es­pi­no­za Juez de Fa­mi­lia de Los Án­ge­les

En en­tre­vis­ta con­ce­di­da al sus­cri­to el 11 de agos­to pa­sa­do, el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, mi­nis­tro Hu­go Dol­mestch Urra, re­fi­rién­do­se a las po­lí­ti­cas de in­fan­cia, re­co­no­ció que han exis­ti­do bue­nas in­ten­cio­nes en cuan­to a su im­ple­men­ta­ción, pe­ro no se han po­di­do ma­te­ria­li­zar por fal­ta de re­cur­sos.

Den­tro de ese con­tex­to se han plan­tea­do al­gu­nas so­lu­cio­nes a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, di­rec­to­ra del Ser­vi­cio Nacional de Me­no­res (Se­na­me) y pre­si­den­te de la Co­mi­sión Le­gis­la­ti­va del Se­na­do, con quie­nes sos­tu­vo una reunión in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal, idean­do un pro­yec­to de ley en re­la­ción a abor­dar la vic­ti­mi­za­ción de los me­no­res en ma­te­ria de Fa­mi­lia, pe­ro in­clu­yen­do el te­ma pe­nal-in­frac­cio­nal.

Con es­to se bus­ca, en de­fi­ni­ti­va, la ma­ne­ra de que ha­ya una re­la­ción di­rec­ta en la tra­mi­ta­ción y di­li­gen­cias en los tri­bu­na­les de Fa­mi­lia pa­ra que se tras­pa­sen a los de Ga­ran­tía, ci­tan­do, a ma­ne­ra de ejem­plo, que exis­ta una so­la de­cla­ra­ción, o co­mo má­xi­mo dos, evi­tan­do así que un ni­ño o ado­les­cen­te sea re­vic­ti­mi­za­do.

Res­pec­to a los pro­ce­di­mien­tos con­tra­ven­cio­na­les, de los que co­no­cen los tri­bu­na­les de Fa­mi­lia, la idea del Go­bierno es que ha­ya ma­yor co­la­bo­ra­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal, que in­clu­ya tras­pa­so de ex­pe­rien­cias en­tre los di­ver­sos or­ga­nis­mos in­vo­lu­cra­dos en el tra­ta­mien­to con me­no­res, con­tan­do con le­yes más es­tu­dia­das.

En es­te sen­ti­do, ma­ni­fies­ta no es­tar de acuer­do con la po­si­bi­li­dad de una even­tual eli­mi­na­ción de es­te pro­ce­di­mien­to en es­tos juz­ga­dos pa­ra que sean los tri­bu­na­les de Ga­ran­tía y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co quie­nes se en­car­guen de lo me­ra­men­te de­lic­ti­vo, pe­ro sí de que exis­ta una re­edu­ca­ción de lo for­ma­ti­vo-va­ló­ri­co de ni­ños y ado­les­cen­tes, des­in­cen­ti­van­do el ca­da vez ma­yor ape­go a lo ma­te­rial y re­en­cau­zán­do­los en lo hu­ma­nis­mo-es­pi­ri­tual.

En cuan­to al Se­na­me, el al­to dig­na­ta­rio plan­teó un nue­vo sis­te­ma de pro­tec­ción den­tro del Po­der Ju­di­cial, co­la­bo­ran­do con ideas pa­ra con­fec­cio­nar un plan es­truc­tu­ra­do, es­pe­cial­men­te en las di­rec­tri­ces pa­ra los ho­ga­res de aco­gi­da. En su res­truc­tu­ra­ción, de la ma­yor im­por­tan­cia le ha pa­re­ci­do que su di­rec­to­ra le ha­ya pe­di­do que el Po­der Ju­di­cial co­la­bo­re con ideas pa­ra im­ple­men­tar un plan, re­vi­sán­do­se si se re­quie­re de una ley o res­truc­tu­ra­ción or­gá­ni­ca de di­cho or­ga­nis­mo.

Igual­men­te, con­si­de­ra de la má­xi­ma im­por­tan­cia que el Go­bierno ha­ya pro­mul­ga­do un Plan de For­ma­ción Ciu­da­da­na. Al res­pec­to, y en lo que al Po­der Ju­di­cial se re­fie­re, exis­te un con­ve­nio con la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca pa­ra la im­ple­men­ta­ción de cla­ses pa­ra los jó­ve­nes, con­si­de­ran­do que exis­te apa­tía de gran par­te de es­tos en la par­ti­ci­pa­ción de la co­sa pú­bli­ca, coin­ci­dien­do en que, efec­ti­va­men­te, la fal­ta de for­ma­ción cí­vi­ca con­du­ce a que ellos sean exi­gen­tes en sus de­re­chos, no es­tan­do cons­cien­tes, igual­men­te, del cum­pli­mien­to de de­be­res. In­clu­so des­ta­ca que un po­lí­ti­co ad­vir­tió el pe­li­gro que de ello po­dría de­ri­var en ellos, en que pa­ra los fu­tu­ros vo­tan­tes (en las elec­cio­nes que co­rres­pon­da) “los ele­gi­dos van a ca­re­cer de le­gi­ti­mi­dad”.

Por to­do lo men­cio­na­do, igual­men­te es­tá de acuer­do en que las cla­ses de Educación Cí­vi­ca in­clu­yan las de for­ma­ción pa­ra el ho­gar, con el res­ca­te de va­lo­res que se es­tán per­dien­do, co­mo el res­pe­to a los pa­dres, o el sim­ple he­cho de asis­tir a cla­ses.

De otro la­do, coin­ci­de en la fal­ta de cen­tros es­pe­cia­li­za­dos pa­ra reha­bi­li­tar y res­ca­tar a ni­ños y ado­les­cen­tes del fla­ge­lo de las dro­gas, al­cohol o con pa­to­lo­gías psi­quiá­tri­cas que re­quie­ren de aten­ción es­pe­cia­li­za­da.

En es­te ca­so, el Po­der Ju­di­cial, co­mo otro apor­te, ha es­ta­do por in­cen­ti­var y tra­tar de plas­mar al­gu­nas ini­cia­ti­vas pa­ra los ado­les­cen­tes, co­mo es el apli­car li­nea­mien­tos del TTD ( Tri­bu­nal de Tra­ta­mien­to de Dro­gas), en la ac­tua­li­dad exis­ten­te ya en seis re­gio­nes, pues en Chi­le con adul­tos in­frac­to­res y adic­tos ha da­do bue­nos re­sul­ta­dos.

Des­ta­ca lo lo­gra­do en el pro­gra­ma de tra­ta­mien­to de dro­gas im­pul­sa­do por los tri­bu­na­les de Ga­ran­tía, y que in­vo­lu­cra­rían a jue­ces, de­fen­so­res y fis­ca­les, pues al­gu­nos ma­gis­tra­dos, al acep­tar­lo y apli­car­lo, per­mi­ten sus­pen­der el pro­ce­di­mien­to de pro­ce­sos con in­frac­to­res adic­tos, con re­sul­ta­dos ha­la­güe­ños, acep­tan­do el so­me­ti­mien­to de es­tos a di­rec­tri­ces que, si bien el Po­der Ju­di­cial no ma­ne­ja, sí lo ha­ce el Pro­gra­ma Sen­da (Ser­vi­cio pa­ra la Pre­ven­ción y Reha­bi­li­ta­ción del Con­su­mo de Dro­gas y Al­cohol), con­tan­do con un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio pa­ra la reha­bi­li­ta­ción.

Así, al año de cum­plir­se las con­di­cio­nes que el juez es­ta­ble­ce, es­pe­cial­men­te en la apli­ca­ción de tra­ta­mien­tos an­ti­dro­gas, si es­tas no se cum­plen, se dic­ta la co­rres­pon­dien­te con­de­na, o al con­tra­rio, se ab­suel­ve al in­frac­tor, sin per­jui­cio de que la per­so­na que­de, en di­cho lap­so, bajo la su­je­ción ju­di­cial.

En un dis­cur­so pro­nun­cia­do en el mes de mar­zo de es­te año ya ma­ni­fes­ta­ba ser par­ti­da­rio de es­te pro­gra­ma, pe­ro el efec­to lo en­con­tra­ba muy li­mi­ta­do, pues re­sul­tan ser muy me­no­res los de­li­tos en los cua­les el pro­ce­di­mien­to pue­de sus­pen­der­se, de tal for­ma que el efec­to reha­bi­li­ta­dor, pe­nal­men­te, no re­vis­te de gran impacto, y el re­sul­ta­do del 83% de no reite­ra­ción de­lic­ti­va tam­bién po­dría re­sul­tar en­ga­ño­so.

Ade­más, pro­po­nía que di­cho pro­gra­ma se re­pli­ca­ra con los ado­les­cen­tes y me­no­res, pe­ro por pro­ble­mas con la le­gis­la­ción in­ter­na­cio­nal, ello no es po­si­ble, pues los me­no­res de­ben que­dar bajo la tu­te­la de los pa­dres y no de la ju­ris­dic­ción.

Por úl­ti­mo, con­si­de­ran­do que se avi­zo­ra una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal y co­mo re­sul­ta­do de acon­te­ci­mien­tos que han res­pon­sa­bi­li­za­do de­lic­ti­va­men­te a miem­bros de los otros dos po­de­res del Es­ta­do, acer­ca de la even­tua­li­dad de dis­cu­tir y re­vi­sar las atri­bu­cio­nes que le com­pe­ten a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y al Se­na­do en el nom­bra­mien­to de miem­bros de la Cor­te Su­pre­ma, de Ape­la­cio­nes y jue­ces, ma­ni­fies­ta no es­tar de acuer­do en la po­si­bi­li­dad de que en el Po­der Ju­di­cial exis­ta una co­mi­sión in­de­pen­dien­te que aco­me­ta es­ta la­bor pues, co­mo con­se­cuen­cia, se au­to­ge­ne­ra­rían los nom­bra­mien­tos, lo que im­pli­ca­ría des­co­no­cer el ori­gen de­mo­crá­ti­co en el sis­te­ma de nom­bra­mien­to de los ma­gis­tra­dos, lo cual aho­ra re­sul­ta sano, sien­do es­te uno de los me­jo- res in­di­ca­do­res de equilibrio en­tre los po­de­res del Es­ta­do, es­ti­man­do, ade­más, sano pa­ra el Po­der Ju­di­cial y el país que a tra­vés de la ro­ta­ción de miem­bros del Eje­cu­ti­vo y del Par­la­men­to exis­ta une ne­ce­sa­ria re­no­va­ción, de otro mo­do se­ría en el pro­pio Po­der Ju­di­cial don­de se pro­du­ci­rían es­tan­ca­mien­tos en los nom­bra­mien­tos y as­cen­sos de sus miem­bros.

So­bre lo plan­tea­do, y es­tan­do en ab­so­lu­to de acuer­do con el en­tre­vis­ta­do acer­ca de las po­lí­ti­cas de in­fan­cia, sal­vo ex­cep­cio­nes, ma­ni­fies­to mi preo­cu­pa­ción por el al­to gra­do de fal­ta de educación pa­ra el ho­gar y pre­pa­ra­ción cí­vi­ca de nues­tros ni­ños y jó­ve­nes, así co­mo la fal­ta de cen­tros es­pe­cia­li­za­dos pa­ra la reha­bi­li­ta­ción de es­tos pa­ra, aun­que sea, dis­mi­nuir el fla­ge­lo de las dro­gas, al­cohol y fal­ta de opor­tu­ni­da­des que ellos pa­de­cen.

So­bre el par­ti­cu­lar, reite­ro par­te de lo ya plan­tea­do en es­ta mis­ma co­lum­na el 14 de agos­to del año pa­sa­do, en que ade­más del te­ma cí­vi­co, de­be exis­tir una re­cu­pe­ra­ción de la educación in­te­gral pa­ra el ho­gar.

En el pri­me­ro, por cuan­to los pa­dres, en su ma­yo­ría, no se en­cuen­tran pre­pa­ra­dos pa­ra ello, y en mu­chos ca­sos no pue­den edu­car a sus hi­jos, de acuer­do con la ac­tual reali­dad so­cial que nos ro­dea, pues jun­to con el au­men­to de la jor­na­da la­bo­ral, pre­via­men­te, y sal­vo ex­cep­cio­nes, los pro­ge­ni­to­res no tie­nen ap­ti­tud ni ac­ti­tud pa­ra asu­mir una co­mu­ni­dad de vi­da que in­clu­ya a los hi­jos.

A mo­do de ejem­plo, me pa­re­ce insuficiente que en la Ley de Ma­tri­mo­nio Ci­vil, es­pe­cí­fi­ca­men­te en su ar­tícu­lo 10, den­tro de las di­li­gen­cias pa­ra su ce­le­bra­ción, bas­te con que el Ofi­cial del Re­gis­tro Ci­vil “les pro­por­cio­ne (a los con­tra­yen­tes), in­for­ma­ción su­fi­cien­te acer­ca de las fi­na­li­da­des del ma­tri­mo­nio, y de los de­re­chos y de­be­res re­cí­pro­cos que pro­du­ce”, así co­mo tam­po­co bas­ta con “co­mu­ni­car­les la exis­ten­cia de cur­sos de pre­pa­ra­ción pa­ra el ma­tri­mo­nio”.

Me­nos aún que los fu­tu­ros con­tra­yen­tes “po­drán exi­mir­se de es­tos cur­sos de co­mún acuer­do, de­cla­ran­do que co­no­cen su­fi­cien­te­men­te los de­be­res y de­re­chos del es­ta­do ma­tri­mo­nial”, pues ello, con las ex­cep­cio­nes que se dan, en la prác­ti­ca no se cum­ple, sien­do es­te uno de los te­mas a re­vi­sar, pues nues­tra so­cie­dad no es­tá aún pre­pa­ra­da pa­ra de­jar a los fu­tu­ros pa­dres de nues­tros ni­ños que di­chos co­no­ci­mien­tos sean vo­lun­ta­rios, y aun­que no exis­ta ma­tri­mo­nio, sino con­vi­ven­cia (si­tua­ción que va en au­men­to), na­cien­do ni­ños, y por en­de asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des con los mis­mos, no exis­ta al­gún me­ca­nis­mo pa­ra que di­chos de­be­res y de­re­chos sean co­no­ci­dos y obli­ga­to­rios; si no pue­de ser en el ho­gar, co­mo la reali­dad se can­sa de de­mos­trar­lo, en las au­las edu­ca­cio­na­les, de lo con­tra­rio los fla­ge­los la­ta­men­te co­men­ta­dos au­men­ta­rán irre­me­dia­ble­men­te.

EL MA­GIS­TRA­DO ADU­JO fal­ta de re­cur­sos en la im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas orien­ta­das a ve­lar por la in­fan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.