Tam­bién hay ci­fras ne­gras

Tal pa­re­ce que la so­cie­dad tie­ne una pér­di­da de dis­cer­ni­mien­to y con­cien­cia de las con­se­cuen­cias que tie­ne con­du­cir en es­ta­do de ebrie­dad. No se res­pe­ta la ley, no hay em­pa­tía por los de­más y mu­cho me­nos, res­pon­sa­bi­li­dad por los se­res que­ri­dos que van a b

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

El fin de se­ma­na pa­sa­do hu­bo de to­do. Tal co­mo co­men­ta­mos ayer en es­te mis­mo es­pa­cio, la fe­cha, más allá de to­do, fue una ins­tan­cia ne­ce­sa­ria pa­ra ha­cer un al­to en las di­vi­sio­nes que son mar­ca­das en la ru­ti­na del año en dis­tin­tas ma­te­rias. Sin em­bar­go, al­go que por un la­do nos une, tam­bién nos ge­ne­ra si­tua­cio­nes la­men­ta­bles.

El úl­ti­mo ba­lan­ce de Ca­ra­bi­ne­ros in­for­mó que, du­ran­te el fin de se­ma­na, en el te­rri­to­rio na­cio­nal, 35 per­so­nas per­die­ron la vi­da en ac­ci­den­tes de trán­si­to. Jun­to con ello se de­tec­tó a más de 740 per­so­nas con­du­cien­do ba­jo los efec­tos del al­cohol.

Es­tas ci­fras son preo­cu­pan­tes, ya no por la can­ti­dad que se re­pi­te año a año, si no por la ba­ja re­le­van­cia que le to­ma la ciu­da­da­nía al te­ma.

Se han en­du­re­ci­do las pe­nas, se han au­men­ta­do las fis­ca­li­za­cio­nes po­li­cia­les en es­tos pe­rio­dos y san­cio­na­do a quie­nes son sor­pren­di­dos con al­cohol, pe­ro a nadie pa­re­ce im­por­tar­le.

Tal pa­re­ce que la so­cie­dad tie­ne una pér­di­da de dis­cer­ni­mien­to y con­cien­cia de las con­se­cuen­cias que tie­ne con­du­cir en es­ta­do de ebrie­dad. No se res­pe­ta la ley, no hay em­pa­tía por los de­más y mu­cho me­nos, res­pon­sa­bi­li­dad por los se­res que­ri­dos que van a bor­do de los au­to­mó­vi­les o que es­tán es­pe­ran­do en ca­sa. Mu­chos aun se creen sú­per hom­bres.

Si uno va a las cau­sas del he­cho que lle­va a las per­so­nas a be­ber en ex­ce­so, es­tas son di­fí­ci­les de en­con­trar. Pe­ro si uno in­ves­ti­ga un po­co se en­cuen­tra con da­tos dra­má­ti­cos.

Es­ta cul­tu­ra de con­su­mo de al­cohol se en­cuen­tra ins­ta­la­da en Amé­ri­ca La­ti­na e in­clu­so al­gu­nos ha­blan que es­tá a pun­to de con­ver­tir­se en un au­tén­ti­co problema de sa­lud pú­bli­ca.

Las es­ta­dís­ti­cas sos­tie­nen que en el con­ti­nen­te se con­su­me una me­dia de 8,4 li­tros de al­cohol, 2,2 más que el pro­me­dio mun­dial y ¿quién li­de­ra la ci­fra? Por su­pues­to, Chi­le con 9,6 li­tros de al­cohol pu­ro per cá­pi­ta al año. Una ver­güen­za.

Se­gún la OMS, el problema se da por­que el al­cohol llega a to­das par­tes, es de­cir, se han me­jo­ra­do las ca­de­nas de dis­tri­bu­ción, hay más es­ta­ble­ci­mien­tos y ofer­ta y, lo que no nos ex­tra­ña pa­ra na­da, es que exis­te una fuer­te pre­sión por par­te de la in­dus­tria por so­bre los go­bier­nos pa­ra que los pre­cios del al­cohol es­tén ba­jos y no ha­ya re­gu­la­cio­nes.

No hay so­lu­cio­nes al problema, ya no es un te­ma de nor­ma­ti­vas. La ley Emi­lia no le im­por­ta a los chi­le­nos. Qui­zás ha­ya que re­sig­nar­se y acep­tar que al ser un país pro­duc­tor de be­bi­das al­cohó­li­cas, es­to es par­te del ne­go­cio, pe­ro se­ría muy la­men­ta­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.