Ca­rre­ras clan­des­ti­nas: los rá­pi­dos nos tie­nen fu­rio­sos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ca­ra­bi­ne­ros du­ran­te el fin de se­ma­na, co­men­zó una ba­ta­lla im­por­tan­te que bus­ca sa­car de las ca­lles a es­tos des­cri­te­ria­dos con­duc­to­res, que sin va­lo­res, de­fien­den una ac­ti­vi­dad que no tie­ne ca­bi­da en nues­tra ley. La nor­ma­ti­va de­be­ría ser aun más es­tric­ta con ellos, es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos de­be­ría te­ner san­cio­nes ejem­pli­fi­ca­do­ras, co­mo la sus­pen­sión de por vi­da de ma­ne­jar.

Cuan­do uno es so­li­da­ria­men­te res­pon­sa­ble por su país, res­pe­ta la ley, acep­ta la nor­ma­ti­va que exis­te en dis­tin­ta ín­do­le y tam­bién se in­vo­lu­cra con sus de­be­res y de­re­chos.

Del mo­men­to en que una per­so­na ac­ce­de a la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner sus do­cu­men­tos que lo au­to­ri­zan pa­ra la con­duc­ción de vehícu­los, ac­ce­de un pri­vi­le­gio que en­tre­ga la so­cie­dad que con­lle­va una se­rie de com­pro­mi­sos.

Al ma­ne­jar, un con­duc­tor se ha­ce car­go de la vi­da de otras per­so­nas, de sus an­he­los y del fu­tu­ro. Una ma­la ma­nio­bra o una in­frac­ción de trán­si­to, pue­den pro­vo­car la des­truc­ción de to­dos los pro­yec­tos que un ser hu­mano so­ña­ba.

Por es­ta ra­zón es que no se en­tien­de qué cri­te­rio uti­li­zan es­tos pseu­do de­por­tis­tas del vo­lan­te, que uti­li­zan­do las ca­rre­te­ras de to­dos los chi­le­nos, po­nien­do en ries­go la vi­da y la in­te­gri­dad de las per­so­nas, sim­ple­men­te op­tan por com­por­tar­se de la peor for­ma y trans­for­mar las ca­lles en pis­tas de ca­rre­ra.

Pa­ra gran par­te de los an­ge­li­nos, es­to se trans­for­mó en una gran mo­les­tia. En pri­mer lu­gar por el rui­do que se ge­ne­ra en las no­ches, el cual se es­cu­cha des­de dis­tin­tos pun­tos de la ciu­dad y en se­gun­do lu­gar, por­que da im­po­ten­cia que se es­tén vio­lan­do las le­yes sin que na­die ha­ga al­go al res­pec­to. Has­ta aho­ra.

Ca­ra­bi­ne­ros du­ran­te el fin de se­ma­na, co­men­zó una ba­ta­lla im­por­tan­te que bus­ca sa­car de las ca­lles a es­tos des­cri­te­ria­dos con­duc­to­res, que sin va­lo­res, de­fien­den una ac­ti­vi­dad que no tie­ne ca­bi­da en nues­tra ley. La nor­ma­ti­va de­be­ría ser aun más es­tric­ta con ellos, es­te ti­po de com­por­ta­mien­tos de­be­ría te­ner san­cio­nes ejem­pli­fi­ca­do­ras, co­mo la sus­pen­sión de por vi­da de ma­ne­jar.

Lo que hoy es­pe­ra la co­mu­ni­dad es que la au­to­ri­dad po­li­cial no clau­di­que en es­te ti­po de fis­ca­li­za­cio­nes, pe­ro tam­bién exi­ge que la le­gis­la­ción o la nor­ma­ti­va de­je de ser tan per­mi­si­va.

Los Ángeles tie­ne una can­ti­dad no me­nor de ac­ci­den­tes por irres­pon­sa­bi­li­da­des al vo­lan­te. Sin ir más le­jos, es­te mes de sep­tiem­bre tres ca­ra­bi­ne­ros han si­do atro­pe­lla­dos en pleno cen­tro, lo que de­mues­tra que no exis­te pru­den­cia ni res­pe­to por el pri­vi­le­gio que tie­ne la li­cen­cia de con­du­cir.

Las ca­rre­ras clan­des­ti­nas, no son un de­por­te. Fin del te­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.