Por un Ejér­ci­to in­te­gra­dor y en fa­vor de la equi­dad de gé­ne­ro

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta

He­mos ini­cia­do en la Cá­ma­ra la dis­cu­sión del pro­yec­to de ley que mo­di­fi­ca la de­no­mi­na­ción del es­ca­la­fón del ser­vi­cio fe­me­nino mi­li­tar del Ejér­ci­to, que abre la po­si­bi­li­dad a que las mu­je­res pue­dan lle­gar más allá del rol ad­mi­nis­tra­ti­vo que desem­pe­ñan ac­tual­men­te y per­mi­ti­rá abrir ac­ce­so a for­mar par­te de la in­fan­te­ría y que pue­dan es­ca­lar a la ofi­cia­li­dad per­mi­tien­do que in­te­gren di­cho es­ca­la­fón y que lo­gren al tér­mino de su ca­rre­ra, el gra­do de Ge­ne­ral de Bri­ga­da. Si es­ta mo­di­fi­ca­ción llega a ver la luz co­mo ley, se ha­brá ter­mi­na­do al me­nos for­mal­men­te en los he­chos con una for­ma de dis­cri­mi­na­ción que no tie­ne asi­de­ro y por ello la la­bor ad­mi­nis­tra­ti­va de las mu­je­res en las FFAA no es sino un ra­dio de ac­ción más.

Des­de la mi­ra­da de lar­go pla­zo y es­tra­té­gi­ca, es­te pro­yec­to in­te­gra de for­ma más con­sis­ten­te a la mu­jer en la la­bor mi­li­tar en sí, lo cual ya es un avan­ce enor­me no só­lo en igual­dad de gé­ne­ro sino que tam­bién en do­tar al ejér­ci­to de los ta­len­tos, ca­pa­ci­da­des, ap­ti­tu­des y so­bre to­do de la fuer­za y la in­te­li­gen­cia de la mu­jer chi­le­na en el tra­ba­jo dia­rio de una ins­ti­tu­ción esen­cial de la De­fen­sa Na­cio­nal.

Si mi­ra­mos el mun­do en su to­ta­li­dad, la par­ti­ci­pa­ción mi­li­tar fe­me­ni­na en to­das las fun­cio­nes y es­ca­la­fo­nes del per­so­nal ac­ti­vo de los ejér­ci­tos del mun­do va en as­cen­so. Ac­tual­men­te, por ra­zo­nes de or­den ju­rí­di­co y de equi­dad de gé­ne­ro y tam­bién por ra­zo­nes de or­den lo­gís­ti­co, 15 paí­ses au­to­ri­zan a la mu­jer a for­mar par­te ac­ti­va de los ejér­ci­tos en to­dos sus es­ca­la­fo­nes. Y es­ta ci­fra va en au­men­to, hoy tam­bién so­mos no­so­tros quie­nes dan­do un pa­so im­por­tan­te, per­mi­tien­do que aque­llas mu­je­res chi­le­nas que han des­cu­bier­to su vo­ca­ción mi­li­tar, pue­dan ir más allá de las la­bo­res pu­ra­men­te ad­mi­nis­tra­ti­vas en el Ejér­ci­to. Y pa­ra ello, se cam­bia la de­no­mi­na­ción el Es­ca­la­fón del Ser­vi­cio Fe­me­nino Mi­li­tar del Ejér­ci­to el cual pa­sa a ser Es­ca­la­fón del Ser­vi­cio de Per­so­nal, con lo cual se fa­vo­re­ce os­ten­si­ble­men­te la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos hu­ma­nos de es­ta ra­ma de las Fuer­zas Ar­ma­das.

Un es­ca la­fón mixto, com­ple­men­ta­do en sus más di­ver­sas fae­nas por un nú­me­ro oja­lá cre­cien­te de mu­je­res no só­lo es jus­to sino tam­bién ne­ce­sa­rio. De­be­mos de­cir fuer­te y cla­ro que “la ad­mi­sión al Ejér­ci­to de­be de­ter­mi­nar­se por la ha­bi­li­dad, y no por el gé­ne­ro”.

El si­glo XXI re­cla­ma cier­tos cam­bios que de­ben in­cor­po­rar­se de una bue­na vez a las ins­ti­tu­cio­nes cas­tren­ses co­mo par­te de la su mo­der­ni­za­ción, pe­ro tam­bién co­mo signo de los tiem­pos que co­rren. Las mu­je­res for­man par­te y de­ben ha­cer­lo de to­das y ca­da una de las ac­ti­vi­da­des de la so­cie­dad pa­ra las cua­les se en­cuen­tran igual­men­te pre­pa­ra­das.

El pa­ra­le­lis­mo de ca­pa­ci­da­des que po­seen de­be en­trar y ser apro­ve­cha­das en to­das las zo­nas que el Es­ta­do chi­leno por ra­zo­nes de tra­di­ción, cos­tum­bre o le­ga­les, les ha ve­da­do a lo lar­go de los años. Co­mo co­ro­la­rio po­dría­mos de­cir que la Mu­jer Chi­le­na pue­de y de­be es­tar en los es­pa­cios que ella de­ci­da, oja­lá tam­bién en la po­lí­ti­ca, los que apre­cia­mos su apor­te in­va­lua­ble, es­pe­ra­mos que ca­da día au­men­te el nú­me­ro de mu­je­res que par­ti­ci­pan en nues­tro Par­la­men­to.

El si­glo XXI re­cla­ma cier­tos cam­bios que de­ben in­cor­po­rar­se de una bue­na vez a las ins­ti­tu­cio­nes cas­tren­ses co­mo par­te de la su mo­der­ni­za­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.