Adul­tos ma­yo­res no pue­den sa­lir de su ca­sa ha­ce un mes

La nie­ta de­ses­pe­ra­da lle­gó a La Tri­bu­na a ha­cer pú­bli­ca la dra­má­ti­ca si­tua­ción.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Es bien sa­bi­do que el pro­gre­so siem­pre tie­ne cos­tos, sin em­bar­go, al­gu­nas cir­cuns­tan­cias – a ve­ces- nos lle­van a re­plan­tear­nos es­ta sen­ten­cia, co­mo la reali­dad que es­tán vi­vien­do ac­tual­men­te una pa­re­ja de adul­tos ma­yo­res an­ge­li­nos, quie­nes –prác­ti­ca­men­te- se en­cuen­tran pri­sio­ne­ros ha­ce un mes en su vi­vien­da si­tua­da en ca­lle Arau­co 1410, po­bla­ción 11 de Sep­tiem­bre.

Lo an­te­rior, por­que el co­mien­zo de las obras de pa­vi­men­ta­ción de la fu­tu­ra ave­ni­da Pa­dre Hur­ta­do, ce­rró ca­si por com­ple­to el ac­ce­so prin­ci­pal a su ca­sa, trans­for­mán­do­se en un obs­tácu­lo in­sal­va­ble pa­ra los adul­tos ma­yo­res que vi­ven so­los y so­bre­pa­san los 80 años de edad.

Co­mo si es­to fue­ra po­co, el abue­li­to iden­ti­fi­ca­do co­mo Jo­sé He­rre­ra, tie­ne pro­ble­mas de ce­gue­ra, por lo que la tras­for­ma­ción de la sa­li­da de su ho­gar, eli­mi­nó por com­ple­to las an­ti­guas re­fe­ren­cias men­ta­les que te­nía pa­ra guiar­se y sa­lir de su pro­pie­dad.

Su nie­ta de nom­bre Ma­rilyn He­rre­ra, quien ha te­ni­do que colaborar al má­xi­mo con sus abue­li­tos por la si­tua­ción des­cri­ta, re­la­tó los pro­ble­mas que han te­ni­do que so­por­tar des­de el ini­cio de las obras.

“Lle­van ca­si un mes sin sa­lir, es­pe­cial­men­te mi abue­lo. (…) A raíz de ello, le han em­pe­za­do a do­ler las pier­nas, de­bi­do a que tie­nen muy po­ca mo­vi­li­dad. Él sa­bía có­mo sa­lir an­tes, sin em­bar­go, con los tra­ba­jos que se desa­rro­llan, bo­rra­ron por com­ple­to sus re­fe­ren­cias. Tan­to así que, in­clu­so, una vez mi ta­ta se ca­yó por tro­pe­zar con una es­ta­ca”, en­fa­ti­zó.

PO­SI­BLE ERRA­DI­CA­CIÓN

Fue­ra de es­ta tre­men­da in­co­mo­di­dad, exis­te al­go que preo­cu­pa mu­cho más a los adul­tos ma­yo­res, es la po­si­ble ex­pro­pia­ción de su vi­vien­da, que fue co­men­ta­da por los mis­mos ope­ra­rios que desa­rro­llan las obras en el lu­gar.

“Los tra­ba­ja­do­res se acer­ca­ron a con­ver­sar con ellos el pa­sa­do vier­nes, en don­de le di­je­ron que van a te­ner que de­mo­ler la ca­sa a fu­tu­ro. Por ello, les re­co­men­da­ron que no­so­tros co­mo fa­mi­lia­res co­men­ce­mos a mo­ver­nos rá­pi­da­men­te, con el ob­je­ti­vo de con­se­guir un me­jor pre­cio de ven­ta”, ex­pli­có su nie­ta.

EM­PRE­SA CONS­TRUC­TO­RA

Pa­ra bus­car una res­pues- ta –es­pe­cí­fi­ca- al te­ma de los in­con­ve­nien­tes que han pro­vo­ca­do los tra­ba­jos de pa­vi­men­ta­ció­na los abue­li­tos, La tri­bu­na se con­tac­tó con la Em­pre­sa Cla­ro Vi­cu­ña, des­de don­de en­tre­ga­ron el con­tac­to del ad­mi­nis­tra­dor de la obra, Clau­dio Ri­vas.

Fue és­te quien par­tió por acla­rar que co­mo em­pre­sa no ha re­ci­bi­do nin­gu­na que­ja de ve­ci­nos por el lu­gar, agre­gan­do que la man­dan­te, en es­te ca­so el mu­ni­ci­pio an­ge­lino, es el en­car­ga­do de coor­di­nar con asis­ten­tes so­cia­les el le­van­ta­mien­to de in­for­ma­ción so­bre pro­ble­mas so­cia­les que pro­vo­quen las obras.

Pe­se a ello, Ri­vas ase­gu­ró que en el ac­to se acer­ca­ría a eva­luar la si­tua­ción con una pre­ven­cio­nis­ta de ries­gos de la em­pre­sa, con el ob­je­ti­vo de po­der bus­car una pron­ta so­lu­ción al pro­ble­ma que vi­ve la pa­re­ja de abue­li­tos.

Por úl­ti­mo, se le con­sul­tó so­bre la po­si­bi­li­dad de erra­di­ca­ción de la pa­re­ja de adul­tos ma­yo­res, con­tes­tan­do el ad­mi­nis­tra­dor de la obra que esa es com­pe­ten­cia –ex­clu­si­va- del mu­ni­ci­pio.

PRO­NUN­CIA­MIEN­TO DES­DE MU­NI­CI­PIO

En ba­se a los an­te­ce­den­tes, La Tri­bu­na in­ten­tó co­mu­ni­car­se con la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Ángeles, con el ob­je­ti­vo de co­no­cer un pro­nun­cia­mien­to tan­to a los in­con­ve­nien­tes que han pro­vo­ca­do las obras, co­mo tam­bién la po­si­ble ex­pro­pia­ción de los adul­tos ma­yo­res, sin em­bar­go, tras reite­ra­das in­sis­ten­cias no se pu­do lo­grar la co­mu­ni­ca­ción an­tes del cie­rre de es­ta edi­ción.

LA PA­RE­JA DE ADUL­TOS ma­yo­res ya ha su­fri­do caí­das al in­ten­tar sa­lir de su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.