Ca­si­nos po­pu­la­res pi­den ley pa­ra re­gu­lar tra­ga­mo­ne­das

Quie­ren que má­qui­na gra­be su ac­ti­vi­dad y el in­gre­so del 5% va­ya a mu­ni­ci­pa­li­da­des.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - pren­sa­la­tri­bu­na@gmail.com Se­bas­tián Díaz San­do­val

Las má­qui­nas “tra­ga­mo­ne­das” con­ti­núan apa­re­cien­do en ma­sa tan­to a ni­vel país, co­mo lo­cal, por ello la Aso­cia­ción Gre­mial de Ope­ra­do­res, Fa­bri­can­tes e Im­por­ta­do­res de En­tre­te­ni­mien­tos Elec­tró­ni­cos, Fi­den, bus­ca que se ge­ne­re una ley que re­gu­le de bue­na me­di­da es­tos apa­ra­tos.

Se­bas­tián Sa­la­zar, vi­ce­pre­si­den­te de Fi­den, co­men­tó que “no­so­tros ve­ni­mos a di­fun­dir la ne­ce­si­dad de re­gu­lar las ac­ti­vi­da­des de los ‘tra­ga­mo­ne­das’ po­pu­la­res, que mu­chas ve­ces se de­no­mi­nan co­mo ca­si­nos po­pu­la­res, de­bi­do a que - a ve­ces- se desa­rro­lla es­ta ac­ti­vi­dad no de la me­jor ma­ne­ra, lo que pro­vo­ca fi­nal­men­te que la co­mu­ni­dad no la sien­ta co­mo una ac­ti­vi­dad apro­pia­da pa­ra la co­mu­na”.

Pe­se a ello, des­ta­có que la reali­dad lo­cal de Los Án­ge­les es mu­cho me­jor que en otras co­mu­nas del país, don­de – di­jo- en su ma­yo­ría son lo­ca­les acon­di­cio­na­dos, lim­pios, aun­que pue­den me­jo­rar­se más.

A su vez, se­ña­ló que “no­so­tros ve­ni­mos de una gi­ra del sur, en Con­cep­ción, Los Án­ge­les y lo que se pue­de ob­ser­var acá es que gra­cias a una or­de­nan­za se res­trin­gió la can­ti­dad de lo­ca­les que po­dían es­tar em­pla­za­dos en el cen­tro de la co­mu­na, lo que es po­si­ti­vo des­de la pers­pec­ti­va que se si­gue vien­do una ciu­dad or­de­na­da a di­fe­ren­cia de otras co­mu­nas don­de pro­li­fe­ró rá­pi­da­men­te es­te co­mer­cio, y acá eso no ocu­rrió”.

Ade­más, ma­ni­fes­tó que es­te ti­po de lo­ca­les son com­ple­men­ta­rios a los ca­si­nos de juegos, por­que plan­tean ofer­tas pa­ra seg­men­tos so­cio­eco­nó­mi­cos dis­tin­tos.

Asi­mis­mo, Fran­cis­co Lei­va, ase­sor téc­ni­co de Fi­den, ase­gu­ró que “yo fui su­per­in­ten­den­te de ca­si­nos de juegos y lue­go de eso fui con­tra­ta­do por Fi­den pa­ra que ela­bo­ra­ra una pro­pues­ta re­gu­la­to­ria, y en fun­ción de eso, re­vi­san­do có­mo fun­cio­na es­ta ac­ti­vi­dad en otros paí­ses del mun­do, don­de con­vi­ven los ca­si­nos con las sa­las de jue­go, la pro­pues­ta lo que ha­ce es de­fi­nir qué ti­pos de má­qui­nas pue­den ope­rar en es­tas sa­la; de­fi­nir que ha­ya una ley na­cio­nal que otor­gue los per­mi­so; fi­jar un lí­mi­te de má­qui­nas por co­mu­nas en fun­ción de la can­ti­dad de per­so­nas que ten­ga; fi­jar un má­xi­mo de má­qui­nas por sa­la”.

Otro pun­to que des­ta­có co­mo ne­ce­sa­rio es que los ar­te­fac­tos es­tén co­nec­ta­dos on-li­ne con el re­gu­la­dor, pa­ra que él se­pa qué es­tá pa­san­do en ca­da má­qui­na y se gra­be es­ta ac­ti­vi­dad, no só­lo con el IVA, sino que con un im­pues­to es­pe­cí­fi­co al jue­go, don­de el 5% del in­gre­so de ca­da má­qui­na va­ya a las mu­ni­ci­pa­li­da­des.

Res­pec­to a las di­fe­ren­cias de los ar­te­fac­tos que se ocu­pan en es­tas sa­las, con los de los ca­si­nos, Lei­va de­ta­lló que “la ley chi­le­na de­fi­ne, y en eso la pro­pues­ta re­gu­la­to­ria no ha­ce nin­gu­na mo­di­fi­ca­ción, es que las má­qui­nas de azar le­gal­men­te só­lo pue­den fun­cio­nar al in­te­rior de un ca­sino de juegos, por lo tan­to los lo­ca­les que hoy ope­ran ba­jo pa­ten­te mu­ni­ci­pal son lo­ca­les cu­yas má­qui­nas no son de azar”.

En ese sen­ti­do, ma­ni­fes­tó que los “tra­ga­mo­ne­das” son má­qui­nas re­crea­ti­vas de pre­mio pro­gra­ma­do, que tie­nen una li­mi­ta­ción en el mon­to de la apues­ta y por lo tan­to en el pre­mio, y cu­yo pro­pó­si­to es que las per­so­nas de me­nor pre­su­pues­to se en­tre­ten­gan un cier­to tiem­po.

A su vez, ase­ve­ró que “tam­po­co la di­fe­ren­cia es só­lo del mon­to, téc­ni­ca­men­te son má­qui­nas dis­tin­tas, los apa­ra­tos de los ca­si­nos, co­mo su nom­bre lo in­di­ca son de azar, de for­ma que ca­da vez se apues­ta, el ar­te­fac­to ha­ce un sor­teo y pue­de o no pa­gar pre­mio, en cam­bio en la má­qui­na re­crea- ti­va de pre­mio pro­gra­ma­do no hay azar, es una se­cuen­cia de juegos don­de en ca­da ju­ga­da ya vie­ne pro­gra­ma­do si hay o no un pre­mio”.

Un ejem­plo: los apa­ra­tos de re­crea­ción y pro­gra­ma­dos son las má­qui­nas pa­ra sa­car pe­lu­ches. “Uno cree que es de ha­bi­li­dad, y no, hay una se­cuen­cia que pue­de pro­gra­mar­se, por ejem­plo que ca­da vein­ti­cin­co sal­ga un pe­lu­che”, ase­gu­ró.

UNA DE LAS IDEAS es que en la ley se pue­da de­fi­nir qué ti­pos de má­qui­nas pue­den ope­rar en es­tas sa­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.