Cui­de­mos los dien­tes de le­che, sem­bran­do her­mo­sas son­ri­sas en los ni­ños y ni­ñas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Saldaña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

Los ni­ños y ni­ñas des­de sus pri­me­ros años de vida, tie­nen un ma­yor po­ten­cial de apren­di­za­je y desa­rro­llan múl­ti­ples ha­bi­li­da­des que in­flu­yen en su ca­li­dad de vida pos­te­rior. Las edu­ca­do­ras de pár­vu­los y téc­ni­cos en edu­ca­ción par­vu­la­ria son pie­za an­gu­lar en este con­tex­to y des­de la cu­na, los es­ti­mu­lan para un fu­tu­ro lleno de opor­tu­ni­da­des. En la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra, co­mo Jun­ta Na­cio­nal de Jar­di­nes In­fan­ti­les, in­cre­men­ta­re­mos la pro­tec­ción de los dien­tes de le­che, pro­mo­vien­do en los pár­vu­los y sus fa­mi­lias, la im­por­tan­cia de su cui­da­do, ya que una den­ta­du­ra sana en la ni­ñez fa­vo­re­ce la man­ten­ción de una den­ta­du­ra sana en la vida adul­ta. Mu­chas ve­ces los pa­dres no cui­dan los dien­tes de le­che, por­que di­cen que no son de­fi­ni­ti­vos, lo cual es un error. En es­ta épo­ca de sa­lir más al ai­re li­bre, se es­co­gen ca­ra­me­los, he­la­dos, be­bi­das que es­tán lle­nos de azú­car, la cual se ad­hie­re a los dien­tes y tar­da un lar­go tiem­po en di­sol­ver­se, lo que ex­po­ne a los dien­tes a ca­ries que son muy per­ju­di­cia­les para la sa­lud.

Cui­dar la sa­lud bu­cal de los ni­ños y ni­ñas, par­te con el ejem­plo de edu­car­los en ce­pi­llar­le los dien­tes des­de pe­que­ños y crear el há­bi­to to­dos los días. Los dien­tes de le­che de hoy nos ase­gu­ran la sa­lud de los de­fi­ni­ti­vos. En­ton­ces, con el fin de pro­mo­ver el bie­nes­tar in­te­gral de los pár­vu­los en sus dis­tin­tas ne­ce­si­da­des, en­tre ellas, apren­di­za­je de hi­gie­ne bu­cal y tam­bién de ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, en nues­tros jar­di­nes in­fan­ti­les, la abor­da­mos en dis­tin­tos ám­bi­tos de ex­pe­rien­cias, fo­men­tan­do la au­to­no­mía, iden­ti­dad, con­vi­ven­cia y apren­di­za­je en grupos de trabajo con los más pe­que­ños. Junto a las fa­mi­lias se crean con­cur­sos de cuen­tos y siem­pre es­ta­mos sien­do apo­ya­dos a tra­vés del pro­gra­ma Sem­bran­do Son­ri­sas del Mi­nis­te­rio de Sa­lud que bus­ca man­te­ner y me­jo­rar la sa­lud bu­cal de la po­bla­ción par­vu­la­ria.

En las ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je, los ni­ños y ni­ñas cul­ti­van afec­ti­va­men­te la pro­tec­ción de sus dien­tes y apren­den de ma­ne­ra con­cre­ta y en for­ma in­di­vi­dual o en pe­que­ños ta­lle­res a tra­vés del jue­go. Por eso, ha­ce­mos un lla­ma­do al res­to de en­ti­da­des de edu­ca­ción ini­cial para que la sa­lud bu­cal sea un eje cen­tral en su ac­tuar y qué los pa­dres se preo­cu­pen en sus ca­sas. La lim­pie­za de los dien­tes de­be co­men­zar des­de que el ni­ño y ni­ña es un be­bé, pe­ro la for­ma de ha­cer­la tie­ne que ir cam­bian­do a me­di­da que va cre­cien­do y ad­qui­rien­do más au­to­no­mía. En el jar­dín in­fan­til y sa­la cu­na, el equi­po edu­ca­ti­vo guía en es­ta la­bor, in­cre­men­tan­do la prác­ti­ca de lim­pie­za bu­cal.

Des­ta­car que el pro­gra­ma Sem­bran­do Son­ri­sas otor­ga a los pár­vu­los de nues­tra ins­ti­tu­ción edu­ca­ción den­tal, exa­men de sa­lud bu­cal, apren­di­za­je de téc­ni­ca de ce­pi­lla­do, apli­ca­ción 2 ve­ces al año de bar­niz de flúor y en­tre­ga pas­tas y ce­pi­llos de dien­tes, a tra­vés de ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas y pre­ven­ti­vas. La edu­ca­do­ra o téc­ni­co orien­ta a los ni­ños y ni­ñas en su hi­gie­ne bu­cal con el co­rrec­to la­va­do de los dien­tes e in­clu­so los pár­vu­los sa­ben que no de­ben mo­jar el pi­so para evitar caí­das. Un gran pro­gra­ma con ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas y pre­ven­ti­vas y que fue im­ple­men­ta­do en el pri­mer go­bierno de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let.

Te­ner siem­pre pre­sen­te que los ni­ños y ni­ñas de­ben pro­gre­si­va­men­te ad­qui­rir au­to­no­mía en su hi­gie­ne y en el uso de los ele­men­tos. Por ello, en to­do mo­men­to se de­be con­ver­sar con ellos, mo­ti­ván­do­los para que apren­dan a va­ler­se por sí mis­mos y ofre­cién­do­les ayu­da en ca­so de ser ne­ce­sa­ria.

El buen trabajo siem­pre da fru­tos y per­sis­ten­te­men­te en equi­po, re­des de apo­yo, fa­mi­lia, co­mu­ni­dad, va­mos cons­tru­yen­do una me­jor so­cie­dad des­de el co­mien­zo por­que nues­tros ni­ños y ni­ñas no pue­den es­pe­rar.

En las ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je, los ni­ños y ni­ñas cul­ti­van afec­ti­va­men­te la pro­tec­ción de sus dien­tes y apren­den de ma­ne­ra con­cre­ta y en for­ma in­di­vi­dual o en pe­que­ños ta­lle­res a tra­vés del jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.