Cons­tru­yen­do un país de do­nan­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ca­ro­li­na Mo­ra­les Acos­ta En­fer­me­ra Uni­dad de Do­na­ción y Pro­cu­ra­mien­to de Ór­ga­nos Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz” Los Ángeles

La po­si­bi­li­dad de dar vi­da, des­pués de la vi­da, co­mien­za des­de el si­glo III con el mi­la­gro de San Cos­me y San Da­mián, el pri­mer tras­plan­te de ór­ga­nos en el mun­do y en Chi­le, a par­tir del año 1966, se rea­li­za el pri­mer tras­plan­te de ri­ñón en el Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­dad de Chi­le. Po­co des­pués, en 1968, se rea­li­za el pri­mer tras­plan­te de co­ra­zón y el ter­ce­ro a ni­vel mun­dial, en el Hos­pi­tal Na­val Al­mi­ran­te Neff de Vi­ña del Mar, am­bos tras­plan­tes re­sul­ta­ron un éxi­to.

Ca­da 27 de sep­tiem­bre se ce­le­bra en Chi­le el Día del Do­nan­te, en don­de la do­na­ción es un ac­to al­truis­ta y gra­tui­to de so­li­da­ri­dad. Aun­que es­te te­ma de sa­lud, so­cial­men­te tie­ne des­co­no­ci­mien­to y aún exis­ten mi­tos, de­be­mos edu­car y sen­si­bi­li­zar a la po­bla­ción pa­ra que sea un ges­to de ge­ne­ro­si­dad; de­be­mos con­ver­sar­lo en fa­mi­lia, en el tra­ba­jo, en co­le­gios y uni­ver­si­da­des, so­lo así po­dre­mos res­pe­tar la vo­lun­tad de ser do­nan­te de nues­tro ser que­ri­do. Así la ca­de­na so­li­da­ria, que pue­de sal­var, vi­das em­pie­za con el es­la­bón de los do­nan­tes y sus fa­mi­lias.

El do­nar un órgano es dar una opor­tu­ni­dad, pa­ra aque­llos que la úni­ca al­ter­na­ti­va de tra­ta­mien­to pa­ra se­guir vi­vien­do o me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da es el tras­plan­te, pres­crip­ción mé­di­ca in­dis­pen­sa­ble cuan­do exis­te la fa­lla irre­ver­si­ble de un órgano y se han eva­lua­do to­das las otras alternativas de tra­ta­mien­to pa­ra re­cu­pe­rar la sa­lud del pa­cien­te. Con­sis­te en im­plan­tar un órgano o te­ji­do sano a un pa­cien­te que sus­ti­tu­ya su órgano o te­ji­do en­fer­mo que no fun­cio­na y es­to, só­lo es po­si­ble, gra­cias a la vo­lun­tad de quie­nes dan su con­sen­ti­mien­to pa­ra una do­na­ción.

Anual­men­te 400 per­so­nas apro­xi­ma­da­men­te fa­lle­cen con el diag­nós­ti­co de Muer­te En­ce­fá­li­ca, de es­tos só­lo el 10% se con­vier­te en do­nan­te efec­ti­vo, rea­li­zán­do­se só­lo 340 tras­plan­tes al año y la lis­ta de es­pe­ra úni­ca na­cio­nal por un órgano as­cien­de a más de 1800 per­so­nas. La lis­ta de es­pe­ra, a ju­lio de es­te año, pa­ra ri­ñón es de 1726 pa­cien­tes, hí­ga­do 116 pa­cien­tes, co­ra­zón 22 pa­cien­tes, pul­món 44 pa­cien­tes y pán­creas 19 pa­cien­tes (fuen­te ISP)

Pa­ra los pa­cien­tes que es­pe­ran un co­ra­zón, hí­ga­do o pul­món, el tras­plan­te es la úni­ca op­ción pa­ra se­guir vi­vien­do. En el ca­so de los pa­cien­tes que es­pe­ran un ri­ñón, el tras­plan­te les per­mi­te de­jar de dia­li­zar­se, me­jo­ran­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su ca­li­dad de vi­da. En Chi­le se es­ti­ma que hay una ta­sa de 7 do­nan­tes por mi­llón de ha­bi­tan­tes.

En nues­tro com­ple­jo asis­ten­cial Dr. Víc­tor Ríos Ruiz, el año pa­sa­do hu­bo 9 po­si­bles do­nan­tes, en don­de 4 no fue­ron efec­ti­vos por ne­ga­ti­va fa­mi­liar y 5 fue­ron do­nan­tes efec­ti­vos, gra­cias a sus fa­mi­lias que res­pe­ta­ron la vo­lun­tad de ser do­nan­te. En to­tal se rea­li­za­ron 12 tras­plan­tes. Es­te año, ha ha­bi­do 2 po­si­bles do­nan­tes, de los cua­les re­cien­te­men­te el vier­nes 16 del pre­sen­te se pu­do con­cre­tar uno, con­vir­tién­do­se en el pri­mer pro­cu­ra­mien­to del año 2016, en don­de una pa­cien­te de Los Ángeles, re­ci­bió uno de los ri­ño­nes do­na­dos y el otro lo re­cep­cio­nó un pa­cien­te de Osorno; es­to les per­mi­ti­rá de­jar de dia­li­zar­se y me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da.

Nues­tras fa­mi­lias son las que de­ben de­ci­dir en res­pe­tar nues­tra vo­lun­tad de ser do­nan­tes, nues­tros ga­ran­tes en vi­da, por ello in­for­mar­se es la me­jor he­rra­mien­ta pa­ra de­rrum­bar mi­tos en torno al te­ma, sem­bre­mos se­mi­llas de es­pe­ran­za y cons­tru­ya­mos un país de do­nan­tes.

En nues­tro com­ple­jo asis­ten­cial Dr. Víc­tor Ríos Ruiz, el año pa­sa­do hu­bo 9 po­si­bles do­nan­tes, en don­de 4 no fue­ron efec­ti­vos por ne­ga­ti­va fa­mi­liar y 5 fue­ron do­nan­tes efec­ti­vos, gra­cias a sus fa­mi­lias que res­pe­ta­ron la vo­lun­tad de ser do­nan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.