La de­re­cha y el abor­to

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Fran­cis­co Jo­sé Co­va­rru­bias Fa­cul­tad de Ar­tes Li­be­ra­les Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez

Es­te es un pun­to con­tro­ver­sial. En am­bas po­si­cio­nes hay per­so­nas que han re­fle­xio­na­do in­ten­sa­men­te y de bue­na fe so­bre ello. La hu­ma­ni­dad ha ido cons­tru­yen­do, a lo lar­go de su de­sa­rro­llo, es­tas dis­tin­cio­nes con par­ti­cu­lar cui­da­do. Y co­mo se tra­ta de un con­flic­to de de­re­chos, la so­lu­ción de es­ta con­tro­ver­sia de­be so­me­ter­se a la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca.

Ha­bría si­do nues­tra in­ten­ción no se­guir can­san­do a sus lec­to­res con es­te de­ba­te, pe­ro co­mo va­rios de ellos han ob­je­ta­do nues­tra pos­tu­ra, ar­gu­yen­do que el fe­to/em­brión es una vi­da su­je­ta a los mis­mos de­re­chos que le ad­ju­di­ca­mos al res­to de los se­res hu­ma­nos, he­mos con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio ha­cer­nos car­go de ese pun­to, que es, efec­ti­va­men­te, el pun­to de fon­do.

To­dos es­ta­mos de acuer­do en que no se les pue­de qui­tar la vi­da a ter­ce­ros, por­que eso es ir con­tra sus de­re­chos, y tam­bién, (ca­si) to­dos es­ta­mos de acuer­do que in­ter­po­ner una ba­rre­ra plás­ti­ca a los 300 mi­llo­nes de es­per­mios (cé­lu­las vi­vas) sa­li­dos de una eya­cu­la­ción mas­cu­li­na, pa­ra que no lle­guen a fe­cun­dar al óvu­lo al que bus­can, no cons­ti­tu­ye una obs­truc­ción a los de­re­chos, ni del es­per­mio ni de un po­ten­cial nas­ci­tu­rus ( aun­que hay quie­nes no es­tán de acuer­do).

Lue­go de la fu­sión del óvu­lo con el es­per­mio - de cu­yo pro­ce­so de de­sa­rro­llo sur­gi­rá, even­tual­men­te, una per­so­na con to­dos sus de­re­chos-, la pro­tec­ción del em­brión re­sul­tan­te de­be ir au­men­tan­do en la me­di­da en que va desa­rro­llán­do­se. Y es en esas con­di­cio­nes en las que la ma­yo­ría de las de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les han de­ci­di­do otor­gar una ven­ta­na de tiem­po al ini­cio del em­ba­ra­zo que per­mi­ta a la ma­dre op­tar en­tre con­ti­nuar o no con el em­ba­ra­zo, y en las que el em­brión/fe­to tie­ne su­pe­di­ta­dos sus de­re­chos a los de ella.

Es­te es un pun­to con­tro­ver­sial. En am­bas po­si­cio­nes hay per­so­nas que han re­fle­xio­na­do in­ten­sa­men­te y de bue­na fe so­bre ello. La hu­ma­ni­dad ha ido cons­tru­yen­do, a lo lar­go de su de­sa­rro­llo, es­tas dis­tin­cio­nes con par­ti­cu­lar cui­da­do. Y co­mo se tra­ta de un con­flic­to de de­re­chos, la so­lu­ción de es­ta con­tro­ver­sia de­be so­me­ter­se a la de­li­be­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Nues­tro re­pro­che a la de­re­cha es que si quie­re sos­te­ner la pri­ma­cía de las de­ci­sio­nes in­di­vi­dua­les co­mo an­te­rior a la im­po­si­ción del Es­ta­do, in­clu­so quie­nes es­tán en con­tra del abor­to de­ben le­gis­lar de ma­ne­ra que pue­dan se­guir pen­san­do y ac­tuan­do acor­de, y, si­mul­tá­nea­men­te, que no se use la coer­ción del Es­ta­do pa­ra im­po­ner esa pos­tu­ra al res­to (en­tre los que hay tam­bién per­so­nas de de­re­cha).

A la iz­quier­da no la in­ter­pe­la­mos, ya que tien­de a bus­car cual­quier pre­tex­to pa­ra que el Es­ta­do in­ter­fie­ra en las de­ci­sio­nes de las per­so­nas. Sin ir más allá, el ejem­plo de Jai­me An­tú­nez res­pec­to del iz­quier­dis­ta Pre­si­den­te de Ecua­dor, Ra­fael Co­rrea, es ilus­tra­ti­vo. Él es­tá en con­tra del abor­to, pe­ro, si­mul­tá­nea­men­te, es­tá en con­tra de la li­ber­tad de pren­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.