La ma­de­ra, va­lor de Chi­le

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Char­les Kim­ber Ge­ren­te Co­mer­cial y Asun­tos Cor­po­ra­ti­vos Arau­co

Exis­ten im­por­tan­tes desafíos eco­nó­mi­cos y de pro­duc­ti­vi­dad que se nos plan­tean si que­re­mos em­pu­jar a Chi­le ha­cia el cre­ci­mien­to in­te­gral y sus­ten­ta­ble. En esa pers­pec­ti­va de­be­mos mi­rar el apor­te pre­sen­te y fu­tu­ro del sec­tor fo­res­tal, en don­de la ma­de­ra y sus pro­duc­tos de­ri­va­dos, han ge­ne­ra­do un re­le­van­te va­lor pa­ra el de­sa­rro­llo del país. La in­dus­tria fo­res­tal es un sec­tor muy im­por­tan­te en la eco­no­mía na­cio­nal, ya que re­pre­sen­ta el 8% de las ex­por­ta­cio­nes y un 2,7% del PIB na­cio­nal. En los úl­ti­mos 40 años la in­dus­tria fo­res­tal con pro­duc­tos de­ri­va­dos de la ma­de­ra, mul­ti­pli­có en 130 ve­ces sus ex­por­ta­cio­nes. Pa­sa­mos de 8 pro­duc­tos ex­por­ta­dos a más de 350, de 10 paí­ses de des­tino a más de 130, de 15 ex­por­ta­do­res a más de 900. Los da­tos gra­fi­can la im­por­tan­cia que ha al­can­za­do el sec­tor y el al­to im­pac­to so­cial y eco­nó­mi­co que ge­ne­ra, da­do que in­vo­lu­cra a más de 120.000 tra­ba­ja­do­res di­rec­tos y 1.500 em­pre­sas me­dia­nas y pe­que­ñas. Se tra­ta de una ca­de­na pro­duc­ti­va, so­cial, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral que apor­ta a mu­chas re­gio­nes del sur de Chi­le. No obs­tan­te, creer que es­ta po­si­ción es­tá ase­gu­ra­da se­ría un error. Los nue­vos desafíos más in­me­dia­tos de­ri­van de la con­trac­ción de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, el au­men­to de la ofer­ta, la com­pe­ten­cia glo­bal y la con­se­cuen­te ten­den­cia a la ba­ja en los pre­cios. Por lo tan­to, nues­tro desafío ra­di­ca en agre­gar va­lor a la ofer­ta, lo que se tra­du­ce en cons­truir y ges­tio­nar in­te­li­gen­cia de mer­ca­do, nue­vas tec­no­lo­gías, pro­ce­sos y desa­rro­llos. Por tan­to, si co­mo país que­re­mos man­te­ner, pro­fun­di­zar y am­pliar nues­tra po­si­ción en el mer­ca­do mun­dial de los pro­duc­tos fo­res­ta­les re­no­va­bles, un fac­tor esen­cial es asu­mir el va­lor de las plan­ta­cio­nes. En efec­to, Chi­le re­quie­re au­men­tar su ma­sa fo­res­tal, da­do que a las ba­jas ta­sas ac­tua­les no se po­drán in­cor­po­rar más py­mes a los be­ne­fi­cios del sec­tor. Un avan­ce im­por­tan­te en es­ta di­rec­ción es el do­cu­men­to Po­lí­ti­ca Fo­res­tal 2015-2035 pre­sen­ta­do por el Go­bierno. A su vez, es es­tra­té­gi­co ex­ten­der el DL 701, con fo­co ex­clu­si­vo en pe­que­ños y me­dia­nos pro­pie­ta­rios, de ma­ne­ra de uti­li­zar pre­dios que no tie­nen otra vo­ca­ción pro­duc­ti­va que la fo­res­ta­ción pa­ra la pro­duc­ción de ma­de­ra. Te­ne­mos un gran tre­cho lo­gra­do. Nues­tra mar­ca país y la al­ta va­lo­ra­ción de Chi­le co­mo pro­vee­dor de pro­duc­tos fo­res­ta­les re­no­va­bles es al­go que ha cos­ta­do mu­cho es­fuer­zo, de­di­ca­ción y re­cur­sos. Es­te es hoy el pa­sa­por­te in­ter­na­cio­nal de las gran­des em­pre­sas. Tam­bién lo pue­de ser de las py­mes. Pe­ro no se tra­ta só­lo de la opor­tu­ni­dad pa­ra las em­pre­sas, gran­des, me­dia­nas o pe­que­ñas. An­tes que to­do eso, es una op­ción pa­ra el país. Las nue­vas em­pre­sas de es­te ti­po ne­ce­si­tan de la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va, de las ca­pa­ci­da­des y apren­di­za­jes al­can­za­dos por otros y del apo­yo de­ci­di­do del Es­ta­do. Es un buen mo­men­to pa­ra un nue­vo im­pul­so al tra­ba­jo aso­cia­ti­vo, que for­ta­lez­ca la ca­de­na de va­lor con las py­mes ma­de­re­ras y con las di­ver­sas em­pre­sas y ser­vi­cios del sec­tor. Des­de to­dos los ám­bi­tos, pú­bli­cos y pri­va­dos, te­ne­mos que con­tri­buir a for­ta­le­cer es­ta cul­tu­ra y ha­cer­la par­te de la iden­ti­dad na­cio­nal. Una po­lí­ti­ca fo­res­tal in­clu­si­va es un pro­yec­to cru­cial pa­ra el fu­tu­ro de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.