REALI­DAD COTIDIANA

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Pa­ra apor­tar a la reali­dad con­tem­po­rá­nea, “es me­jor en­co­men­dar­se a las va­ria­bles ocul­tas”. Eso de­du­ce el cen­te­na­rio an­ti­poe­ta y eco­poe­ta ( 102 ve­las pa­ra la sa­lud) que ha­bi­ta por allá por Las Cru­ces, des­de don­de con­tem­pla el agi­ta­do océano Pa­cí­fi­co y dis­fru­ta de su bien ga­na­da Lu­ci­dez + Hu­mor + Li­ber­tad = Vi­da. Con esa re­ce­ta so­bre­vi­ve lar­ga­men­te y vi­ve en ami­ga­ble re­la­ción con la reali­dad cotidiana. Mis­ma reali­dad que per­mi­te to­do lo que su­ce­de: co­rrup­ción, cons­ti­tu­ción, con­ta­mi­na­ción, co­lu­sión, co­li­tis… y a la vez, por y pa­ra con­tras­tar, per­mi­te na­cer, plan­tar, reír, can­tar, ju­gar, amar, y pen­sar has­ta va­rar en la sa­bi­du­ría de la ve­jez y su pos­te­rior des­pren­di­mien­to de to­das las fun­cio­nes bio­ló­gi­cas.

Por otro la­do, po­ner­le el pe­cho a las ba­las es exa­ge­rar las co­sas. Lo que sue­len ha­cer los inocen­tes, cuan­do por afa­nes de jus­ti­cia, pa­san a ser víc­ti­mas del po­der. En ese sa­co ca­be­mos des­de in­di­gen­tes has­ta man­dos me­dios, só­lo los po­de­ro­sos se sal­van… ni tan­to, “el po­der co­rroe al que lo po­see y al que lo desea”. To­do sea en nom­bre del po­der, del sa­cro­san­to po­der de in­frin­gir. Esa es la his­tó­ri­ca reali­dad cotidiana: una cons­tan­te con­tra­dic­ción. Lu­cha, pa­cí­fi­ca o no, de egos y lo­gos, de sub­je­ti­vi­dad y ob­je­ti­vi­dad.

Pro­pues­ta: ¿ Qué pa­sa­ría si apa­ga­mos la pu­bli­ci­dad? fa­bri­can­te de an­sio­sas “ne­ce­si­da­des in­ne­ce­sa­rias”. Pa­ra mues­tra, un icono: ¿Quién, en su sano jui­cio, ne­ce­si­ta to­mar esa al­ha­ra­ca be­bi­da por to­dos co­no­ci­da? Aun así las hor­das tra­ga­do­ras ha­cen fi­la, pa­gan, y no só­lo pa­gan el ne­gro y es­ca­lo­frian­te lí­qui­do; pa­gan, prin­ci­pal­men­te pa­ra que los con­ven­zan de to­mar lo que em­pí­ri­ca­men­te es da­ñino pa­ra la sa­lud. Ana­lí­ce­lo. Los pu­chos, un es­tan­dar­te del ru­bro au­to­des­truc­ti­vo. Otro, más nue­vo: las pan­ta­llas “tác­ti­les” pa­ra ver reali­da­des au­men­ta­das que le lla­man aho­ra. Tam­bién es­tán las ca­rre­tas 4x4 o co­ches sú­per de­por­ti­vos, los que en ri­gor no son más que si­llas de rueda con ai­re acon­di­cio­na­do tur­bo ali­men­ta­do a com­bus­tión fó­sil, y tan­tos otros ca­chi­va­ches más y más que a los ver­te­de­ros van a pa­rar ¿fu­tu­ro pai­sa­je na­cio­nal? Sien­do que, en los he­chos, cual­quier for­ma de pro­mo­cio­nar in­ne­ce­sa­rios es un ac­to de vio­len­cia, y “la vio­len­cia em­pie­za cuan­do ter­mi­na el amor y la in­te­li­gen­cia”, cuan­do cam­pea la va­ni­do­sa ava­ri­cia, tan an­ti­eco­nó­mi­ca a la lar­ga; y a la cor­ta, tan su­cia, tan cotidiana. Fran­cis­co Rot­zoll

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.