El mi­to del Es­ta­do

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Max Sil­va Ab­bott Doc­tor en De­re­cho Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

Un ele­men­to cen­tral, cuan­do no ob­se­si­vo de to­das las re­for­mas que ha im­pul­sa­do el ac­tual go­bierno con­tra vien­to y ma­rea, es el pa­pel pro­ta­gó­ni­co que en ellas se otor­ga al Es­ta­do, al pun­to que su in­ter­ven­ción po­dría muy bien aho­gar la ini­cia­ti­va pri­va­da, tan­to de las per­so­nas in­di­vi­dua­les co­mo de los cuer­pos in­ter­me­dios de nues­tra so­cie­dad. El an­te­rior em­pe­ño de­no­ta muy a las cla­ras un in­sa­cia­ble afán de con­trol, ca­si de ti­po or­we­lliano, de prác­ti­ca­men­te to­das las ac­ti­vi­da­des im­por­tan­tes que pue­dan desa­rro­llar­se en nues­tro país; y de pa­so, re­ve­la tam­bién una cla­ra des­con­fian­za no so­lo en la ini­cia­ti­va pri­va­da, sino so­bre to­do en su ido­nei­dad mo­ral. Es co­mo si por el so­lo he­cho de tra­tar­se de una ac­ti­vi­dad no au­to­ri­za­da o va­li­da­da por el Es­ta­do, ella fue­ra de su­yo ma­la, aun­que ten­ga apa­rien­cia de bien; y al con­tra­rio, por la so­la in­ter­ven­ción del Es­ta­do, di­cha ac­ti­vi­dad, cual­quie­ra que sea, se san­ti­fi­ca­ra au­to­má­ti­ca­men­te. Sin em­bar­go, es­ta ver­da­de­ra ido­la­tría del Es­ta­do, que pa­ra mu­chos ha sus­ti­tui­do in­clu­so al mis­mo Dios, to­man­do su lu­gar de pa­dre pro­vi­den­te, bueno y jus­to, es ab­so­lu­ta­men­te fal­sa, por la sen­ci­lla ra­zón que di­cho Es­ta­do es­tá for­ma­do por per­so­nas igua­les a aque­llas de las cua­les tan­to se des­con­fía cuan­do ac­túan des­de la es­fe­ra pri­va­da. Lo an­te­rior es im­por­tan­te, por­que re­sul­ta muy fre­cuen­te que el así lla­ma­do “mi­to del Es­ta­do” cie­gue a mu­chos, ha­cién­do­los creer que se tra­ta de una reali­dad ca­si so­bre­na­tu­ral. Por eso hay que ser muy cla­ros a es­te res­pec­to: que el Es­ta­do ben­di­ga de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des, las con­tro­le al ex­tre­mo o in­clu­so las ha­ga por sí mis­mo no só­lo no es ga­ran­tía de na­da, sino que no ha si­do in­fre­cuen­te que sus fru­tos de­jen mu­cho que desear a la pos­tre. Las ra­zo­nes de es­ta reali­dad son múl­ti­ples, sien­do una de las prin­ci­pa­les el po­der del que es­tán in­ves­ti­dos quie­nes en­car­nan las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. Di­cho po­der es ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio pa­ra que és­te lo­gre cum­plir su fun­ción, pues sin él, no po­dría im­po­ner sus de­ci­sio­nes. Sin em­bar­go, co­mo es­tá com­pues­to por se­res hu­ma­nos igua­les a los que se quie­re vi­gi­lar, siem­pre sur­ge el pro­ble­ma de quién con­tro­la a los con­tro­la­do­res. Aho­ra, si des­de ha­ce más de dos si­glos el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo mo­derno ha in­ten­ta­do por mu­chos me­dios nor­mar el po­der de los go­ber­nan­tes y di­vi­dir sus fun­cio­nes en ór­ga­nos su­pues­ta­men­te in­de­pen­dien­tes, esa es tal vez la me­jor prue­ba de lo que ve­ni­mos di­cien­do. Ello, por­que si quie­nes en­car­nan las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do fue­ran ángeles, no hu­bie­ran si­do ne­ce­sa­rios tan­tos me­ca­nis­mos de con­trol y re­gu­la­ción. En con­se­cuen­cia, si son tan “ma­los” go­ber­nan­tes co­mo go­ber­na­dos, ¿por qué con­fiar cie­ga­men­te en los pri­me­ros?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.