Jo­sé San­tos Be­roí­za, la his­to­ria de un fu­si­la­do IV par­te

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ives Or­te­ga Poe­ta

En su noc­tám­bu­lo re­co­rri­do ba­jan­do y su­bien­do que­bra­das, Fiel, el pe­rro -com­pa­ñía de don Jo­sé San­tos- cir­cun­da­ba la pue­bla, don­de se­gu­ra­men­te, su me­dio her­mano hu­mano bien de ma­dru­ga­da ati­za el fue­go pa­ra co­men­zar el día nú­me­ro 21 del mes de sep­tiem­bre de ese fa­tí­di­co 1973. El quil­tro traía en el ho­ci­co un res­to del co­ne­jo, que ha­bía ca­za­do de noche co­mo re­ga­lo pa­ra el pe­ñi; ha­bía mu­cho que con­ver­sar en­tre ellos dos. Aque­lla ma­ña­na, co­rrió apre­su­ra­do has­ta la ru­ka, don­de no se sen­tían más que los gri­llos, al­can­zó la puer­ta pa­ra­do en dos pa­tas con el pe­so de su cuer­po em­pu­jó, no ob­ser­vó al­ma al­gu­na; Jo­sé San­tos ya ha­bía par­ti­do. – “Guau, guau” en bus­ca de res­pues­tas, pe­ro nadie responde su lla­ma­do. A un cos­ta­do del res­col­do es­car­bó un ho­yo y en­tre ge­mi­dos en­te­rró los pe­lle­jos desas­ti­lla­dos de la pre­sa, dio me­dia vuel­ta y sa­lió, co­rrió rau­do has­ta el mue­lle des­de don­de se ha­cían al río las bal­sas con ma­de­ra, bus­có en las rui­nas, - ¡ Guau, Guau! Pe­ro aún no hay res­pues­ta, le­van­tó la ca­be­za con su na­riz en al­to pa­ra des­ci­frar en­tre la fría bri­sa el ca­mino más cor­to pa­ra lle­gar al pueblo de Santa Bár­ba­ra, dis­tan­te a unos 50 ki­ló­me­tros “Bío Bío” aba­jo. Ni la mar­cha, ni la he­la­da, ni el fi­la­men­to de las pie­dras im­pe­dían esa tra­ve­sía; ya la ha­bía he­cho an­tes…

Más tar­de en las afue­ras del pueblo, Fiel ca­lle­jea­ba olis­quean­do los ár­bo­les y a su pa­so re­co­rrien­do los “sin cuen­ta” bo­li­ches clan­des­ti­nos, des­de don­de sa­lían y en­tra­ban hom­bres a ra­tos con si­gi­lo y a ra­tos tren­za­dos; rien­do la bo­rra­che­ra. -¡Si­ga­mos to­man­do, to­tal pla­ta ten­go pa’ ca­gar! ca­carea­ba un ba­du­la­que, con un pu­ña­do de bi­lle­tes en la mano. El frío era tal que des­de los te­ja­dos pen­dían fi­nas es­ta­lag­mi­tas de hie­lo, co­rría el mo­co de las en­gri­pa­das fo­sas na­sa­les de los bue­yes co­mo tam­bién de la chi­qui­lla­da que aún no apren­dían a lim­piar­se más que con la man­ga. Nues­tro pe­lu­do ami­go Fiel per­ci­bía con re­ce­lo la in­di­fe­ren­cia de los tran­seún­tes; quie­nes nor­mal­men­te le sa­lu­da­ban con­vi­dán­do­le al­gún hue­so car­nu­do, aho­ra lo co­rrían ca­da vez que ha­cía una pau­sa pa­ra ras­car­se. Una jau­ría de quil­tros en le­va per­se­guía con de­sen­freno el lu­ju­rio­so se­xo de una fa­mé­li­ca pe­rra que bus­ca­ba au­xi­lio en­tre las ca­rre­tas es­ta­cio­na­das a las afue­ras del al­ma­cén “El arca de Noe”, mien­tras un gru­po de mu­cha­chos ca­len­tu­rien­tos co­rrían a pie­dra­zos a la es­pan­ta­di­za hem­bra que no de­ja­ba de ti­ri­tar es­con­di­da es­ta vez ba­jo el mi­cro­bús de don Froi­lán Cas­ta­ño. Fiel, ha­cía ca­so omi­so de to­do aque­llo, no ha­bía me­jor ocu­pa­ción pa­ra él que dar con la hue­lla de su amo, por lo que si­guió ol­fa­tean­do por ca­lle Sa­la­man­ca, ha­cia el nor­te, a to­da pri­sa.

-Ahí va el pe­rro de don San­tos ¡Fi­del, Fi­del, pu­ta el quil­tro e’ mier­da, Fi­del Fi­del…! Los em­bria­ga­dos au­lli­dos no tar­da­ron en lle­gar a los oí­dos de los uni­for­ma­dos que tran­si­ta­ban a es­ca­sos me­tros, y fue cuan­do en­ton­ces el mo­tor fre­nó con brus­que­dad; de in­me­dia­to sal­ta­ron cua­tro ver­des con ca­ra­bi­na en mano, pa­san­do ba­la -¿Qué es lo gri- ta’i ca­ra­jo? -Ahí fren­te es­tá es­con­di­do un co­mu­nis­ta mi ca­bo…- Sin me­diar más, una es­truen­do­sa pa­ta­da echó aba­jo la puer­ta de ca­sa don­de el pe­ñi Jo­sé San­tos, en el fon­do; en la co­ci­na iba por su pri­me­ra so­pea­da al en­jun­dio­so cal­do…

-¿Dón­de es­tá el co­mu­nis­ta San­tos Be­roí­za?.¡ Con­tes­ten mier­da’! Una, dos, tres ba­las sil­ban por el es­tre­cho pa­si­llo des­pe­da­zan­do cuan­to hu­bo a su pa­so, de un san­tia­mén sa­can de un ala a pun­ta de cu­la­ta­zos y pa­ta­das por don­de ca­ye­ron en la tris­te hu­ma­ni­dad del bal­se­ro.

-¿Qué les hi­zo es­te po­bre hom­bre? - cla­ma­ba a llan­tos do­ña Ma­ría Ber­me­jo.

-¡Es­te co­mu­nis­ta chu­chas de su ma­dre! -¡Por fin te aga­rra­mos mier­da! -Así que es­ta­ba’ es­con­di’o gue’on... – di­jo el paco Mon­roy (con­ti­nua­rá)

Los em­bria­ga­dos au­lli­dos no tar­da­ron en lle­gar a los oí­dos de los uni­for­ma­dos que tran­si­ta­ban a es­ca­sos me­tros, y fue cuan­do en­ton­ces el mo­tor fre­nó con brus­que­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.