El con­se­je­ro Be­lloy co­mo sea, se equi­vo­có

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es ho­ra de co­men­zar a mi­rar la éti­ca, pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia co­mo un ele­men­to pri­mor­dial para desem­pe­ñar­se en la po­lí­ti­ca, de lo con­tra­rio, se­gui­re­mos por el mis­mo cau­ce de la “tram­pa” que he­mos vis­to por dé­ca­das, don­de se uti­li­zan los car­gos para to­do, me­nos para lo que fue­ron di­se­ña­dos.

Re­vi­sar o aco­piar pro­pa­gan­da elec­to­ral en un edi­fi­cio pú­bli­co, es­pe­cial­men­te uno de tan­ta im­por­tan­cia para la pro­vin­cia, co­mo es el del go­bierno re­gio­nal es al­go que no co­rres­pon­de. No es éti­co, no es sano y no le ha­ce bien a la de­mo­cra­cia.

Lo de­nun­cia­do es­ta se­ma­na por una ra­dio lo­cal y La Tri­bu­na, es un he­cho de al­ta gra­ve­dad, de­bi­do a que en pleno pro­ce­so elec­to­ral, es­tas conductas son al­ta­men­te re­pro­cha­das por la ciu­da­da­nía. No gus­tan ni caen bien.

Para na­die re­sul­ta ex­tra­ño que el cli­ma na­cio­nal en ma­te­ria po­lí­ti­ca es­tá por el sue­lo. Ha si­do un pe­rio­do di­fí­cil el que ha trans­cu­rri­do des­de 2014 a la fe­cha, cuan­do se co­men­za­ron a des­ta­par los casos Ca­val, Pen­ta y el fi­nan­cia­mien­to ilí­ci­to de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas a ni­vel trans­ver­sal, he­cho que ge­ne­ró ci­fras his­tó­ri­cas de des­apro­ba­ción de la Pre­si­den­ta, el go­bierno, la Nue­va Mayoría y la Alianza. Tras ello, se ini­ció en el Eje­cu­ti­vo un pro­ce­so que pa­só al po­der le­gis­la­ti­vo y que per­mi­tió al Ser­vel, en­du­re­cer con fir­me­za por pri­me­ra vez los ac­tos en ma­te­ria de cam­pa­ñas po­lí­ti­cas. No hay más di­ne­ros de pri­va­dos, o eso se es­pe­ra.

Por es­ta ra­zón, es que re­mar con­tra la co­rrien­te fren­te a to­do lo que ha acon­te­ci­do, es una so­se­ría que no pue­de re­pe­tir­se.

El con­se­je­ro alu­dió que re­ci­bió la pro­pa­gan­da de los can­di­da­tos por­que la se­de del par­ti­do que­dó da­ña­da tras un in­cen­dio. ¿Dón­de di­ce la ley que cuan­do eso ocu­rre se pue­den uti­li­zar ofi­ci­nas pú­bli­cas? El pro­ble­ma de la au­to­ri­dad re­gio­nal, es que qui­zás pien­sa que la ofi­ci­na es de él, de su pro­pie­dad y no del car­go que os­ten­ta. Así al me­nos se evi­den­cia en sus di­chos cuan­do men­cio­na que “efec­ti­va­men­te he re­ci­bi­do la pu­bli­ci­dad de los can­di­da­tos a al­cal­de en mi ofi­ci­na”. No es así. Es la ofi­ci­na del con­se­je­ro re­gio­nal, no del lí­der del par­ti­do ra­di­cal.

Aho­ra, el pro­pio in­ten­den­te de la re­gión del Bio­bío, Ro­dri­go Díaz, se ha vis­to en la obli­ga­ción de ini­ciar un su­ma­rio ad­mi­nis­tra­ti­vo con­tra Be­lloy por este ab­sur­do que em­pa­ña el pro­ce­so elec­cio­na­rio.

Es­pe­re­mos que a ni­vel de las 14 co­mu­nas, este he­cho sir­va de lec­ción. La ciu­da­da­nía no quie­re ver más pro­pa­gan­da en edi­fi­cios pú­bli­cos, au­to­ri­da­des o fun­cio­na­rios pa­ga­dos con el suel­do de to­dos los chi­le­nos, ha­cien­do cam­pa­ña en ho­ra de trabajo y me­nos con los vehícu­los mu­ni­ci­pa­les o de go­bierno.

Es ho­ra de co­men­zar a mi­rar la éti­ca, pro­bi­dad y trans­pa­ren­cia co­mo un ele­men­to pri­mor­dial para desem­pe­ñar­se en la po­lí­ti­ca, de lo con­tra­rio, se­gui­re­mos por el mis­mo cau­ce de la “tram­pa” que he­mos vis­to por dé­ca­das, don­de se uti­li­zan los car­gos para to­do, me­nos para lo que fue­ron di­se­ña­dos.

Oja­lá, los par­ti­dos de iz­quier­da, de­re­cha e in­de­pen­dien­tes, to­men este he­cho y lo vean co­mo una ac­ción que no de­be vol­ver a re­pe­tir­se nun­ca más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.