Di­fe­ren­cia en­tre to­ni­fi­car y au­men­tar múscu­lo: co­no­ce ejer­ci­cios y claves

Aquí te de­ja­mos una ex­pli­ca­ción útil an­tes de po­ner­te a ha­cer de­por­te. So­bre to­do en es­tas fechas, post Fies­tas Pa­trias, don­de la mayoría quie­re ba­jar esos ki­los de más.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

La di­fe­ren­cia en­tre to­ni­fi­car y au­men­tar múscu­lo es muy fá­cil de en­ten­der. En el pri­mer ca­so, lo que ha­ce­mos es tra­ba­jar el múscu­lo con el fin de for­ta­le­cer­lo, pe­ro sin ne­ce­si­dad de que au­men­te de ta­ma­ño; mien­tras que en el se­gun­do lo que bus­ca­mos es pre­ci­sa­men­te este in­cre­men­to. Por ello, los ejer­ci­cios des­ti­na­dos a to­ni­fi­car múscu­lo y a ga­nar vo­lu­men son di­fe­ren­tes. A con­ti­nua­ción te ex­pli­ca­mos con de­ta­lle la di­fe­ren­cia en­tre to­ni­fi­car y au­men­tar múscu­lo.

Para acla­rar la di­fe­ren­cia en­tre to­ni­fi­car y au­men­tar múscu­lo pri­me­ro ex­pli­ca­re­mos en qué consiste to­ni­fi­car un múscu­lo o ga­nar tono mus­cu­lar en ge­ne­ral. Se tra­ta de tra­ba­jar la ma­sa mus­cu­lar con ejer­ci­cios que per­mi­tan que es­ta se for­ta­lez­ca y se eli­mi­ne la gra­sa so­bran­te que la re­cu­bre, pe­ro sin que los múscu­los ga­nen vo­lu­men.

De este mo­do, una per­so­na pue­de te­ner un buen tono mus­cu­lar y, a la vez, es­tar del­ga­da. Te recomendamos, si este es tu ob­je­ti­vo, que leas este ar­tícu­lo en el que te ex­pli­ca­mos la di­fe­ren­cia.

Por su par­te, cuan­do ha­bla­mos de au­men­tar múscu­los nos re­fe­ri­mos a que que­re­mos con­se­guir que es­tos ten­gan más vo­lu­men y que nues­tro as­pec­to sea más cor­pu­len­to.

En ge­ne­ral, para con­se­guir au­men­tar el vo­lu­men mus­cu- lar de­be­rás ha­cer ejer­ci­cios que tra­ba­jen va­rios grupos mus­cu­la­res a la vez. No te de­bes con­for­mar y de­bes ir in­cre­men­tan­do de for­ma pro­gre­si­va el pe­so que car­gas en los ejer­ci­cios, de ma­ne­ra que tus múscu­los se si­gan desa­rro­llan­do.

Para com­pren­der me­jor la di­fe­ren­cia en­tre to­ni­fi­car y au­men­tar múscu­lo po­de­mos de­cir que para con­se­guir lo pri­me­ro ha­re­mos ejer­ci­cios con más re­pe­ti­cio­nes y con po­co pe­so. Por su par­te, para ga­nar vo­lu­men ten­dre­mos que tra­ba­jar con me­nos re­pe­ti­cio­nes y, en cam­bio, con más pe­so en ca­da una de ellas.

Si tie­nes cla­ros es­tos con­cep­tos des­cri­tos a lo lar­go del ar­tícu­lo, ya po­drás ha­blar con más pro­pie­dad cuan­do te re­fie­ras a la to­ni­fi­ca­ción de los múscu­los o, por el con­tra­rio, al in­cre­men­to del vo­lu­men mus­cu­lar.

AC­TI­VI­DA­DES PARA TO­NI­FI­CAR MÚSCU­LOS

Si es­tás bus­can­do ejer­ci­cios para to­ni­fi­car los múscu­los, has da­do un pri­mer pa­so muy ade­cua­do para po­ner­te en for­ma y pre­pa­rar tu cuer­po para la ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na, el pa­so de los años y, tam­bién, para me­jo­rar tu as­pec­to.

To­ni­fi­car consiste en eli­mi­nar la gra­sa que re­cu­bre el múscu­lo, al­go que se pue­de con­se­guir gra­cias a ejer­ci­cios de fuer­za y fle­xi­bi­li­dad, sin que el cuer­po ga­ne vo­lu­men. Para que pue­das ele­gir la que más se adap­te a tus con­di­cio­nes, aquí te de­ja­mos cuá­les son las me­jo­res ac­ti­vi­da­des para to­ni­fi­car los múscu­los.

Body Pump. Es una ac­ti­vi­dad que sur­gió ha­ce dos dé­ca­das en Nue­va Ze­lan­da y que tie­ne una ma­ne­ra muy de­ter­mi­na­da para lle­var­se a ca­bo, con diez pa­sos con­cre­tos y una se­rie de gim­na­sios cer­ti­fi­ca­dos. Se to­ni­fi­can to­dos los múscu­los del cuer­po y to­do a rit­mo de mú­si­ca. Body Balance. Se ca­rac­te­ri­za por el he­cho de que es más sua­ve que la pri­me­ra e in­cor­po­ra ejer­ci­cios de re­la­ja­ción pro­pios del yo­ga, tai chi y pi­la­tes.

Pi­la­tes. Para to­ni­fi­car los múscu­los, es­pe­cial­men­te, los de la es­pal­da; y, al tiem­po, re­for­zar nues­tro equi­li­brio men­tal, es­ta ac­ti­vi­dad es muy ade­cua­da.

Yo­ga. Con es­ta ac­ti­vi­dad, ade­más de lo­grar una to­ni­fi­ca­ción de los múscu­los a tra­vés de ejer­ci­cios sua­ves, se tra­ba­jan nu­me­ro­sos as­pec­tos que afec­tan al equi­li­brio fí­si­co y men­tal.

Para las per­so­nas que no ten­gan tiem­po de apun­tar­se a una ac­ti­vi­dad con un ho­ra­rio de­ter­mi­na­do, las sa­las de má­qui­nas son una op­ción muy in­tere­san­te para to­ni­fi­car los múscu­los.

CLAVES PARA CON­SE­GUIR UNA BUENA TO­NI­FI­CA­CIÓN MUS­CU­LAR

Si te­ne­mos so­bre­pe­so: si par­ti­mos de una si­tua­ción de so­bre­pe­so u obe­si­dad, el pri­mer pa­so es rea­li­zar una eta­pa en la que eli­mi­ne­mos gran par­te de nues­tra gra­sa cor­po­ral. Es­ta eta­pa no de­be con­sis­tir en in­nu­me­ra­bles ho­ras de ejercicio car­dio­vas­cu­lar, sino que de­be com­po­ner­se de ejer­ci­cios de mus­cu­la­ción in­ten­sos y bien pla­ni­fi­ca­dos, acom­pa­ña­dos de una die­ta hi­po­ca­ló­ri­ca. El ejercicio car­dio­vas­cu­lar pue­de ser un apo­yo para ir más de­pri­sa en es­ta fa­se, pe­ro no es es­tric­ta- men­te ne­ce­sa­rio en to­dos los casos.

Si es­ta­mos del­ga­dos: otro ca­so pue­de ser que par­ta­mos de una si­tua­ción en la que es­ta­mos del­ga­dos, pe­ro te­ne­mos al­go de fla­ci­dez. En este ca­so po­dría­mos de­cir que te­ne­mos un pe­so por de­ba­jo de lo nor­mal, pe­ro sin em­bar­go no dis­po­ne­mos de una fi­gu­ra muscu­losa y to­ni­fi­ca­da, sino que ade­más te­ne­mos al­go de gra­sa. En es­tos casos, lo que de­be­ría­mos ha­cer se­ría co­men­zar a en­tre­nar ru­ti­nas de fuer­za e hi­per­tro­fia, in­ten­tan­do man­te­ner un su­pe­rá­vit ca­ló­ri­co moderado. Ya que, si so­mos no­va­tos, no ne­ce­si­ta­re­mos un gran ex­ce­so ca­ló­ri­co para co­men­zar a ver be­ne­fi­cios, de­bi­do a que la in­ten­si­dad de nues­tros en­tre­na­mien­tos no se­rá muy ele­va­da has­ta que con­tro­le­mos bien la téc­ni­ca de los ejer­ci­cios. No ex­ce­der­nos con el ejercicio car­dio­vas­cu­lar: si nos ex­ce­de­mos rea­li­zan­do ejercicio car­dio­vas­cu­lar muy in­ten­so y pro­lon­ga­do, lo que con­se­gui­re­mos se­rá eli­mi­nar gran par­te de la ma­sa mus­cu­lar que ne­ce­si­ta­mos para ver­nos to­ni­fi­ca­dos o to­ni­fi­ca­das. No hay más que apli­car la ló­gi­ca ¿qué ti­po de cuer­po tie­ne un ma­ra­to­niano? ¿Y un sprin­ter? Efec­ti­va­men­te los ma­ra­to­nia­nos sue­len te­ner cuer­pos muy del­ga­dos y fi­bro­sos, pe­ro con es­ca­sa ma­sa mus­cu­lar, mien­tras que un sprin­ter, ge­ne­ral­men­te cuen­ta con un buen tono mus­cu­lar.

te recomendamos, si este es tu ob­je­ti­vo, que leas este ar­tícu­lo en el que te ex­pli­ca­mos la di­fe­ren­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.