De­co­di­fi­ca­do­res “uni­ver­sa­les” en Los Ángeles ¿opor­tu­ni­dad o ile­ga­li­dad?

Des­de ha­ce años que el ne­go­cio de los de­co­di­fi­ca­do­res pi­ra­tas se ins­ta­ló en Los Ángeles.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Se­bas­tián Díaz San­do­val. © 2016 La Tri­bu­na

El fe­nó­meno de la te­le­vi­sión di­gi­tal se to­mó ha­ce años las ca­sas en Chi­le, y Los Ángeles no ha que­da­do al mar­gen de di­cha si­tua­ción. Po­der ver el Ca­nal del Fút­bol en al­ta de­fi­ni­ción (o HD por las si­glas en in­glés de High De­fi­ni­tion), pe­lí­cu­las, do­cu­men­ta­les, se ha he­cho ca­si una ne­ce­si­dad, in­clu­so los ca­na­les na­cio­na­les lle­van años im­ple­men­tan­do sus se­ña­les en HD, lo que re­sal­ta otro ti­po de ca­li­dad al mo­men­to de ver te­le­vi­sión en la ca­sa. Pe­ro es­te ti­po de alternativas siem­pre trae con­si­go la “pi­lle­ría” de al­gu­nas per­so­nas. Y es que des­de ha­ce un tiem­po no es di­fí­cil ver en pleno cen­tro de Los Ángeles lo­ca­les que abier­ta­men­te ofre­cen de­co­di­fi­ca­do­res pi­ra­tea­dos, y que una vez ins­ta­la­dos es po­si­ble ver in­clu­so los ca­na­les Pre­mium, co­mo el mis­mo CDF, por el cual las com­pa­ñías co­bran cer­ca de 10 mil pe­sos men­sua­les. Pa­ra al­gu­nos es ile­gal, pa­ra otros no lo es por­que los ca­na­les es­tán “en el ai­re”. Por lo mis­mo, La Tri­bu­na fue co­mo clien­te in­cóg­ni­to a uno de los lo­ca­les que es­tán ins­ta­la­dos de for­ma le­gal, que ofre­cen es­te ti­po de ser­vi­cios, y co­rro­bo­ró en el lu­gar có­mo ope­ran con es­te ti­po de ser­vi­cios. Al in­gre­sar, se nos ofre­ció la ins­ta­la­ción del ser­vi­cio por 150 mil pe­sos con el equi­po, el de­co­di­fi­ca­dor, el ca­blea­do co­rres­pon­dien­te y las dos an­te­nas. Gra­cias a ello, se po­drán te­ner to­dos los ca­na­les li­be­ra­dos, in­clu­yen­do CDF y Fox Sports Pre­mium, es de­cir, más de 300 ca­na­les de cul­tu­ra, de­por­tes, no­ti­cias, en­tre otros, ade­más de ca­na­les en al­ta de­fi­ni­ción. Apro­xi­ma­da­men­te ca­da tres me­ses ha­brá que ac­tua­li­zar el equi­po, lo que se de­be ha­cer cuan­do co­mien­zan a caer­se los ca­na­les y que­den só­lo cin­co. La ac­tua­li­za­ción tie­ne un cos­to de 5 mil pe­sos. Lo otro es que una vez al año hay un mo­vi­mien­to del sa­té­li­te, por lo que la reade­cua­ción de es­to tie­ne un cos­to de 20 mil pe­sos. Pe­se a ello, des­ta­ca­ron que no se pa­gan cos­tos men­sua­les, ni na­da por el ser­vi­cio, só­lo los cam­bios men­cio­na­dos an­te­rior­men­te. A su vez, el hom­bre que nos aten­dió fue en­fá­ti­co en ase­gu­rar que “no hay pro­ble­mas le­ga­les con es­to, le he­mos ven­di­do a Ca­ra­bi­ne­ros, PDI, a to­do el mun­do. Lo que pa­sa es que son las em­pre­sas de te­le­vi­sión pagada las que le me­ten ‘cu­co’ a la gen­te, pe­ro el pú­bli­co lle­ga por­que es­to es más ba­ra­to”. Al mis­mo tiem­po, di­jo que la gen­te tie­ne ese es­tig­ma de que eso es ile­gal, pe­ro ellos lle­van años tra­ba­jan­do en eso y no han

te­ni­do pro­ble­mas. A ello, des­ta­có que “es que si fue­ra ile­gal (…). Mi so­cio lle­va cua­tro años en es­te lo­cal, y an­tes es­ta­ba en otro la­do y nun­ca (…). El te­ma es sa­ber que lo que tú es­tás con­tra­tan­do es una al­ter­na­ti­va”.

EM­PRE­SAS EN LA ZO­NA

En Los Ángeles exis­ten dis­tin­tas em­pre­sas que pres­tan es­tos ser­vi­cios de te­le­vi­sión por cable o sa­te­li­tal, pe­se a ello, só­lo en VTR es­tu­vie­ron dis­pues­tos a dar su ver­sión. Die­go Cor­tés, sub­ge­ren­te le­gal de la em­pre­sa, ase­gu­ró que es­tos de­co­di­fi­ca­do­res sí son ile­ga­les, y ar­gu­men­tó que “el ac­ce­der a una co­ne­xión ile­gal es un de­li­to, es de­cir, las per­so­nas que in­cu­rren en es­te ti­po de con­duc­tas co­me­ten un ilí­ci­to, se ex­po­nen pe­nal­men­te, con las con­se­cuen­cias per­so­na­les que es­to le pue­de traer”. A su vez, co­men­tó que es un de­li­to, por­que se hac­kean e in­ter­vie­nen los apa­ra­tos, lo que no es le­gal. Igual­men­te, ex­pre­só que “la pi­ra­te­ría no so­la­men­te afec­ta a la in­dus­tria de te­le­vi­sión de pa­go, sino que tam­bién a los usua­rios de ma­ne­ra di­rec­ta. En nues­tro ca­so, cuan­do al­guien se co­nec­ta de for­ma ile­gal al cable, se de­te­rio­ra la ex­pe­rien­cia de los ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ya sea en la na­ve­ga­ción en In­ter­net, en la de uso de te­le­vi­sión de los clien­tes e in­clu­so en la te­le­fo­nía. Ade­más, es­tán los evi­den­tes per­jui­cios eco­nó­mi­cos que ge­ne­ra la pi­ra­te­ría - se es­ti­man en 66 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les las pér­di­das pa­ra la in­dus­tria en Chi­le- y la in­se­gu­ri­dad que ge­ne­ra re­la­cio­nar­se con mer­ca­dos in­for­ma­les”. Asi­mis­mo, di­jo que sa­ben que 1/ 3 de los re­cla­mos por pro­ble­mas de ser­vi­cio pre­sen­ta­dos por clien­tes reales son pro­duc­tos de per­so­nas que es­tán ilí­ci­ta­men­te in­ter­vi­nien­do las co­ne­xio­nes a ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Ade­más, el sub­ge­ren­te le­gal de VTR, de­ta­lló que “exis­ten dis­tin­tos ti­pos de pi­ra­te­ría y dis­tin­tas ma­ne­ras de en­fren­tar­las. Por ejem­plo, en nues­tro ca­so la in­ter­ven­ción frau­du­len­ta de re­des, lo que lla­ma­mos ‘col­ga­dos’, que es la más per­ju­di­cial de las pi­ra­te­rías pa­ra los usua­rios. Es­ta se ma­ni­fies­ta en to­mar re­des aje­nas de ma­ne­ra ile­gal pa­ra uti­li­zar­la de ma­ne­ra frau­du­len­ta en co­ne­xio­nes de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Así, el usua­rio que sí pa­ga por un ser­vi­cio, se ve per­ju­di­ca­do en su ex­pe­rien­cia de uso, ya que de­gra­da la ca­li­dad de ima­gen en te­le­vi­sión, pro­du­ce in­ter­mi­ten­cias en el uso de la ban­da an­cha y te­le­fo­nía”.

MI­NIS­TE­RIO DE TRANS­POR­TES Y TE­LE­CO­MU­NI­CA­CIO­NES

La Tri­bu­na se con­tac­tó con la en­ti­dad en­car­ga­da de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y des­de la Se­re­mi de la car­te­ra, ase­gu­ra­ron que “en re­la­ción a la de­nun­cia de ven­ta y uti­li­za­ción de equi­pos de­co­di­fi­ca­do­res en Los Ángeles, se de­be acla­rar que no es­tá per­mi­ti­da la uti­li­za­ción de es­tos equi­pos pa­ra ac­ce­der a se­ña­les en­crip­ta­das de te­le­vi­sión de pa­go que re­quie­ren au­to­ri­za­ción de sus emi­so­res con­for­me a la Ley de Pro­pie­dad In­te­lec­tual. Só­lo se per­mi­te su uso pa­ra cap­tar se­ña­les sa­te­li­ta­les de li­bre re­cep­ción”. A ello, agre­ga­ron que es el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co quien de­be de­ter­mi­nar si en la ven­ta o co­mer­cia­li­za­ción de es­tos de­co­di­fi­ca­do­res se es­tá vio­lan­do la ley chi­le­na.

LOS DE­CO­DI­FI­CA­DO­RES PI­RA­TAS tie­nen un cos­to de 150 mil pe­sos ins­ta­la­dos, con la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a 300 ca­na­les.

DIE­GO COR­TÉS, sub­ge­ren­te le­gal de la em­pre­sa, ase­gu­ró que es­tos de­co­di­fi­ca­do­res sí son ile­ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.