La de­ca­den­cia de los go­bier­nos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Víc­tor Cor­co­ba He­rre­ro Escritor cor­co­ba@te­le­fo­ni­ca.net

Des­de siem­pre son mu­chos los que as­pi­ra­ron a go­ber­nar, sin em­bar­go nues­tra pro­pia his­to­ria es­tá cre­ci­da de des­go­bier­nos que nos han re­tro­ce­di­do y lle­va­do al caos. Por los he­chos que se su­ce­den a dia­rio, to­do pa­re­ce in­di­car que he­mos vuel­to a esa épo­ca de ne­ce­da­des y ab­sur­dos, ca­si siem­pre alen­ta­dos por el odio y la ven­gan­za, lo que di­fi­cul­ta enor­me­men­te el so­sie­go y las bue­nas re­la­cio­nes de la con­vi­ven­cia. De­be­ría­mos ser más au­to­res de nues­tra vida en so­cie­dad y me­nos víc­ti­mas de me­ca- nis­mos que nos des­hu­ma­ni­zan; pe­ro para eso ha­ce fal­ta ser más dó­ci­les y más fa­mi­lia, en el sen­ti­do pro­fun­do del tér­mino, que no es otro que el res­pe­to a ca­da cual, al víncu­lo de la cor­dia­li­dad humana.

Cuan­do tan­to se ha­bla de ciu­da­da­nía, pues re­sul­ta que el ciu­da­dano de a pie ape­nas cuen­ta na­da. An­da­mos tan en­dio­sa­dos y tan im­bui­dos por el desamor, que na­da es au­tén­ti­co, ni trans­pa­ren­te. Real­men­te, buena par­te de este des­or­den, la tie­nen aque­llos po­lí­ti­cos más preo­cu­pa- dos por sus in­tere­ses que por ser­vir a es­ta ciu­da­da­nía a la que se le pi­de que sea par­ti­ci­pa­ti­va, pe­ro a la que se uti­li­za co­mo ja­más. En oca­sio­nes, los in­tere­ses par­ti­dis­tas son tan fuer­tes y des­ca­ra­dos, que nos ra­pi­ñan has­ta nues­tra pro­pia au­to­no­mía, el de­re­cho a vi­vir con un de­co­ro­so ni­vel de mo­vi­mien­tos, con una no­ble y dig­na asistencia so­cial.

Hoy más que nun­ca ha­cen fal­ta po­lí­ti­cos de al­tu­ra acor­des con los di­fí­ci­les tiem­pos que vi­vi­mos, responsables, con sen­ti­do de unión, y vo­ca­ción al gé­ne­ro hu­mano. No son ne­ce­sa­rias per­so­nas con gran­des tra­yec­to­rias académicas, ni go­bier­nos per­fec­tos, pe­ro si in­di­vi­duos ho­nes­tos y sen­ci­llos que ha­gan va­ler su ca­pa­ci­dad de ser­vi­cio con ejem­pla­ri­dad y te­són. Cui­da­do con los po­pu­lis­mos que vie­nen sur­gien­do co­mo so­lu­ción al des­go­bierno, pues es­tos tam­bién quie­ren go­ber­nar de­ma­sia­do, y eso es un pe­li­gro to­tal. A mi jui­cio, lo vi­tal es que el go­ber­nan­te pue­da ser go­ber­na­do tam­bién; y, en to­do ca­so, más que po­ner or­den active la ar­mo­nía en­tre sus análo­gos, aun­que sean con­trin­can­tes. Por es­to, una con­vi­ven­cia humana jus­ta­men­te es­ta­ble­ci­da exi­ge que se re­co­noz­can y se res­pe­ten los de­re­chos y los deberes de to­dos, sin ex­clu­sio­nes, lo que re­quie­re un res­pe­to mu­tuo y una con­si­de­ra­ción ple­na ha­cia toda la hu­ma­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.