Se­na­me: Una en­ti­dad que de­be pro­te­ger, ter­mi­na ma­tan­do

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - EDITORIAL DEL DIRECTOR - Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

En Chi­le e in­clu­so a ni­vel in­ter­na­cio­nal, el in­for­me re­que­ri­do por el dipu­tado Re­né Saf­fi­rio al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, que cons­ta­tó que al me­nos 185 me­no­res mu­rie­ron mien­tras es­ta­ban a res­guar­do del Se­na­me en­tre 2005 y ma­yo de 2016, es de­cir, del Es­ta­do de Chi­le, han re­ve­la­do un caos, des­or­den y de­mos­tra­do ma­las ope­ra­cio­nes que se han apli­ca­do con los in­fan­tes prác­ti­ca­men­te co­mo una nor­ma­li­dad o par­te de la ru­ti­na du­ran­te años. Es más, un re­por­te rea­li­za­do por Unicef, ase­gu­ra que los fa­lle­ci­mien­tos ocu­rri­dos du­ran­te 2010, son más de cin­co ve­ces a los que in­di­ca el do­cu­men­to ofi­cial. ¿Por qué el si­len­cio du­ró tan­to tiem­po? No se en­tien­de y tam­po­co se acep­ta. ¿Por qué el Es­ta­do, no bus­có evi­tar es­tos he­chos y sim­ple­men­te se pu­so la ven­da en los ojos y lo en­ten­dió co­mo al­go que pa­sa, pe­ro que no im­por­ta? Es aún más gra­ve la si­tua­ción, cuan­do es­te nú­me­ro de muer­tes no es con­fia­ble ni si­quie­ra pa­ra quie­nes rea­li­za­ron los in­for­mes. Pro­ba­ble­men­te el nú­me­ro sea mu­cho ma­yor y aún más ver­gon­zo­so. Es­te es un con­flic­to que afec­ta trans­ver­sal­men­te a las ad­mi­nis­tra­cio­nes, pues­to que tan­to la Con­cer­ta­ción co­mo la Alian­za, han ad­mi­nis­tra­do el país ha­cien­do vis­ta gor­da de es­te ca­so. Cla­ra­men­te, lo se­ña­la­do por el dipu­tado Saf­fi­rio es digno de ana­li­zar. En sus di­chos, sos­tie­ne que el Es­ta­do de Chi­le no es­tá cum­plien­do con sus com­pro­mi­sos in­ter­na­cio­na­les en ma­te­ria de in­fan­cia, ni si­quie­ra sa­be cuán­tos ni­ños hay en sus es­ta­ble­ci­mien­tos y mu­cho me­nos, cuán­tos de ellos han fa­lle­ci­do y por qué causas. Preo­cu­pan­te. In­clu­so, el par­la­men­ta­rio ha de­ja­do a en­tre­ver que se de­be­ría in­ves­ti­gar la do­na­ción de ór­ga­nos que se han rea­li­za­do con los pe­que­ños, en lo que, de des­cu­brir­se al­gu­na si­tua­ción anó­ma­la, se­ría un es­cán­da­lo in­ter­na­cio­nal qui­zás sin pre­ce­den­tes. La se­ma­na que re­cién pa­só, el fis­cal re­gio­nal de Los La­gos, Mar­cos Emil­fork, de­tec­tó 31 nue­vos ca­sos de muer­tes de ni­ños en la red del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res y que te­nían la par­ti­cu­la­ri­dad de no ha­ber si­do denunciados a la jus­ti­cia. Las ci­fras sin lu­gar a du­das si­guen y se­gui­rán cre­cien­do an­te los ojos ató­ni­tos de sus fa­mi­lias, de la so­cie­dad y del mun­do en­te­ro. Y no es exa­ge­rar. Has­ta aho­ra, la in­for­ma­ción del Mé­di­co Le­gal, es real­men­te im­pac­tan­te. Los lac­tan­tes o prees­co­la­res se han aho­ga­do con sus pro­pios flui­dos, ho­mi­ci­dios y sui­ci­dos, son par­te de los de­plo­ra­bles re­sul­ta­dos. Ac­tual­men­te, y se­gún cons­ta en los re­gis­tros, exis­ten más de 8 mil ni­ños que se en­cuen­tran in­ter­na­dos en cen­tros del Se­na­me, un nú­me­ro con­si­de­ra­ble que se su­ma a otros pro­gra­mas que de­pen­den del ser­vi­cio. El país es­pe­ra que más allá del show po­lí­ti­co que han ar­ma­do al­gu­nos sec­to­res del país, pa­ra sa­car un evi­den­te pro­ve­cho del te­ma, es­to se to­me ver­da­de­ra­men­te en se­rio. Un país que se di­ce res­pe­tuo­so de los de­re­chos hu­ma­nos, que pa­só por un pe­rio­do que se quie­re ol­vi­dar y don­de prác­ti­ca­men­te se se­lec­cio­na­ba en ba­se al pen­sa­mien­to, quien vi­vía y quién no, no pue­de to­le­rar con la calma que se per­ci­be, que se es­tén de­jan­do mo­rir a los ni­ños, mien­tras por otro la­do, las au­to­ri­da­des, pa­re­cen más preo­cu­pa­das de sa­car a la mi­nis­tra o en­lo­dar al go­bierno de turno, que de so­lu­cio­nar el gra­ve con­flic­to en que hoy es­ta­mos. Pon­gá­mo­nos se­rios, no más muer­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.