Tren Cor­to La­ja y la opor­tu­ni­dad de vol­ver a via­jar en fa­mi­lia lia

El pa­seo in­vi­ta a vi­si­tar dis­tin­tas ciu­da­des e im­preg­nar­se de cul­tu­ra. To­do ello acom­pa­ña­do de her­mo­sos pai­sa­jes y la opor­tu­ni­dad de compartir con los se­res que­ri­dos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Ma­ría Jo­sé Vi­lla­gran Fo­to­gra­fías: Ma­nuel Dio­ca­res © 2016 La Tri­bu­na

Du­ran­te 22 años de su vi­da, Ro­lan­do So­to se de­di­có a tra­ba­jar en la em­pre­sa fe­rro­via­ria en la ciu­dad de La­ja. A sus 84 años, re­la­tó a La Tri­bu­na Fin­de so­bre su la­bor y la im­por­tan­cia del tren en el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial de la co­mu­na del pa­pel.

Hi­jo de una ma­dre pro­fe­so­ra, se crió gran par­te de su vi­da con unas tías en Vic­to­ria; fue en esa mis­ma ciu­dad don­de So­to tra­ba­jó en una fá­bri­ca de mol­deón de cal­za­dos.

Trans­cu­rría el año 1948 cuan­do vol­vió a La­ja, to­da­vía era una co­mu­na sus­ten­ta­da en la agri­cul­tu­ra; el es­ce­na­rio cam­bió cuan­do lle­gó la in­dus­tria, en 1953.

Ese año “co­men­zó a son­dear­se los te­rre­nos pa­ra ver si se que­da­ba o no la in­dus­tria en La­ja (...) In­gre­sé a la in­dus­tria los pri­me­ros me­ses por­que pa­ra en­trar en fe­rro­ca­rri­les era di­fí­cil”, re­la­tó Ro­lan­do.

En 1954 in­gre­só a Fe­rro­ca­rri­les; co­men­zó co­mo cam­bia­dor, ha­cien­do to­dos los des­víos de los ca­rros, se­lec­cio­nán­do­los y dis­tri­bu­yén­do­los de­pen­dien­do del lu­gar a don­de sal­drían.

Des­de ahí, fue es­ca­lan­do has­ta ha­cer­se car­go del pa­tio; “a las in­dus­trias no lle­ga­ban ca­mio­nes. To­do se trans­por­ta­ba vía fe­rro­ca­rril, se me­tían a las in­dus­trias y se co­lo­ca­ban 150 ca­rros en des­car­ga y dia­ria­men­te se mo­vían cer­ca de 400 ca­rros de ma­de­ra de pino y eso te­nía que ha­cer­lo yo, to­dos los días”, ex­pre­só So­to.

En esos años, ase­gu­ró que Fe­rro­ca­rri­les ga­nó mu­cha pla­ta y La­ja era una de las es­ta­cio­nes que le en­tre­gó ma­yor can­ti­dad de re­cur­sos a la em­pre­sa, no só­lo en cuan­to al trans­por­te de car­ga, sino que tam­bién de pa­sa­je­ros.

Con la lle­ga­da del tren a la co­mu­na, re­la­tó So­to, La­ja se le­van­tó. En esos tiem­pos, en cuan­to a ca­lles, la ciu­dad te­nía ape­nas cua­tro; el cre­ci­mien­to de la co­mu­na lo atri­bu­yó di­rec­ta­men­te a la lle­ga­da de la in­dus­tria y a Fe­rro­ca­rri­les.

El de­cli­ve del tren co­mo me­dio de trans­por­te pa­ra ma­ni­fac­tu­ra y de pa­sa­je­ros co­men­zó a ge­ne­rar­se en la épo­ca del 70.

Du­ran­te esos años, mu­chas per­so­nas fue­ron des­pe­di­das y só­lo se man­tu­vie­ron los tre­nes de re­co­rri­do de San­tia­go al sur, pa­san­do por ciu­da­des co­mo Val­di­via, Osorno.

Re­cuer­da que los tre­nes lar­gos de pa­sa­je­ros te­nían la com­bi­na­ción San­tia­go-con­cep­ción y un tren que re­co­rría des­de San­tia­go a Puer­to Montt. To­dos los cam­bios se ha­cían en San Ro­sen­do.

“Pe­ro co­mo ve­nía gen­te pa­ra La­ja, por­que la in­dus­tria mo­vi­li­zó har­ta gen­te de San­tia­go, te­nían que pa­sar el puen­te a pie. En­ton­ces, de ahí que Con­cep­ción or­de­nó ha­cer to­dos los trans­bor­dos en La­ja”, re­la­tó So­to.

Asi­mis­mo, ha­bía un tren cor­to –de dos ca­rros- que lle­va­ba a to­da la gen­te des­de La­ja a la ciu­dad de Con­cep­ción, y ha­bía un bus que trans­por­ta­ba a los pa­sa­je­ros a Los Ángeles.

TREN COR­TO LA­JA

En la ac­tua­li­dad, la In­ten­den­cia re­gio­nal de Bío Bío, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Tu­ris­mo (Ser­na­tur) y el Con­se­jo de la Cul­tu­ra y las Ar­tes hi­cie­ron una apues­ta por el tu­ris­mo his­tó­ri­co cul­tu­ral, vien­do en el Tren Cor­to La­ja una opor­tu­ni­dad de po­ten­ciar la zo­na.

La ini­cia­ti­va na­ce y se des­pren­de del tra­ba­jo e iden­ti­fi­ca­ción de los “200 hi­tos pa­ra el de­sa­rro­llo del tu­ris­mo his­tó­ri­co cul­tu­ral”, don­de el pa­sa­do fe­rro­via­rio y el le­ga­do de la in­dus­tria de tre­nes en la re­gión ocu­pa un rol pre­pon­de­ran­te, tan­to en la crea­ción de las ciu­da­des co­mo en la his­to­ria y pa­sa­do in­dus­trial.

El tren tu­rís­ti­co Cor­to La­ja es una ini­cia­ti­va de Ser­na­tur Biobío en con­jun­to con Fe­sur, que se en­cuen­tra ope­ran­do des­de ma­yo de 2015.

A la fe­cha, ya se han rea­li­za­do sie­te via­jes, los que han mo­vi­li­za­do a un to­tal de 1.310 pa­sa­je­ros en­tre fe­bre­ro y agos­to de 2016.

Se tra­ta de un es­fuer­zo con­jun­to don­de los mu­ni­ci­pios de Hual­qui, San Ro­sen­do y La­ja han te­ni­do un rol pre­pon­de­ran­te, or­ga­ni­zan­do a emprendedores lo­ca­les pa­ra que es­pe­ren al tren con sus me­jo­res pro­duc­tos y tra­di­cio­nes.

El Tren Cor­to La­ja re­pre­sen­ta una ex­ce­len­te opor­tu­ni­dad pa­ra trans­por­tar­se en el tiem­po, pa­ra re­cor­dar via­jes y ex­pe­rien­cias y dis­fru­tar con la fa­mi­lia, co­no­cien­do nue­vos y be­llos pai­sa­jes.

El via­je se rea­li­za en un au­to­mo­tor eléc­tri­co de 1976, que dis­po­ne de 170 asien­tos y las sa­li­das se or­ga­ni­zan una vez al mes, ex­cep­tuan­do los me­ses de sep­tiem­bre y di­ciem­bre.

És­te co­mien­za a las 8:30 ho­ras en la es­ta­ción de Are­nal, en Tal­cahuano; tam­bién re­ci­be pa­sa­je­ros en las es­ta­cio­nes de Con­cep­ción y Chi­gua­yan­te.

La pri­me­ra pa­ra­da ex­ten­sa se rea­li­za en Hual­qui pa­ra vi­si­tar una mues­tra de pro­duc­to­res lo­ca­les que se rea­li­za en la mis­ma es­ta­ción.

Pos­te­rior­men­te, hay una bre­ve pa­ra­da en Tal­ca­má­vi­da pa­ra lue­go vi­si­tar San Ro­sen­do al­re­de­dor y rea­li­zar el cir­cui­to guia­do por ex fe­rro­via­rios.

El re­co­rri­do fi­na­li­za en La­ja, don­de los pa­sa­je­ros pue­den re­co­rrer la ciu­dad li­bre­men­te, al­mor­zar o vi­si­tar la la­gu­na La Se­ño­ra­za.

La vuel­ta del via­je es a las 16:15 ho­ras, te­nien­do un cos­to de $6.000 pe­sos por per­so­na.

El tren tu­rís­ti­co Cor­to La­ja es con­si­de­ra­do un pro­duc­to tu­rís­ti­co, ya que en­tre­ga una ex­pe­rien­cia de via­je a tra­vés de un con­jun­to de ser­vi­cios que tie­nen un só­lo ob­je­ti­vo: vol­ver a via­jar en tren en fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.