Pág. 21

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PANORAMAS -

Un vio­len­to ata­que a cu­chi­lla­das ma­tó a su com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción en una ins­ta­la­ción pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad del de­sa­rro­llo en ju­lio, pe­ro Ka­zu­ya Ono no lo sa­be.

Ono, de 43 años de edad, so­bre­vi­vió a cor­tes en su gar­gan­ta y es­tó­ma­go he­chos por el ata­can­te, un ex cui­da­dor de la ca­sa gru­pal, y si­gue in­ter­na­do en un hos­pi­tal cer­cano.

Cuan­do se agi­ta, se ara­ña tan vi­go­ro­sa­men­te que se de­ja mar­cas en el ros­tro y los bra­zos. Gri­ta “¡san­gre, san­gre, san­gre!” a sus en­fer­me­ras. Se nie­ga a co­mer la co­mi­da del hos­pi­tal, así que sus pa­dres, Ta­kas­hi y Chi­ki­ko Ono, le lle­van el curry fa­vo­ri­to de Ka­zu­ya y uvas pa­ra el al­muer­zo.

Los Ono, que vi­ven aquí en Za­ma, un su­bur­bio de Yo­koha­ma, quie­ren que el mun­do se­pa más so­bre su ama­do hi­jo, quien es au­tis­ta y tie­ne la ca­pa­ci­dad men­tal de un ni­ño pe­que­ño. Él es uno de los 26 so­bre­vi­vien­tes de los ata­ques a cu­chi­lla­das que de­ja­ron 19 muer­tos en Sa­ga­miha­ra, una lo­ca­li­dad mon­ta­ñe­sa en las afue­ras de To­kio. Se­gún se in­for­mó, el agre­sor di­jo a la po­li­cía que que­ría “eli­mi­nar a los dis­ca­pa­ci­ta­dos del mun­do”.

Qui­zá ha­ya lo­gra­do eso en más for­mas de lo que pre­ten­día. Las víc­ti­mas del peor ase­si­na­to ma­si­vo en Ja­pón des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial tam­bién han si­do eli­mi­na­das de la ima­gi­na­ción del pú­bli­co. La gen­te ni si­quie­ra sa­be sus nom­bres, ya no di­ga­mos los de­ta­lles de sus vi­das.

La po­li­cía en la pre­fec­tu­ra de Ka­na­ga­wa ha de­cli­na­do dar a co­no­cer las iden­ti­da­des de las víc­ti­mas, ci­tan­do el de­seo de pri­va­ci­dad de las fa­mi­lias, en una de­ci­sión que es­tá pro­vo­can­do ca­da vez más crí­ti­cas en to­do Ja­pón.

Los de­fen­so­res de los dis­ca­pa­ci­ta­dos di­cen que re­te­ner sus nom­bres es con­sis­ten­te con una cul­tu­ra que los con­si­de­ra se­res me­no­res. Man­te­ner a las víc­ti­mas ocul­tas, in­clu­so des­pués de sus muer­tes, di­cen es­tos ac­ti­vis­tas, apo­ya tá­ci­ta­men­te las opi­nio­nes de quie­nes -in­clui­do el agre­sor- di­cen que las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad de­be­rían ser man­te­ni­das se­pa­ra­das del res­to de la so­cie­dad, Ta­kas­hi Ono, quien desea que las fa­mi­lias in­sis­tan en dar a co­no­cer los nom­bres, di­ce abier­ta­men­te: “Quie­ro crear un mun­do en el cual las per­so­nas no se aver­güen­cen de sus fa­mi­lia­res dis­ca­pa­ci­ta­dos”.

Osa­mu Na­ga­se, un pro­fe­sor vi­si­tan­te de es­tu­dios de dis­ca­pa­ci­dad en la Uni­ver­si­dad Rit­su­mei­kan en Kio­to, di­jo que el pú­bli­co es­ta­ba apro­ban­do tá­ci­ta­men­te la per­cep­ción del ata­can­te de que las víc­ti­mas “no me­re­cían vi­vir”. Aña­dió: “Si que­re­mos ren­dir tri­bu­to a esas 19 víc­ti­mas, no pue­den per­ma­ne­cer sin nom­bre. No pue­den per­ma­ne­cer sin ros­tro”.

Esa con­fi­den­cia­li­dad es inusual. En otros ca­sos ra­ros de ase­si­na­tos ma­si­vos en Ja­pón, co­mo los apu­ña­la­mien­tos de cin­co víc­ti­mas an­cia­nas en la is­la de Awa­ji, al sur de Ko­be, el año pa­sa­do, o un ata­que con na­va­ja en 2008 que de­jó sie­te muer­tos en el ba­rrio de Akiha­ba­ra en To­kio, la po­li­cía iden­ti­fi­có a las víc­ti­mas a los po­cos días.

En reali­dad, en to­do el pla­ne­ta, men­cio­nar el nom­bre de las víc­ti­mas es con­si­de­ra­do una for­ma de hon­rar­las a ellas y a las pér­di­das su­fri­das por sus fa­mi­lias. Cuan­do se re­ve­lan los de­ta­lles so­bre las víc­ti­mas in­di­vi­dua­les, al pú­bli­co se le re­cuer­da la hu­ma­ni­dad que ha si­do bru­tal­men­te eli­mi­na­da.

Sin em­bar­go, en el ca­so de los ase­si­na­tos de Sa­ga­miha­ra, la po­li­cía di­jo que las fa­mi­lias mis­mas ha­bían so­li­ci­ta­do el ano­ni­ma­to, es­pe­cí­fi­ca­men­te por­que las víc­ti­mas eran dis­ca­pa­ci­ta­dos. Al­gu­nos, por te­mor al es­tig­ma, ni si­quie­ra ha­bían con­ta­do a fa­mi­lia­res, ami­gos o com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo que sus hi­jos o hi­jas re­si­dían en Tsu­kui Ya­ma­yu­ri-en, el cen­tro don­de tu­vo lu­gar el ata­que.

Los me­dios no­ti­cio­sos ja­po­ne­ses, por su par­te, han cu­bier­to ex­ten­sa­men­te a Sa­tos­hi Ue­mat­su, el ata­can­te de 26 años de edad. Ue­mat­su, quien re­nun­ció a Ya­ma­yu­ri-en en fe­bre­ro y pa­só al­gu­nas se­ma­nas en un hos­pi­tal si­quiá­tri­co, se lan­zó en su con­duc­ta vio­len­ta a mi­tad de la no­che, alla­nan­do el cen­tro y yen­do me­tó­di­ca­men­te de una ha­bi­ta­ción a otra, de­go­llan­do a los re­si­den­tes mien­tras dor­mían.

Es­tre­me­ce­do­ra­men­te, ha­bía en­via­do una car­ta a un po­lí­ti­co cin­co me­ses an­tes, ins­tan­do a apli­car la eu­ta­na­sia a las per­so­nas gra­ve­men­te dis­ca­pa­ci­ta­das y de­li­nean­do sus pla­nes pre­ci­sos pa­ra ma­tar­los “por el bien de Ja­pón”. En una som­bría iro­nía, es muy pro­ba­ble que el pro­pio Ue­mat­su sea una per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da. Se­gún los re­por­tes no­ti­cio­sos ja­po­ne­ses, los mé­di­cos del hos­pi­tal si­quiá­tri­co emi­tie­ron un diag­nós­ti­co de tras­torno de­li­ran­te, pe­ro lue­go lo die­ron de al­ta tras con­cluir que no era una ame­na­za pa­ra otros.

Los de­fen­so­res de las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das di­cen que las opi­nio­nes de Ue­mat­su re­pre­sen­tan el fi­nal ex­tre­mo de un con­ti­nuo de dis­cri­mi­na­ción en el cual quie­nes tie­nen dis­ca­pa­ci­da­des a me­nu­do son re­cha­za­dos por una cul­tu­ra que apre­cia la con­for­mi­dad.

“El cla­vo que des­ta­ca es mar­ti­lla­do”, di­jo Mi­chael Gi­llan Pec­kitt, aca­dé­mi­co de me­dio tiem­po en fi­lo­so­fía en la Uni­ver­si­dad de Osa­ka que tie­ne pa­rá­li­sis ce­re­bral. “Si uno es­tá fí­si­ca­men­te dis­ca­pa­ci­ta­do o tie­ne dis­ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les”, aña­dió, “es una es­pe­cie de mo­les­tia”.

Los in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos, que in­clu­yen a aque­llos con sín­dro­me de Down así co­mo al­gu­nas for­mas de au­tis­mo, son par­ti­cu­lar­men­te ais­la­dos en Ja­pón. Has­ta 1996, la ley per­mi­tía que el go­bierno es­te­ri­li­za­ra in­vo­lun­ta­ria­men­te a aque­llos con esas dis­ca­pa­ci­da­des. Y, hoy, es mu­cho más pro­ba­ble que aque­llos con dis­ca­pa­ci­da­des fí­si­cas vi­van en ins­ti­tu­cio­nes.

Se­gún da­tos del go­bierno, al­re­de­dor de una de ca­da seis per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des del de­sa­rro­llo vi­vía en un es­ce­na­rio ins­ti­tu­cio­nal en 2011, el úl­ti­mo año pa­ra el cual hay dis­po­ni­bles ese ti­po de ci­fras. En­tre quie­nes es­tán dis­ca­pa­ci­ta­dos fí­si­ca­men­te, la ci­fra es de una per­so­na en ca­da 53.

“Ja­pón ha si­do fuer­te­men­te cri­ti­ca­do en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal por la se­gre­ga­ción de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des”, di­jo Ka­nae Doi, di­rec­to­ra en Ja­pón de Hu­man Rights Watch, se­ña­lan­do que el país te­nía mu­chas ins­ti­tu­cio­nes gran­des co­mo Ya­ma­yu­ri-en, don­de vi­ven cer­ca de 150 re­si­den­tes de tiem­po com­ple­to.

La Con­ven­ción de Na­cio­nes Uni­das so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­da­des, ra­ti­fi­ca­da por Ja­pón en 2014, en­fa­ti­za la im­por­tan­cia de in­te­grar a los dis­ca­pa­ci­ta­dos a las co­mu­ni­da­des en vez de ais­lar­las en es­ce­na­rios ins­ti­tu­cio­na­les.

Ja­pón ofre­ce al­gu­nos ser­vi­cios a los fí­si- ca­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos, in­clui­dos ele­va­do­res en las es­ta­cio­nes de tre­nes y pi­ti­dos en los cru­ces pea­to­na­les y en la par­te ba­ja de las es­ca­le­ras pa­ra los cie­gos. Quie­nes es­tán fí­si­ca­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos por lo re­gu­lar tam­bién pue­den ha­blar por sí mis­mos.

“En el ca­so de los in­te­lec­tual­men­te dis­ca­pa­ci­ta­dos, más de 90 por cien­to de ellos no pue­de ha­blar”, di­jo To­ru Yu­ki, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Dis­ca­pa­ci­da­des In­te­lec­tua­les pa­ra Pa­dres y Fa­mi­lias, des­pués de vi­si­tar Ya­ma­yu­ri-en. “Ne­ce­si­tan a al­guien más, sus pa­dres o sus cui­da­do­res, en quie­nes pue­dan con­fiar y de­be­ría­mos de­fen­der­los en su nom­bre”. Yu­ki di­jo que des­apro­ba­ba la de­ci­sión de no dar a co­no­cer al pú­bli­co los nom­bres de las víc­ti­mas.

En Ya­ma­yu­ri-en, hay un al­tar im­pro­vi­sa­do afue­ra de la en­tra­da. No hay nom­bres ni fo­to­gra­fías, sino una me­sa cu­bier­ta con una sá­ba­na blan­ca don­de los vi­si­tan­tes de­po­si­tan flo­res y oran por los muer­tos.

En una tar­de re­cien­te, Ri­sa­ko Fus­hi­ta­ni, de 32 años de edad, y su es­po­so, Hi­deo Fus­hi­ta­ni, de 43, acu­die­ron a ren­dir tri­bu­to du­ran­te unas va­ca­cio­nes des­de Osa­ka con su hi­jo, Ta­ku­ro, de nue­ve años, quien es au­tis­ta. Co­lo­ca­ron un ra­mo de cri­san­te­mos y pu­sie­ron dos la­tas de man­da­ri­nas y le­che de al­men­dras so­bre la me­sa.

“Yo qui­sie­ra re­ve­lar el nom­bre de mi hi­jo”, di­jo Ri­sa­ko Fus­hi­ta­ni, con los ojos lle­nos de lá­gri­mas mien­tras mi­ra­ba a Ta­ku­ro. “Pe­ro si pien­so en có­mo reac­cio­na­rían mis fa­mi­lia­res, pue­do en­ten­der có­mo se es­tán sin­tien­do las fa­mi­lias de las víc­ti­mas”.

KO SA­SA­KI/ The New York Ti­mes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.