Elec­cio­nes, po­lí­ti­ca y po­der

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

Vi­vi­mos en un país en que se rea­li­zan per­ma­nen­tes ac­tos elec­cio­na­rios en las más va­ria­das ac­ti­vi­da­des de la vi­da en so­cie­dad, y con ello, los di­fe­ren­tes can­di­da­tos tra­tan de con­ven­cer a los elec­to­res de ser los más de­mó­cra­tas, ho­nes­tos y trans­pa­ren­tes pa­ra el car­go que se pos­tu­lan.

Sin em­bar­go, es­tos atri­bu­tos, de los que se sue­le ha­cer ga­la por par­te de quie­nes bus­can el po­der, re­sul­tan a lo me­nos cues­tio­na­bles cuan­do se co­no­cen los an­te­ce­den­tes que en­som­bre­cen a va­rios.

Las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les son, en lo in­me­dia­to, las que in­ten­tan cap­tu­rar la aten­ción y la pre­fe­ren­cia de la ciu­da­da­nía, que de­be­rá pro­nun­ciar­se so­bre la re­no­va­ción de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les y ele­gir en­tre una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de can­di­da­tos, tan­to pa­ra al­cal­des co­mo a con­ce­ja­les.

En­tre ellos fi­gu­ran per­so­nas co­no­ci­das y con ex­pe­rien­cia, otros no tan­to, in­clu­so al­gu­nos prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos, co­mo no ser de un círcu­lo aco­ta­do de per­so­nas que bus­ca a tra­vés de la po­lí­tic ac­ce­der a una cuo­ta de po­der que les per­mi­ta par­ti­ci­par en la di­rec­ción de los des­ti­nos de una co­mu­ni­dad, que nun­ca pier­de las es­pe­ran­zas en quie­nes cree y en­tre­ga su con­fian­za.

La po­lí­ti­ca, in­he­ren­te a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, es la vía por la cual se lo­gra ob­te­ner el po­der po­lí­ti­co pa­ra in­fluir en el pen­sa­mien­to y en el ac­tuar de una so­cie­dad, pa­ra bien o pa­ra mal.

De ahí la im­por­tan­cia de que los elec­to­res pue­dan ca­li­brar con co­no­ci­mien­to y ob­je­ti­vi­dad las ca­pa­ci­da­des, de­di­ca­ción, ecua­ni­mi­dad, ca­li­dad hu­ma­na y mo­ral de los can­di­da­tos pa­ra el desem­pe­ño de una ac­ti­vi­dad tan im­por­tan­te pa­ra una co­mu­ni­dad que no es­pe­ra ser de­frau- da­da con pro­me­sas que, se sa­be de an­te­mano, no se po­drán cum­plir.

Más aún, cuan­do lo que más va­lo­ran las per­so­nas es la ho­nes­ti­dad, re­sul­ta que va­rios de los can­di­da­tos, tan­to a al­cal­des co­mo a con­ce­ja­les, es­tán acu­sa­dos o san­cio­na­dos por mal­ver­sa­ción de re­cur­sos pú­bli­cos, frau­des, cohe­cho, la­va­do de di­ne­ro, mo­ro­si­dad con las ins­ti­tu­cio­nes en las que es­tu­dia­ron.

En fin. ¿ Có­mo con­fiar en­ton­ces en que, con ese his­to­rial, es­tos can­di­da­tos ten­drán un desem­pe­ño ho­nes­to y trans­pa­ren­te en el ser­vi­cio pú­bli­co y en el uso de los re­cur­sos?

El po­der que la ciu­da­da­nía de­le­ga en quie­nes eli­je pa­ra que la re­pre­sen­te tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad que va más allá de un asun­to per­so­nal o par­ti­da­rio, ya que por el so­lo he­cho de ser elec­to me­dian­te el vo­to po­pu­lar, se trans­for­ma en un com­pro­mi­so y un de­ber con lo pú­bli­co, con el pa­tri­mo­nio ma­te­rial y éti­co de la so­cie­dad.

Una co­sa es el dis­cur­so de sa­nas pro­me­sas; otra co­sa es la cohe­ren­cia del dis­cur­so con las ac­cio­nes.

“Ser atraí­do por el po­der -ex­pre­só el pa­pa Fran­cis­co-, por la gran­de­za y por la vi­si­bi­li­dad es al­go trá­gi­ca­men­te hu­mano, y es una gran ten­ta­ción que bus­ca in­fil­trar­se por do­quier”.

Es a esa ten­ta­ción a la que la ciu­da­da­nía no de­be con­tri­buir al mo­men­to de ele­gir.

Con­cep­ción se vio li­bre só­lo tras la muer­te de lí­de­res rea­lis­tas co­mo Be­na­vi­des, Pi­có, Lan­ta­ño, Fe­rre­bú y los her­ma­nos Pin­chei­ra. Só­lo en­ton­ces lo he­cho por la Pa­tria co­bra­ba sen­ti­do en es­tas tie­rras de la an­ti­gua Ba­ja Fron­te­ra. Chi­le, aho­ra pa­ra los pen­quis­tas, ya era li­bre de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.