Co­noz­ca las cla­ves pa­ra lle­gar con un vien­tre plano al pró­xi­mo ve­rano

Si sien­tes un po­co de fla­ci­dez al­re­de­dor­dor del vien­tre o sim­ple­men­te quie­res to­ni­fi­car­lo un po­co, en­ton­ces de­ja que es­tos con­se­jos te ayu­den.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

Sin im­por­tar si es pri­ma­ve­ra, ve­rano o to­do el año en la zo­na cos­te­ra, cuan­do las pla­yas lla­man, que­rrás es­tar en for­ma pa­ra lu­cir bien en tra­je de ba­ño. Si sien­tes un po­co de fla­ci­dez al­re­de­dor del vien­tre o sim­ple­men­te quie­res to­ni­fi­car­lo un po­co, en­ton­ces de­ja que es­tos con­se­jos te ayu­den.

No co­mas na­da de 2 a 3 ho­ras an­tes de ir a la ca­ma. Tu cuer­po se ra­len­ti­za cuan­do duer­mes, lo que evi­ta que di­gie­ra de ma­ne­ra apro­pia­da la co­mi­da en tu es­tó­ma­go.

En la noche, tu or­ga­nis­mo es mu­cho me­nos ac­ti­vo, lo que sig­ni­fi­ca que tu cuer­po pro­ba­ble­men­te al­ma­ce­na­rá las ca­lo­rías que con­su­mes tar­de en la noche co­mo gra­sa en lu­gar de que­mar­las co­mo ener­gía.

Pro­cu­ra no co­mer na­da por lo me­nos unas 2 o 3 ho­ras an­tes de ir­te a dor­mir o si­gue una “die­ta diur­na”, la cual te per­mi­ti­rá co­mer du­ran­te las ho­ras del día.

Co­me de ma­ne­ra más sa­lu­da­ble. No exis­te nin­gún se­cre­to ver­da­de­ro en lo con­cer­nien­te a una die­ta que te per­mi­ta tener un vien­tre plano; úni­ca­men­te ne­ce­si­tas co­mer ali­men­tos más sa­lu­da­bles ta­les co­mo fru­tas, ver­du­ras y gra­nos en­te­ros, re­du­ce tu con­su­mo de co­mi­da cha­ta­rra, ta­les co­mo dul­ces, pa­pas fri­tas y co­mi­da rá­pi­da. Con ha­cer es­te cam­bio sim­ple, ve­rás to­do un mun­do de di­fe­ren­cia en tu es­tó­ma­go. Sin em­bar­go, no es re­co­men­da­ble que lo ha­gas de ma­ne­ra re­pen­ti­na; tra­ta de ir pa­so a pa­so en el rum­bo de una die­ta sa­lu­da­ble, pe­ro re­em­pla­za de ma­ne­ra con­sis­ten­te los ali­men­tos ma­los con los bue­nos. Es­tos son al­gu­nos cam­bios sim­ples que pue­des ha­cer: Co­me mu­chas pro­teíí­nas ma­gras. Los fri­jo­les, es, las nue­ces y la car­ne ma­gra gra son ali­men­tos muy bue­nos,s, siem­pre y cuan­do no co­mas gra­sas.

Co­me gra­nos en­te­ros.nte­ros. Bus­ca las eti­que­tas quee di­gan “100% grano en­te­ro” o “100% in­te­gral” y no só­lo “ha­ri­na ri­na de tri­go”. Los gra­nos en­te­ros eros te man­ten­drán lleno po­ror más tiem­po, lo que te ayu­da­ráu­da­rá a per­der pe­so y a con­se­guir guir un vien­tre plano.

Con­su­me pro­duc­tos lác­teos con ba­jo con­te­ni­do en gra­sa. Cam­bia los lác­teos al­tos en gra­sa que con­su­mes por al­ter­na­ti­vas ba­jas en gra­sa, las cua­les son ri­cas en pro­teí­nas y en vi­ta­mi­na B6.

Co­me gra­sas sa­lu­da­bles. No to­dos los ti­pos de gra­sa son per­ju­di­cia­les. Las gra­sas mono in­sa­tu­ra­das que se en­cuen­tran en los agua­ca­tes, en las nue­ces y en el acei­te de pes­ca­do son real­men­te muy bue­nas pa­ra ti y pue­den ayu­dar­te a per­der pe­so. So­lo aléjate de las gra­sas trans que se en­cuen­tran en los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y en los pro­duc­tos hor­nea­dos.

Dis­mi­nu­ye tu con­su­mo de so­dio. El so­dio pro­vo­ca que tu cuer­po re­ten­ga agua, lo que ha­ce que te veas hin­cha­do, so­bre to­do al­re­de­dor de la región ab­do­mi­nal. Ca­da vez que pue­das, tra­ta de sus­ti­tuir los ali­men­tos ri­cos en so­dio con al­ter­na­ti­vas más sa­lu­da­bles. En lu­gar de usar la sal de me­sa re­gu­lar op­ta por la sal ma­ri­na, la cual tie­ne me­nos can­ti­dad de so­dio, ade­más evi­ta la sal­sa de so­ya, ya que es­tá lle­na de es­te componente.

Rea­li­za ejer­ci­cios AE­RÓ­BI­COS DIA­RIA­MEN­TE

Por su­pues­to, pue­des rea­li­zar 100 ab­do­mi­na­les dia­rios, pe­ro si tie­nes una ca­pa de gra­sa en el ab­do­men, ¿en­ton­ces cuál es el pun­to? Ne­ce­si­tas que­mar la ca­pa su­pe­rior de la gra­sa es­to­ma­cal pa­ra ob­ser­var los cam­bios. Los ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res ca­len­ta­rán la tem­pe­ra­tu­ra de tu tron­co y me­jo­ra­rán la cir­cu­la­ción, los cua­les ayu­da­rán a lo­grar un vien­tre plano. Ejer­cí­ta­te al me­nos unos 30 mi­nu­tos al día, pe­ro in­clu­ye 1 o 2 días de des­can­so a la se­ma­na.

Las ac­ti­vi­da­des ta­les co­mo bai­lar, co­rrer, el tae bo, na­dar, an­dar en bi­ci­cle­ta y ca­mi­nar a un buen rit­mo su­pon­drá un ex­ce­len­te ejer­ci­cio ae­ró­bi­co. De he­cho, to­do lo que au­men­te tu rit­mo car­día­co ser­vi­rá. El bo­xeo brin­da un ex­ce­len­te ejer­ci­cio car­dio­vas­cu­lar mien­tras que los múscu­los im­pli­ca­dos en los gol­pes da­dos ayu­da­rán a apla­nar tu es­tó­ma­go.

Rea­li­za ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res en in­ter­va­los, ta­les co­mo al­ter­nar en­tre las ca­rre­ras rá­pi­das y las ca­mi­na­tas enér­gi­cas. Co­rrer rá­pi­da­men­te du­ran­te el ma­yor tiem­po po­si­ble. Cuan­do te can­ses de­ma­sia­do, co­mien­za a ca­mi­nar. Cuan­do sien­tas que has re­cu­pe­ra­do el alien­to, vuel­ve a co­rrer a to­da ve­lo­ci­dad. Rea­li­za es­tos in­ter­va­los du­ran­te un to­tal de 20 mi­nu­tos ca­da vez.

In­clu­ye los ejer­ci­cios plio­mé­tri­cos. Es­tos ejer­ci­cios son aque­llos que re­quie­ren de “ener­gía ex­plo­si­va”. Com­bi­na los ejer­ci­cios car­dio­vas­cu­la­res con el en­tre­na­mien­to de fuer­za. Al­gu­nos ejer­ci­cios plio­mé­tri­cos ex­ce­len­tes que pue­des ha­cer en ca­sa son: Saltos de ti­je­ra mo­di­fi­ca­dos. Co­mien­za po­nién­do­te de pie, lue­go sal­ta con las ma­nos y los pies se­pa­ra­dos, crean­do una “X” en el ai­re con tu cuer­po, lue­go ate­rri­za nue­va­men­te de pie. Re­pi­te el ejer­ci­cio tan­tas ve­ces co­mo pue­das.

Sentadillas con fle­xio­nes. Co­mien­za en la po­si­ción de fle­xio­nes, rea­li­za una, lue­go em­pu­ja con los pies y lle­va las ro­di­llas ha­cia arri­ba, ha­cia el pe­cho de mo­do que tus pies que­den en­tre tus ma­nos (aún en el pi­so en la po­si­ción de fle­xio­nes), lue­go sal­ta lo más al­to que pue­das con los bra­zos so­bre la ca­be­za. Pon­te nue­va­men­te en cu­cli­llas con las ma­nos so­bre el pi­so, lue­go vuel­ve a sal­tar a la po­si­ción de fle­xio­nes. Rea­li­za es­te ejer­ci­cio tan­tas ve­ces co­mo pue­das ha­cer­lo bien.

In­cor­po­ra el en­tre­na­mien­to de fuer­za pa­ra desa­rro­llar múscu­lo. Tener más múscu­lo au­men­ta­rá tu me­ta­bo­lis­mo, de mo­do que que­ma­rás ca­lo­rías más rápido con el pa­so del tiem­po.

Los ab­do­mi­na­les ha­cen tra­ba­jar en la par­te su­pe­rior del ab­do­men, las pier­nas le­van­ta­das ha­cen tra­ba­jar la par­te in­fe­rior y las fle­xio­nes la­te­ra­les ha­cen tra­ba­jar los obli­cuos (tam­bién co­no­ci­dos co­mo ro­llos). Al­re­de­dor de 15 a 25 re­pe­ti­cio­nes al día de­be ser su­fi­cien­te. Si pue­des ha­cer más, tra­ta de aña­dir pe­sas a tu ru­ti­na. Ten en cuen­ta que ha­cer ab­do­mi­na­les só­lo desa­rro­lla­rá múscu­lo de­ba­jo de la gra­sa del vien­tre ya exis­ten­te, pe­ro no que­ma­rá di­rec­ta­men­te es­ta úl­ti­ma.

Uti­li­za una pe­lo­ta de ejer­ci­cio pa­ra ejer­ci­tar los múscu­los del ab­do­men. Un ejer­ci­cio ex­ce­len­te es co­no­ci­do co­mo “in­ter­cam­bio de pe­lo­ta”. Re­cués­ta­te so­bre tu es­pal­da, co­mo los bra­zos ex­ten­di­dos so­bre la ca­be­za mien­tras sos­tie­nes la pe­lo­ta de ejer­ci­cios. Le­van­ta es­ta úl­ti­ma so­bre tu pe­cho, ele­van­do al mis­mo tiem­po las pier­nas (man­te­nién­do­las com­ple­ta­men­te rec­tas) del pi­so. Co­lo­ca la pe­lo­ta en­tre tus to­bi­llos, lue­go ba­ja los bra­zos y las pier­nas ha­cia el pi­so. Re­pi­te es­te in­ter­cam­bio, pa­san­do la pe­lo­ta des­de los to­bi­llos has­ta las ma­nos. Rea­li­za de 10 a 12 re­pe­ti­cio­nes. Rea­li­za ejer­ci­cios com­pues­tos co­mo el pe­so muer­to uti­li­zan­do pe­sas más gran­des

si­gue es­tos Con­se­jos con cal­ma, los re­sul­ta­dos los ve­rás des­pués de un tiem­po prac­ti­cán­do­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.