¿Va­mos por más?, De­ca­den­cia y os­cu­ran­tis­mo en Los Án­ge­les

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ni­via Ri­quel­me Gutiérrez Pre­si­den­ta Co­de­pa­la Co­mi­té de De­fen­sa Pa­tri­mo­nial de Los Án­ge­les

Du­ran­te cua­tro años al­ber­ga­mos al­gu­na es­pe­ran­za pa­ra Los Án­ge­les, hoy ve­mos que el te­rre­mo­to de la destrucción no pa­ra y vi­vi­mos en el os­cu­ran­tis­mo, y “va­mos por más”, ¿ más de qué? Más de­rro­che de re­cur­sos, más ta­la in­dis­cri­mi­na­da de ár­bo­les en pri­ma­ve­ra, más edi­fi­cios pa­tri­mo­nia­les en de­mo­li­ción (só­lo que­dan tres), más suel­dos mi­llo­na­rios, más re­ga­los de los re­cur­sos de los an­ge­li­nos a gran­des acau­da­la­dos, más ig­no­ran­cia, más cha­ba­ca­ne­ría en las ca­lles, más po­bre­za cul­tu­ral, más fa­rán­du­la po­lí­ti­ca, más mi­se­ria hu­ma­na, más suel­dos co­mo pa­go de fa­vo­res po­lí­ti­cos.

Tu­vi­mos an­te­rior­men­te dos pe­rio­dos con un al­cal­de que to­dos quie­ren ol­vi­dar, ¿ ten­dre­mos otro pa­ra dar­le 4 años más?, (o sea 16 años en el es­tan­ca­mien­to), ¿ se­rá tam­bién pa­ra des­pués que­rer ol­vi­dar? Des­pués de una lar­ga lu­cha, por fin he­mos lle­ga­do a un acuer­do con E.C.M, pe­ro ¿qué es eso? ¿Cuál lu­cha?, si ja­más ha da­do una, ja­más de­man­dó a la em­pre­sa, de le­jos se ve su com­por­ta­mien­to ser­vil.

No quie­ro de­cir que le es­tén pa­gan­do, en­ton­ces, ¿ por qué es­cla- vi­za a los an­ge­li­nos?, po­de­mos equi­vo­car­nos, y se rían una vez en nues­tra ca­ra, ¿ pe­ro qué se rían dos ve­ces?, bueno, tu­vi­mos va­rios que se han reí­do más de dos ve­ces de no­so­tros, ( ya na­da sor­pren­de); lí­de­res de pa­pel ya no que­re­mos, es­ta ciu­dad ya no so­por­ta un día más, es­tar es­tan­ca­da, ne­ce­si­ta­mos pron­to ha­cer­la gran­de y desa­rro­lla­da, y no per­mi­tir que vean la al­cal­día co­mo un bo­tín que hay que ga­nar.

Aco­mo­da­ti­cia esa es la pos­tu­ra del al­cal­de, no que­da mal con al­gu­nos, pe­ro arras­tra a una vo­rá­gi­ne de fra­ca­sos y atra­sos a mu­chos, que nos lle­van a ca­si sa­lir del ma­pa de Chi­le, es­tan­do so­lo en el ol­vi­do, co­mo si no exis­tié­ra­mos. No me ima­gino ni por un mo­men­to, que ten­dre­mos que es­pe­rar cin­co años, pa­ra tener un al­cal­de hon­ra­do, que to­me de­ci­sio­nes co­rrec­tas, que sea ca­paz de dar or­den a nues­tra ciu­dad, ( ya es­tá cla­ro que nin­gún afue­rino lo ha­rá).

Pa­ra que tan­to afán de ser can­di­da­to de nue­vo. ¿Cuál es la gra­cia de ser pri­me­ra au­to­ri­dad si no pue­des ha­cer na­da?, se le pre­sen­ta una nue­va idea y di­ce, no hay re­cur­sos, no ten­go tiem­po, es que los ase­so­res son ma­los (me en­re­dan el ny­lon), es que los an­ge­li­nos son ig­no­ran­tes (no ne­ce­si­tan co­sas nue­vas). Vol­ver a es­cu­char lo mis­mo por cua­tro años “más”, ¿ So­lu­cio­na­rá lo que fue in­ca­paz de ha­cer, en otro pe­río­do “más”?.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.