Elec­ción de in­ten­den­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Re­na­to Se­gu­ra Ce­rre­gio­nal.cl

La elec­ción de in­ten­den­tes ha si­do con­si­de­ra­da por la Fun­da­ción Chi­le Des­cen­tra­li­za­do co­mo “la ma­dre de to­das las ba­ta­llas des­cen­tra­li­za­do­ras en el país”. Di­cho ca­li­fi­ca­ti­vo, no ha­ce oí­dos sor­dos res­pec­to del de­fi­cien­te tras­pa­so de com­pe­ten­cias pa­ra ejer­cer un mo­de­lo de go­bierno re­gio­nal en un Es­ta­do uni­ta­rio, sino que, muy por el con­tra­rio, se en­tien­de co­mo un pa­so ne­ce­sa­rio, con to­dos sus de­fec­tos y vir­tu­des, pa­ra avan­zar efec­ti­va­men­te ha­cia un país más jus­to con to­dos y ca­da uno de sus ciu­da­da­nos.

A raíz de la dis­cu­sión del pro­yec­to de Ley en la Co­mi­sión de Go­bierno In­te­rior del Se­na­do, don­de se ob­ser­va di­fe­ren­cias de vi­sión en lo que im­pli­ca ce­der cuo­tas de po­der pa­ra avan­zar ha­cia un Es­ta­do uni­ta­rio ba­jo un mo­de­lo de go­bierno re­gio­nal, un dia­rio ca­pi­ta­lino con fuer­te pre­sen­cia re­gio­nal, dio a co­no­cer un in­for­me aca­dé­mi­co que ca­li­fi­ca la elec­ción de in­ten­den­te co­mo un “pol­vo­rín de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra Chi­le”. Se­gún el au­tor del es­tu­dio, la ini­cia­ti­va, tal co­mo es­tá re­dac­ta­da, se­ría una re­for­ma in­efi­caz, de­frau­dan­do las ex­pec­ta­ti­vas ciu­da­da­nas con efec­tos ca­tas­tró­fi­cos pa­ra el país (no pue­do de­jar de re­cor­dar la pro­fe­cía apo­ca­líp­ti­ca, a fi­nes de la dé­ca­da de 1980, fren­te a la po­si­bi­li­dad de cam­bio en el sis­te­ma de go­bierno en Chi­le).

Los ar­gu­men­tos uti­li­za­dos pa­ra fun­da­men­tar la ne­ce­si­dad de apro­bar el pro­yec­to de ley de elec­ción de in­ten­den­tes son dos: la His­to­ria de Chi­le y el sen­ti­do co­mún.

Pa­ra ana­li­zar la his­to­ria del país, ayu­da el li­bro “Evo­lu­ción Ju­rí­di­ca del Ré­gi­men Mu­ni­ci­pal en Chi­le (1541 – 1971)”, cu­yo au­tor per­te­ne­ce a la mis­ma Ca­sa de Es­tu­dios, de quien pre­pa­ró el in­for­me apo­ca­líp­ti­co, pe­ro en au­sen­cia de in­tere­ses co­yun­tu­ra­les y con un pe­so aca­dé­mi­co mu­cho ma­yor, tan­to en con­te­ni­dos co­mo en las con­clu­sio­nes. De acuer­do a di­cha pu­bli­ca­ción, el Es­ta­do, na­ce de la ne­ce­si­dad de pro­te­ger a la po­bla­ción fren­te a la ame­na­za ex­ter­na; el Go­bierno se di­se­ñó y pen­só pa­ra fun­cio­nar des­cen­tra­li­za­da­men­te. En Chi­le, la evo­lu­ción ha­cia un Es­ta­do con un sis­te­ma de Go­bierno Cen­tral, fue una con­se­cuen­cia his­tó­ri­ca, no desea­da, de las gue­rras ci­vi­les que en­fren­ta­ron a con­na­cio­na­les.

El sen­ti­do co­mún, por su par­te, in­di­ca que: “lo óp­ti­mo, es enemi­go de lo bueno”. Con la apro­ba­ción del pro­yec­to de ley, no sig­ni­fi­ca un “fi­nal fe­liz” pa­ra re­tor­nar a un sis­te­ma de go­bierno re­gio­nal; muy por el con­tra­rio, es un ali­cien­te pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en avan­zar ha­cia una des­cen­tra­li­za­ción efec­ti­va.

Es por ello que, la Región del Bio­bío y su gen­te es­pe­ran, de sus Par­la­men­ta­rios, un tra­ba­jo proac­ti­vo pa­ra que, el es­pí­ri­tu de di­cho pro­yec­to, se ha­ga car­ne en el desa­rro­llo y bie­nes­tar de la po­bla­ción.

Con la apro­ba­ción del pro­yec­to de ley, no sig­ni­fi­ca un “fi­nal fe­liz” pa­ra re­tor­nar a un sis­te­ma de go­bierno re­gio­nal; muy por el con­tra­rio, es un ali­cien­te pa­ra se­guir tra­ba­jan­do en avan­zar ha­cia una des­cen­tra­li­za­ción efec­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.