Nue­va­men­te los ni­ños del Se­na­me: si­gue el ho­rror

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Se anun­cia un he­cho que no tie­ne pa­ran­gón al­guno en la his­to­ria de Chi­le: 31 ni­ños muer­tos que no fue­ron re­por­ta­dos por na­die. Así, tal co­mo se lee. De­bi­do a la de­nun­cia del dipu­tado Re­né Saf­fi­rio, sur­gió una acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal en con­tra de la mi­nis­tra de Jus­ti­cia. Jun­to a ello, se­gu­ra­men­te pa­ra de­mos­trar preo­cu­pa­ción, re­sol­vió la mi­nis­tra ins­ta­lar una nue­va di­rec­to­ra del Se­na­me quien dis­pu­so la pre­sen­cia de fis­ca­les que in­ves­ti­guen el in­te­rior de es­ta ma­ca­bra or­ga­ni­za­ción pú­bli­ca. Ter­mi­na­da la acu­sa­ción cons­ti­tu­cio­nal, y ha­bien­do si­do re­cha­za­da por la Cá­ma­ra de Dipu­tados, co­men­za­ron a sur­gir nue­vas evi­den­cias dra­má­ti­cas de es­tos ni­ños aban­do­na­dos por su fa­mi­lia­res, y en ma­nos de un Es­ta­do que no se in­mu­ta en se­ña­lar que ba­jo su ad­mi­nis­tra­ción mue­ren cien­tos de ni­ños, y lo más gra­ve, mu­chos de ellos, en es­te ca­so, 31, mue­ren sin re­por­tar al­guno. ¿Cuán­tos de es­tos ni­ños muer­tos son de nues­tras co­mu­nas? ¿ Ha­brá al­guno? ¿ Es­tá la mu­ni­ci­pa­li­dad in­ves­ti­gan­do si uno de los ni­ños de es­ta co­mu­na es­tá en es­ta ma­ca­bra lis­ta de muer­tos?

El se­na­dor Pa­tri­cio Wal­ker, a pe­sar de que ha te­ni­do en otras oca­sio­nes una ac­ti­va par­ti­ci­pa­ción en el cui­da­do de los ni­ños vul­ne­ra­bles de Chi­le, aho­ra tie­ne so­la­men­te una vi­sión ad­mi­nis­tra­ti­va, des­ta­ca que “a to­das lu­ces, da cuen­ta de un des­or­den y una no­to­ria fal­ta de pro­to­co­lo por par­te de es­te or­ga­nis­mo (Se­na­me)”. ¿Es tan só­lo eso? ¿No hay al­go más en es­tas muer­tes? ¿ Se vie­ron sus cuer­pos? ¿Real­men­te, qué hay? Po­de­mos en­ten­der que la vi­da po­co les im­por­ta, en me­dio del de­ba­te so­bre el abor­to, al­gu­nos in­clu­so apo­yan­do has­ta con 5 me­ses de ges­ta­ción, la tra­ge­dia de los ni­ños muer­tos pa­re­cie­ra ser un pun­to más de la cau­sa. La Pre­si­den­ta via­ja a Wa­shing­ton a con­me­mo­rar la muer­te de un po­lí­ti­co, el ex can­ci­ller Le­te­lier en ma­nos de un ase­sino a suel­do de la CIA. Via­ja to­da una co­mi­ti­va. Es­pe­ra­mos un ac­to igual o ma­yor aún pa­ra ve­ne­rar a los ni­ños que mue­ren en su pro­pio te­rri­to­rio, y más gra­ve aún, en su pro­pio go­bierno. Así es, el ho­rror si­gue y ca­da vez es ma­yor la tra­ge­dia. Im­pre­sio­na el de­sin­te­rés de to­das las au­to­ri­da­des. Les im­por­ta na­da. ¿Y qué ocu­rre con los otros ni­ños que es­tán ahí? ¿ Con­cu­rrió al­gu­na au­to­ri­dad a ver­los? ¿ Han en­via­do per­so­nal de su de­pen­den­cia si la au­to­ri­dad mis­ma no ha que­ri­do ir, pa­ra que exa­mi­nen, co­noz­can sus nom­bres, de dón­de pro­ce­den?

La ad­ver­ten­cia es pa­ra de­te­ner es­ta tra­ge­dia. De na­da sir­ve otro ac­to po­lí­ti­co si ol­vi­da­mos los ni­ños que mue­ren en la más com­ple­ta or­fan­dad en los cen­tros del Se­na­me. Ha­ce­mos un nue­vo lla­ma­do a los al­cal­des pa­ra que in­ves­ti­guen si hay ni­ños de sus co­mu­nas fa­lle­ci­dos o vi­vien­do en es­tos cen­tros. Co­no­cer­los, in­ves­ti­gar có­mo es­tán, sa­ber de sus fa­mi­lias, bus­car­les otra al­ter­na­ti­va de vi­da, en fin, cui­dar­los y que­rer­los, apo­yar­los, pro­yec­tar en ellos una nue­va vi­da: Ya el Se­na­me fra­ca­só, que­da nues­tro Go­bierno Co­mu­nal, pa­ra que ac­túe. Hay que vol­ver a con­fiar en Chi­le.

La Pre­si­den­ta via­ja a Wa­shing­ton a con­me­mo­rar la muer­te de un po­lí­ti­co, el ex can­ci­ller Le­te­lier en ma­nos de un ase­sino a suel­do de la CIA. Es­pe­ra­mos un ac­to igual o ma­yor aún pa­ra ve­ne­rar a los ni­ños que mue­ren en su pro­pio te­rri­to­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.