¿Qué ha­ce Ba­che­let en EE.UU.?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Su­sa­na Mal­co­rra, no es una mu­jer cual­quie­ra: tra­ba­ja­do­ra, pru­den­te en su ac­tuar, leal, con los ojos pues­tos en el fu­tu­ro. Una mu­jer re­ple­ta de ilu­sio­nes y por tan­to jo­ven, ac­ti­va, exi­to­sa.

Al­guien de­cía y con ra­zón, que la ju­ven­tud se co­no­cía en las ilu­sio­nes y la ve­jez en los re­cuer­dos. Su­sa­na Mal­co­rra, es en­ton­ces muy jo­ven.

Asu­mi­do Ma­cri la Pre­si­den­cia Ar­gen­ti­na, des­pués de un lar­go pe­rio­do en que una fa­mi­lia se en­tro­ni­zó en el po­der, ro­dea­da de tes­ta­fe­rros que le ma­ne­ja­ron millones de dó­la­res mal ha­bi­dos, (así lo di­ce la jus­ti­cia Ar­gen­ti­na), de­di­có sus pri­me­ros pa­sos a de­vol­ver Ar­gen­ti­na al mun­do. El he­cho de que su Ar­zo­bis­po de Bue­nos Ai­res, fue­se ele­gi­do Pa­pa, no bas­tó. Tam­po­co el Tan­go, eterno em­ba­ja­dor de su mú­si­ca ver­ná­cu­la. Ar­gen­ti­na, se ha­bía trans­for­ma­do en un país sin rum­bo, en que el mun­do en­te­ro, sal­vo Chá­vez y otros tres o cua­tros ilu­mi­na­dos de Amé­ri­ca, des­con­fió de su go­bierno y más que eso, de su ins­ti­tu­cio­na­li­dad co­mo Na­ción. La FAO, dan­do el ti­ro de gra­cia, de­cla­ra­ba que Chi­le su­pe­ra­ba a Ar­gen­ti­na co­mo ex­por­ta­dor de ali­men­tos. El otro­ra país que ali­men­tó a Eu­ro­pa des­pués de la 2° Gue­rra, se des­va­ne­cía en me­dio de quie­bres so­cia­les, ro­bos, mo­ti­nes sin­di­ca­les, to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que el des­pres­ti­gio su­pe­rara lo im­po­si­ble. Por ello, la res­pon­sa­bi­li­dad de Ma­cri, era tre­men­da. El fren­te ex­terno, es­ta­ba ca­si tan mal co­mo lo es­ta­ba el fren­te in­terno. Y apa­re­ce Su­sa­na Mal­co­rra y tí­mi­da­men­te al prin­ci­pio, fuer­te­men­te des­pués, de­cla­ra al mun­do su dis­po­si­ción de ser Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, el más al­to car­go in­ter­na­cio­nal de es­te pla­ne­ta. Ma­cri la ha­bía nom­bra­do Can­ci­ller y des­de ese car­go pro­cla­ma su can­di­da­tu­ra. ¿Y que ocu­rría con nues­tra Mi­che­lle que en al­gún mo­men­to ha­bía so­ña­do con lo mis­mo? Ella, que a los ojos de mu­chos se ha­bía lu­ci­do en es­ta fun­ción ONU Mu­jer, ex pre­si­den­ta y aho­ra nue­va­men­te go­ber­nan­te con el más al­to apo­yo co­no­ci­do en Amé­ri­ca La­ti­na, el car­go de Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de la ONU le ve­nía co­mo ani­llo al de­do. Por lo de­más, la Mal­co­rra, era una no­va­ta. Sin em­bar­go, ocu­rrie­ron dos co­sas. La pri­me­ra es que su país, Chi­le, co­men­za­ba a de­caer en ni­ve­les de tan alar­man­tes que se ac­cio­na­ban to­dos los fu­si­bles de la economía mun­dial. Chi­le, país ejem­plar, re­tro­ce­día. Co­men­za­ba a go­ber­nar la ca­lle y no la sa­bi­du­ría. La go­ber­nan­te, de­ja­ba ha­cer y más que eso, em­pu­ja­ba es­te re­tro­ce­so. La vie­ron le­ja­na en el pa­la­cio, ro­dea­da de per­so­nas que su coa­li­ción po­lí­ti­ca no tra­ga­ba. Chi­le, su país, co­men­za­ba a que­dar re­za­ga­do del mun­do. Se­gun­do, sus ha­bi­tan­tes, de­ses­pe­ra­dos, arran­ca­ron de su en­torno. Chi­na, po­de­ro­sa na­ción, ami­ga ín­ti­ma de Chi­le, en me­dio de es­ta cues­tión de na­cio­nes Uni­das, sa­ca la voz: “Nues­tra can­di­da­ta a la Se­cre­ta­ría de las Na­cio­nes Uni­das es Su­sa­na Mal­co­rra”. Fin de Ba­che­let. Se cerraba otra puer­ta, la que ella más desea­ba abier­ta. ¿Quién es res­pon­sa­ble de que Ar­gen­ti­na co­pe el pa­no­ra­ma mun­dial? Só­lo el va­lor de los tras­an­di­nos y na­da más. Pe­ro quien ce­rró la puer­ta de la ONU a Chi­le, fue la pro­pia Pre­si­den­ta, no hay otra per­so­na, ni otro or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble.

Quién ce­rró la puer­ta de la ONU a Chi­le, fue la pro­pia Pre­si­den­ta, no hay otra per­so­na, ni otro or­ga­nis­mo res­pon­sa­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.