Dipu­tados y los fon­dos de pen­sio­nes (par­te II)

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­dri­go Va­len­zue­la Cer­da

No es­tá en dis­cu­sión, que por ca­da pe­so que un tra­ba­ja­dor co­ti­za en el sis­te­ma, al mo­men­to de ju­bi­lar el sis­te­ma le pa­sa dos co­ma cin­co. Es de­cir al pa­re­cer in­vir­tie­ron bien los re­cur­sos del co­ti­zan­te, pe­ro las ju­bi­la­cio­nes en pro­me­dio son ba­jas, ¿dón­de es­tán los pro­ble­mas?

Aho­ra va­mos al problema de las ba­jas pen­sio­nes. Se­gún in­for­ma­ción ob­te­ni­da de la Su­pe­rin­ten­den­cia de pen­sio­nes la can­ti­dad de afi­lia­dos a las AFP en ju­nio del 2016 son 10.109.250 per­so­nas, la mis­ma fuen­te di­ce que el to­tal de co­ti­zan­tes el mis­mo mes es de 5.177.277 per­so­nas, es de­cir la mi­tad de los fu­tu­ros ju­bi­la­dos es­tá co­ti­zan­do el res­to no y ob­via­men­te to­dos que­re­mos ju­bi­lar en for­ma dig­na. Aten­di­ble, pe­ro di­fí­cil de lo­grar una ju­bi­la­ción acep­ta­ble si no se aho­rra. De es­te va­lor no pue­de des­pren­der­se que el des­em­pleo es del 50%, se­gún el INE es un 7%, por lo tan­to exis­te un nu­me­ro­so gru­po de per­so­nas, millones de tra­ba­ja­do­res, que tra­ba­jan por cuen­ta pro­pia, mu­chos de ellos (co­mer­cian­tes, trans­por­tis­tas, pe­que­ños em­pren­de­do­res, etc.) tie­nen suel­dos más al­tos que mu­chos tra­ba­ja­do­res y no co­ti­zan, por su­pues­to que pa­ra al­guien que no lo hi­zo la ju­bi­la­ción se­rá pé­si­ma.

En­ton­ces apa­re­ce la Gran so­lu­ción, có­mo no se ha­brá ocu­rri­do an­tes, el “Pi­lar So­li­da­rio”, el que se fi­nan­cia con el apor­te tri­par­ti­to del tra­ba­ja­dor, el em­plea­dor (en el fon­do pa­sa a ser tam­bién un apor­te del tra­ba­ja­dor), y en ter­cer lu­gar el Es­ta­do es de­cir to­dos los chi­le­nos. ¿Quié­nes se­rán los fa­vo­re­ci­dos con es­te sub­si­dio? Al fin y al ca­bo un por­cen­ta­je me­nor se irá a los que real­men­te lo ne­ce­si­tan por ce­san­tía u otra cau­sa jus­ti­fi­ca­da, pe­ro la ma­yor can­ti­dad de re­cur­sos irá al tra­ba­ja­dor que no co­ti­za pe­ro rea­li­za ac­ti­vi­da­des en las que pu­dien­do co­ti­zar, des­ti­na los re­cur­sos a otros fi­nes.

Si el Es­ta­do ase­gu­ra una ju­bi­la­ción mí­ni­ma, ¿qué sen­ti­do tie­ne des­ti­nar par­te de los re­cur­sos ob­te­ni­dos men­sual­men­te a un aho­rro pro­vi­sio­nal? Es de­cir se es­ta­ría fren­te a un in­cen­ti­vo per­ver­so. El peor ne­go­cio se­ría co­ti­zar, só­lo lo ha­rán los tra­ba­ja­do­res ba­jo un con­tra­to for­mal los que sin al­ter­na­ti­vas ten­drían que en­trar a fi­nan­ciar el fon­do de re­par­to. Se­gún en­cues­ta INE mes de Ju­nio exis­ten 1.700.000 per­so­nas que se de­cla­ran tra­ba­ja­do­res in­de­pen­dien­tes.

Por otra par­te el con­cep­to de Re­par­to en que los tra­ba­ja­do­res ac­tual­men­te em­plea­dos, fi­nan­cian al sec­tor pa­si­vo pre­sen­ta una se­rie de con­sul­tas di­fí­ci­les de res­pon­der. 1.- el sec­tor pa­si­vo, de­bi­do al au­men­to de las ex­pec­ta­ti­vas de vi­da cre­ce sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te en re­la­ción al sec­tor ac­ti­vo. 2.- la ta­sa de na­ta­li­dad ha ba­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te y la re­la­ción en­tre tra­ba­ja­do­res y pa­si­vos tien­de a igua­lar­se, de acuer­do al INE el año 2050 (un 50,23% de la po­bla­ción ten­drá en­tre 25 y 65 años; y el 21,59% ten­drá más de 65 años) lo que sig­ni­fi­ca que por ca­da tra­ba­ja­dor ac­ti­vo ha­brá 0,43 ju­bi­la­dos (sin con­tar ca­sos es­pe­cia­les), fá­cil de pre­de­cir qué ocu­rri­rá; en­tre dos tra­ba­ja­do­res ten­drán que man­te­ner a un a un ju­bi­la­do, sa­que sus con­clu­sio­nes, si ga­na el suel­do mí­ni­mo, en vez de co­ti­zar el 10 o 15 % de­be­rá apor­tar el 50% pa­ra man­te­ner una ju­bi­la­ción equi­va­len­te a un suel­do pro­me­dio 3.- Al con­tra­rio del pun­to an­te­rior, y pro­duc­to de di­fe­ren­tes con­se­cuen­cias “pin­güi­nas”, los jó­ve­nes y es­tu­dian­tes con más de­re­chos que de­be­res, du­do que sea se­gu­ro de­pen­der de ellos cuan­do les co­rres­pon­da apor­tar al sis­te­ma, ve­mos con fre­cuen­cia lo con­tra­rio.

An­te el problema de pen­sio­nes y ju­bi­la­cio­nes dig­nas, es fun­da­men­tal ser se­rio y ana­li­zar to­das las va­ria­bles co­no­cer las ci­fras pa­ra dar una so­lu­ción in­te­gral al problema, no va­ya a ser que por la de­ma­go­gia tan pro­pia de nues­tras au­to­ri­da­des se ter­mi­ne por qui­tar­le los “pa­ti­nes” a los tra­ba­ja­do­res que tie­nen un fu­tu­ro al me­nos al­go ase­gu­ra­do y se ni­ve­le a to­dos ha­cia aba­jo pa­ra que así al­can­ce pa­ra to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.