Una ciu­dad que ne­ce­si­ta em­pleos pa­ra pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ac­tual­men­te, sien­do ho­nes­tos no hay las su­fi­cien­tes ofer­tas de ca­li­dad, in­tere­san­tes o ren­ta­bles que per­mi­tan ten­tar a los ti­tu­la­dos a que­dar­se, por ello, se ha­ce fun­da­men­tal que la mis­ma co­mu­ni­dad em­plea­do­ra le de­vuel­va la dig­ni­dad a los em­pleos pa­ra así in­cen­ti­var el desa­rro­llo de la co­mu­ni­dad.

El día de ayer, La Tri­bu­na pu­bli­có en su por­ta­da una in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con una se­rie de ofer­tas la­bo­ra­les de pro­fe­sio­na­les y téc­ni­cos pa­ra in­te­grar­se co­mo ad­mi­nis­tra­ti­vo a Ca­ra­bi­ne­ros. In­me­dia­ta­men­te, la no­ti­cia cau­só in­te­rés. Más de 10 mil per­so­nas le­ye­ron es­ta in­for­ma­ción en el si­tio y un nú­me­ro con­si­de­ra­ble ad­qui­rió la edi­ción en los kios­cos. Se­gún fuen­tes de nues­tro me­dio, otros tan­tos lle­ga­ron en ma­sa a las ofi­ci­nas de Ca­ra­bi­ne­ros a con­sul­tar por los pues­tos de tra­ba­jo, mien­tras otros más có­mo­dos lo ha­cían por los te­lé­fo­nos, tan­to de la Pre­fec­tu­ra co­mo de nues­tro pe­rió­di­co.

Es se­gun­da vez que se pu­bli­ca en las úl­ti­mas semanas una no­ti­cia so­bre ofer­tas la­bo­ra­les e in­me­dia­ta­men­te nues­tro si­tio web se sa­tu­ra de vi­si­tan­tes.

Lle­va­do es­to a un aná­li­sis ma­cro, se pue­de in­fe­rir que a ni­vel de la provincia de Bio­bío, hay una es­ca­sez de tra­ba­jo, es­pe­cial­men­te pa­ra ilus­tra­dos ti­tu­la­dos que no tie­nen opor­tu­ni­da­des y que fi­nal­men­te ter­mi­nan emi­gran­do a Con­cep­ción o San­tia­go.

Es­te te­ma se ha tra­ta­do en di­ver­sas oca­sio­nes, de­bi­do al éxo­do de jó­ve­nes que de­ci­de ir­se a otras ciu­da­des a bus­car opor­tu­ni­da­des, an­te el fra­ca­so del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do de re­te­ner­los.

De es­ta ma­ne­ra, la ciu­dad de Los Án­ge­les y sus alrededores es­tá en­ve­je­cien­do an­te los ojos de una so­cie­dad lo­cal que no tie­ne in­cen­ti­vos pa­ra que sus nue­vas ge­ne­ra­cio­nes quie­ran ha­cer en su pro­pia tie­rra el desa­rro­llo de sus vi­das.

Los ba­jos suel­dos, las es­ca­sas opor­tu­ni­da­des de avan­zar sim­ple­men­te frus­tran. Es por ello que el go­bierno y tam­bién el sec­tor em­pre­sa­rial, tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad de ve­lar por la ge­ne­ra­ción de es­tra­te­gias en ma­te­ria de em­pleos, que per­mi­tan cau­ti­var a los nue­vos pro­fe­sio­na­les pa­ra que se que­den aquí, en su tie­rra.

Ac­tual­men­te, sien­do ho­nes­tos no hay las su­fi­cien­tes ofer­tas de ca­li­dad, in­tere­san­tes o ren­ta­bles que per­mi­tan ten­tar a los ti­tu­la­dos a que­dar­se, por ello, se ha­ce fun­da­men­tal que la mis­ma co­mu­ni­dad em­plea­do­ra le de­vuel­va la dig­ni­dad a los em­pleos pa­ra así in­cen­ti­var el desa­rro­llo de la co­mu­ni­dad.

Hay que bus­car las ideas pa­ra po­der re­sur­gir y em­pren­der. Eso es una ta­rea que no se pue­de de­jar de la­do. La ca­pi­tal de la provincia, ne­ce­si­ta que par­te de su gen­te se que­de a for­mar a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, de lo con­tra­rio se per­de­rá la identidad, la cul­tu­ra y el ca­ri­ño por lo con­se­gui­do por los an­te­pa­sa­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.