¿Qué con­tra­to us­ted ele­gi­rá? A pro­pó­si­to de las AFP

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ni­co­lás Gó­mez Nú­ñez So­ció­lo­go U. Cen­tral

La tra­ba­ja­do­ra o el tra­ba­ja­dor que ha par­ti­ci­pa­do en la pro­duc­ción de una obra, bien o ser­vi­cio, de­ja una par­te de su ser en esa in­ven­ción. La eco­no­mía mo­der­na nom­bra a esa cua­li­dad co­mo plus va­lor. En­ton­ces, la pro­pie­dad so­bre esa crea­ción que­da ata­da a ese fac­tor ori­gi­na­rio que só­lo es po­si­ble por el queha­cer hu­mano.

Es­ta cua­li­dad fun­da el de­re­cho de pro­pie­dad que no que­da li­be­ra­do por el pa­go del sa­la­rio. Por el con­tra­rio, el Es­ta­do en re­pre­sen­ta­ción de la co­mu­ni­dad, le de­be a ca­da hom­bre y a ca­da mu­jer tra­ba­ja­do­ra una se­gu­ri­dad en la vida, con­tra la ce­san­tía, la en­fer­me­dad, la ve­jez y la muer­te.

Co­mo la o el lec­tor in­for­ma­do po­drá ad­ver­tir, el an­te­rior pa­ra­fra­seo –así co­mo el res­to del es­cri­to- nos re­mi­te al ‘Ensayo so­bre el Don’ ( 1971) del des­ta­ca­do so­ció­lo­go fran­cés Mar­cel Mauss, me­dian­te el cual bus­có ad­ver­tir­nos que hay una mo­ral dis­tin­ta a la del mer­ca­der, la cual se cons­tru­ye en las in­ter­ac­cio­nes de re­ci­pro­ci­dad.

Mauss es­cri­be: “Hay que de­vol­ver más de lo que se re­ci­bió […] Pue­de afir­mar­se que una par­te con­si­de­ra­ble de nues­tro pue­blo se com­por­ta así cons­tan­te­men­te, gas­tan­do sin me­di­da cuan­do se tra­ta de sus hués­pe­des, fies­tas o agui­nal­dos […] Cuan­do se ha­ce una in­vi­ta­ción ha de acep­tar­se. Es­ta cos­tum­bre es­tá to­da­vía vi­gen­te en nues­tras cor­po­ra­cio­nes li­be­ra­les”.

Y en es­tos me­ses, don­de he­mos to­ma­do con­cien­cia de las con­se­cuen­cias del fun­cio­na­mien­to de AFP, se ha he­cho evi­den­te que es­ta cos­tum­bre de re­ci­pro­ci­dad en­tra en con­flic­to con la mo­ral y ‘el de­re­cho de los in­dus­tria­les y de los co­mer­cian­tes’, por­que la con­vic­ción que asis­te a las tra­ba­ja­do­ras y los tra­ba­ja­do­res, es que lo que ellos pro­du­cen se re­ven­de sin que ellos se be­ne­fi­cien. Lo cual se ha vuel­to más efi­cien­te cuan­do sus obras in­gre­san al mun­do del in­ter­cam­bio de las ri­que­zas y se bo­rra la au­to­ría de sus crea­do­res.

Es­tas mul­ti­tu­des se han da­do cuen­ta de la car­ga ma­te­rial y mo­ral que es­tá en sus hom­bros, por­que si bien su par­ti­ci­pa­ción es li­bre y gra­tui­ta, al mis­mo tiem­po, se ven obli­ga­das a de­vol­ver lo que re­ci­bie­ron co­mo he­ren­cia. Los chi­le­nos nos he­mos con­ven­ci­do que lle­ga­mos a un mo­men­to cru­cial para op­tar por uno de los siguientes ca­mi­nos. Por un la­do, da­mos pa­sos apre­su­ra­dos para re­fren­dar el con­tra­to que nos obli­ga a de­vol­ver lo que nos ha si­do en­tre­ga­do co­mo “pres­ta­ción”; o, por otro la­do, rom­pe­mos ese con­tra­to, nos apro­ve­cha­mos del es­fuer­zo co­lec­ti­vo de nues­tros abue­los y abue­las, y per­de­mos para siem­pre las fuen­tes de nues­tra au­to­ri­dad mo­ral, o sea: el ho­nor y el pres­ti­gio.

Op­tar por el pri­mer ca­mino, ate­nién­do­nos al ensayo de Mauss, tie­ne otras con­se­cuen­cias. Por ejem­plo, se crea­ría en ca­da ha­bi­tan­te de es­ta co­mu­ni­dad unos sen­ti­mien­tos más pu­ros, el de la ca­ri­dad, de ser­vi­cio so­cial y el de so­li­da­ri­dad, así el interés de de­vol­ver lo que se ha re­ci­bi­do se ubi­ca­ría co­mo mo­ti­vo do­mi­nan­te. Tam­bién vol­ve­ría una preo­cu­pa­ción por el in­di­vi­duo, por su vida, su sa­lud, su edu­ca­ción y por el pro­ve­nir de su fa­mi­lia. En otros tér­mi­nos, se­ría agre­gar a los con­tra­tos una buena do­sis de sensibilidad y ge­ne­ro­si­dad.

Se ha he­cho evi­den­te que es­ta cos­tum­bre de re­ci­pro­ci­dad en­tra en con­flic­to con la mo­ral y ‘el de­re­cho de los in­dus­tria­les y de los co­mer­cian­tes’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.