De­ber ciudadano

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

Pa­ra la ma­yo­ría de los go­bier­nos de­mo­crá­ti­cos par­ti­ci­par de los pro­ce­sos elec­cio­na­rios es un de­re­cho, un de­ber y una res­pon­sa­bi­li­dad de to­do ciudadano cuan­do for­ma par­te de una co­mu­ni­dad hu­ma­na, ya que si la de­mo­cra­cia se de­fi­ne co­mo el go­bierno del pue­blo, es és­te a quien co­rres­pon­de ele­gir a quie­nes los re­pre­sen­ten an­te los dis­tin­tos ni­ve­les del po­der po­lí­ti­co y ad­mi­nis­tra­ti­vo en que se to­man de­ci­sio­nes pa­ra que se atien­dan las ne­ce­si­da­des e in­quie­tu­des pro­pias de una so­cie­dad es­tra­ti­fi­ca­da y di­ver­sa. Res­tar­se a cum­plir con ese de­re­cho y ese de­ber es ne­gar­se a sí mis­mo ser con­si­de­ra­do ciudadano. Si no se ha­ce uso de la voz del vo­to pa­ra de­ci­dir – sea de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria u obli­ga­to­ria- se de­be ca­llar pa­ra opi­nar so­bre la vi­da pú­bli­ca y pa­ra cri­ti­car las ac­cio­nes de los de­más, por la de­ci­sión vo­lun­ta­ria de po­ner­se al mar­gen de la vi­da en co­mún.

La par­ti­ci­pa­ción en los ac­tos elec­cio­na­rios es un de­ber so­cial y cí­vi­co; no ha­cer­lo es de­jar que las de­ci­sio­nes que im­pac­tan en la vi­da de to­dos, in­clui­da la pro­pia, a ve­ces de ma­ne­ra dra­má­ti­ca, las to­men otros.

En nues­tro sis­te­ma de go­bierno re­pre­sen­ta­ti­vo el pue­blo so­lo pue­de go­ber­nar por me­dio de las per­so­nas a quie­nes de­le­ga su po­der en un pro­ce­di­mien­to de­mo­crá­ti­co de par­ti­ci­pa­ción que otor­ga igualdad a ca­da in­di­vi­duo pa­ra ele­gir por so­bre cual­quier di­fe­ren­cia so­cial, eco­nó­mi­ca o edu­ca­cio­nal a quien es­ti­me, me­dian­te el sis­te­ma de: un ciudadano, un vo­to. De ahí la im­por­tan­cia de un ac­to que de­be ser siem­pre la ex­pre­sión li­bre e in­for­ma­da de la vo­lun­tad per­so­nal.

Es cier­to, y es una reali­dad que de­be­mos asu­mir, que exis­te una cre­cien­te des­con­fian­za y des­alien­to con el sis­te­ma po­lí­ti­co -y las ra­zo­nes so­bran- que in­va­de to­dos los sec­to­res y que por ello no se en­cuen­tre mu­cho sen­ti­do el par­ti­ci­par en el pro­ce­so de ele­gir a las au­to­ri­da­des pú­bli­cas, por lo que da lo mis­mo quie­nes re­sul­ten elec­tos, in­di­fe­ren­cia que sir­ve a los “sal­va­do­res” de la pa­tria.

La ba­ja par­ti­ci­pa­ción que se presume en el ac­to elec­to­ral mu­ni­ci­pal de oc­tu­bre, que va­ti­ci­nan ex­per­tos elec­to­ra­les, es preo­cu­pan­te ya que po­drían re­sul­tar elec­tas au­to­ri­da­des sin el res­pal­do y le­gi­ti­ma­ción de la vo­lun­tad ciu­da­da­na. De ahí que es im­pe­ra­ti­vo to­mar con­cien­cia de la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne ca­da ciudadano de par­ti­ci­par en los ac­tos de elec­ción de las au­to­ri­da­des que van a di­ri­gir los des­ti­nos de la co­mu­na, por lo me­nos asis­tien­do a los lu­ga­res de vo­ta­ción ex­pre­san­do con el vo­to la opi­nión que le me­re­cen tan­to el pro­ce­so co­mo los can­di­da­tos.

Una de las causas de la apa­tía por la co­sa pú­bli­ca es el aban­dono del sis­te­ma edu­ca­ti­vo de la for­ma­ción cí­vi­ca, que de­be­ría es­tar pre­sen­te des­de el ini­cio de la edu­ca­ción for­mal, uti­li­zan­do la vi­da es­co­lar y el Con­se­jo de cur­so co­mo el es­pa­cio res­pe­tuo­so, plu­ra­lis­ta y no ideo­lo­gi­za­do de ejer­ci­cio cí­vi­co y par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na.

La par­ti­ci­pa­ción en los ac­tos elec­cio­na­rios es un de­ber so­cial y cí­vi­co; no ha­cer­lo es de­jar que las de­ci­sio­nes que im­pac­tan en la vi­da de to­dos […] las to­men otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.