En ho­me­na­je a la hua­sa y al hua­so chi­leno

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Jo­sé Pé­rez Arria­ga­da Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

En la se­sión de la Cá­ma­ra de Dipu­tados ce­le­bra­da el pa­sa­do mar­tes 13 de sep­tiem­bre, en mi ca­li­dad de pre­si­den­te del Club de Ro­deo San Lo­ren­zo de la Pro­vin­cia del Bio­bío y je­fe de la ban­ca­da del Par­ti­do Ra­di­cal, ren­dí un sen­ti­do ho­me­na­je a nues­tras hua­sas y hua­sos chi­le­nos, cu­ya pre­sen­cia se ex­tien­de a lo lar­go y an­cho del país, y que por ge­ne­ra­cio­nes se han de­di­ca­do al cul­ti­vo y cui­da­do de la tie­rra pa­ra pro­du­cir ali­men­tos pa­ra sus fa­mi­lias y pa­ra el res­to de la so­cie­dad.

En las gra­de­rías nos acom­pa­ña­ban los in­vi­ta­dos es­pe­cia­les: la di­rec­ti­va de la Fe­de­ra­ción del Ro­deo Chi­leno, Fe­ro­chi, en­ca­be­za­da por su pre­si­den­te, don Cristian Mo­reno Be­na­ven­te; Cristian Lei­va, vi­ce­pre­si­den­te, jun­to al te­so­re­ro, se­cre­ta­rio y los di­rec­to­res de la Fe­de­ra­ción, y al­gu­nos pre­si­den­tes de clu­bes. Es por ello que se­ña­lé en mi dis­cur­so que allí es­ta­ban, en el Mes de la Pa­tria, los más ge­nui­nos re­pre­sen­tan­tes de nues­tro cam­po.

La his­to­ria del hua­so es lar­ga y her­mo­sa, y de per­ma­nen­te sa­cri­fi­co. Es­ta ima­gen, re­pre­sen­ta­da por el hom­bre a ca­ba­llo, pro­vino del ji­ne­te an­da­luz que se tras­la­dó a Amé­ri­ca con el pro­ce­so de la Con­quis­ta y la Co­lo­nia.

Así, el hua­so, hom­bre a ca­ba­llo, sín­te­sis de vir­tu­des na­cio­na­les: ágil, fuer­te, ab­ne­ga­do, de co­ra­zón abier­to, y ves­ti­do de una ma­ne­ra ele­gan­te y tan pro­pia, sur­gió en la zo­na cen­tral y po­co a po­co se fue for­man­do en las cos­tum­bres lo­ca­lis­tas y las le­yen­das he­re­di­ta­rias que se han ve­ni­do trans­mi­tien­do de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Des­de en­ton­ces, hom­bres y ca­ba­llos au­na­ron vo­lun­ta­des y avan­za­ron a lo lar­go y an­cho de nues­tro país aran­do la tie­rra, tri­llan­do el tri­go en las eras, arras­tran­do ca­rrua­jes por sen­de­ros ca­si in­tran­si­ta­bles. En el si­glo XVIII, el hua­so ya ha­bía ad­qui­ri­do los co­no­ci­mien­tos pa­ra cul­ti­var la tie­rra y el ma­ne­jo de la ga­na­de­ría, la­bo­res en las cua­les el hom­bre a ca­ba­llo ju­gó un rol pre­pon­de­ran­te.

La ga­na­de­ría au­men­ta­ba con­si­de­ra­ble­men­te y ca­da pri­ma­ve­ra, el 7 de oc­tu­bre, día de San Marcos, se reunía en la pla­za de Santiago el ga­na­do de los pas­ti­za­les de Apo­quin­do, Vi­ta­cu­ra, To­ba­la­ba, La Dehe­sa y de los con­tra­fuer­tes cor­di­lle­ra­nos pa­ra que ca­da pro­pie­ta­rio re­co­no­cie­ra y mar­ca­ra a fue­go las crías de sus va­cas. Así y allí na­ce el ro­deo de hoy en ese gran Santiago, es­ta ago­ta­do­ra jor­na­da ter­mi­na­ba en una gran fies­ta don­de los hua­sos ha­cían alar­de de sus pe­ri­cias y des­tre­zas so­bre los ca­ba­llos.

El ro­deo es la fies­ta del cam­po chi­leno y es el co­ra­zón que irra­dia las cul­tu­ras y tra­di­cio­nes de nues­tro cam­po.

La me­dia­lu­na no só­lo en­cie­rra ji­ne­tes, ca­ba­llos y no­vi­llos, sino una tra­di­ción chi­le­na don­de con­ver­gen cos­tum­bres, va­lo­res, ves­tua­rios y ob­je­tos que son ex­pre­sio­nes va­lio­sas del pa­tri­mo­nio vi­vo. El ro­deo man­tie­ne ofi­cios ta­les co­mo las can­to­ras de to­na­das y cue­cas, los arre­gla­do­res de ca­ba­llos, las cha­man­te­ras, las som­bre­re­rías, los es­pue­le­ros, los es­tri­be­ros, los mon­tu­re­ros y los pe­ti­ce­ros.

El amor de un hua­so por sus tra­di­cio­nes es al­go que tras­cien­de, ge­ne­rán­do­se una iden­ti­dad cul­tu­ral po­de­ro­sa que año a año re­pro­du­cen en es­tas fe­chas los mi­les de ni­ños que rea­li­zan co­lo­ri­dos des­fi­les en las pla­zas y ave­ni­das de nues­tros pue­blos y ciu­da­des, ame­ni­zan­do las ac­ti­vi­da­des de Fies­tas Pa­trias con nues­tra dan­za nacional “la cue­ca”.

El hua­so ama su cam­po, su fa­mi­lia, sus ca­ba­llos y sus ani­ma­les. Cui­da con es­me­ro su tie­rra y su gran pa­sión es el ro­deo, de­por­te de mul­ti- tu­des que no ne­ce­si­ta la pre­sen­cia de fuer­zas de or­den pa­ra ga­ran­ti­zar el res­pe­to y la se­gu­ri­dad al in­te­rior de la me­dia­lu­na. Es­to se de­be a que el hua­so es dis­ci­pli­na­do y res­pe­ta los re­gla­men­tos por­que des­de ni­ño, el hua­so su­po que so­bre el ca­ba­llo se hi­zo el ca­ba­lle­ro.

Hom­bres y mu­je­res de cam­po que en si­len­cio for­jan la paz de sus ho­ga­res con el pan y el tra­ba­jo de ca­da día. ¡ Vi­va Chi­le!

El hua­so ama su cam­po, su fa­mi­lia, sus ca­ba­llos y sus ani­ma­les. Cui­da con es­me­ro su tie­rra y su gran pa­sión es el ro­deo, de­por­te de mul­ti­tu­des que no ne­ce­si­ta la pre­sen­cia de fuer­zas de or­den pa­ra ga­ran­ti­zar el res­pe­to y la se­gu­ri­dad al in­te­rior de la me­dia­lu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.